Ecología

Bodouakro: érase una vez... Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Los enamoramientos

La primera vez que me enamoré de África apenas contaba diez primaveras. Ocurrió a bordo del Victoria, de la mano de Verne y acompañado por el doctor Fergusson, su criado, Joe, y un cazador escocés llamado Dick Kennedy. Juntos sobrevolamos el continente de Este a Oeste, desde la isla de Zanzíbar hasta la desembocadura del río Senegal en el Atlántico. Desde la seguridad de la barquilla de nuestro globo, en un viaje de cinco semanas, contemplamos puestas de sol como no hay otras, la belleza salvaje de parajes vírgenes, mares de arena y lagos tan inmensos como océanos.


Costa de Marfil
La segunda vez que me enamoré de África fue perdiéndome en el abismo insondable de unos ojos negros como la mismísima noche. Entonces ya contaba diecisiete primaveras. Su nombre era Alika, y en sus labios descubrí el sabor de la sabana nigeriana. Fue ella la que me presentó a Okonkwo, a través del que Chinua Achebe narra la influencia del colonialismo en la sociedad del África Occidental de finales del siglo XIX. Su obra es un referente educativo en escuelas de todo el continente africano hoy en día. Atrapado en el embrujo de Alika también conocí a Ugwu y Olanna, testigos del despertar de Biafra, un país que pudo ser y no fue, cuya historia me permitió asomarme al terror que la mayoría decide ignorar. Libros como El corazón de las tinieblas de Conrad o El fuego de los orígenes de Emmanuel Dongala relatan con asombrosa crudeza y maestría las sangrientas colonizaciones europeas del continente.

La tercera vez que me enamoré de África contaba veinte primaveras. Por culpa de Shakespeare, Bernard Shaw y Terenci Moix quedé completamente prendado de Cleopatra. Mientras mis compañeros de carrera en la universidad dirigían la mirada hacia Europa y bebían los vientos por Afrodita, diosa del amor en la mitología griega, o Venus, diosa de la belleza en la mitología romana, mi obsesión por la última reina del Antiguo Egipto me abría las puertas del panteón egipcio. Hathor, Nut e Isis ejercieron de guías hacia los mitos y leyendas del continente negro. Desde entonces, muchas son las aventuras vividas. Recuerdo haber partido junto a Juan de Olid en busca del cuerno de un unicornio, haber explorado las minas del rey Salomón siguiendo a Allan Quatermain y haber aprendido historias de ngangas (brujos) acompañando a Paul Verheyen al Congo.

La cuarta vez que me enamoré de África inauguraba el segundo año de la veintena. Fue en una librería de viejo en pleno corazón de Inglaterra, en Londres, ciudad desde la que, curiosamente, había iniciado mi primer periplo africano junto al doctor Fergusson más de diez años atrás. Casualidad o destino. Flanqueado por dos enormes tomos negros cuyos títulos no rememoro, me topé con un ejemplar de Reine Pokou, en el que Véronique Tadjo recrea la leyenda de Abraha Pokou, una figura casi mística en la cultura Baoulé y, en general, en todo Costa de Marfil.

La quinta vez que me enamoré de África ya no contaba primaveras, y lo que me sedujo fueron el arrojo, la pasión, el empeño y la ilusión de dos mujeres que se dejan el alma a cada paso que dan. Las conocéis perfectamente.


Costa de Marfil
Cada uno de los libros mencionados no es sino una piedra más el camino que me ha llevado a escribir las líneas que ahora leéis. Atesoro cada letra, cada palabra, cada frase, cada experiencia.
He querido hacer este recorrido literario por dos motivos. En primer lugar, para destacar la importancia de la educación como pieza esencial en la lucha contra la pobreza que asola África. Solo a través de la enseñanza podemos romper las cadenas que atan a muchos niños a un futuro sin oportunidades. Y es tarea del conjunto de la humanidad lograrlo. Los niños, el porvenir del planeta, son responsabilidad de todos. La labor de Global Humanitaria en Bodouakro es un ejemplo de la trascendencia de la formación. En segundo lugar, para compartir las obras que me han traído hasta aquí. Si a mí sirvieron, también servirán a otros. Los libros ensanchan nuestro pequeño universo y nos obligan a enfrentarnos a realidades que, de otro modo, ignoramos.

A continuación os dejo una relación con los libros aquí mencionados, directa o indirectamente. Para mí supusieron un antes y un después en mi relación con África.

- Cinco semanas en Globo, Jules Verne
- Todo se desmorona, Chinua Achebe
- Hormigueros de la sabana, Chinua Achebe
- Medio sol amarillo, Chimamanda Ngozi Adichie
- Cleopatra y Marco Antonio, William Shakespeare
- César y Cleopatra, George Bernard Shaw
- No digas que fue un sueño, Terenci Moix
- En busca del unicornio, Juan Eslava Galán
- Las minas del rey Salomón, H. Rider Haggard
- El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad
- El fuego de los orígenes, Emmanuel Dongala
- La maldición del brujo Leopardo, Heinz Delam
- Reine Pokou, Véronique Tadjo

Juanjo de Goya

Fuente: este post proviene de Bodouakro: érase una vez..., donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Una forma de amor

Hace poco leía un texto que me resultó muy interesante donde se profundizaba en el error que cometemos actuando como si el amor fuera finito o, mejor dicho, como si nuestra capacidad de amar fuera lim ...

Recomendamos

Relacionado

apadrinamiento Bodouakro Cristina Saavedra ...

Cómo un vestido de neopreno y "una noche en El Prado" me llevaron a Bodouakro

Mi experiencia con Bodouakro es muy reciente. Los Derechos Humanos siempre me han llamado la atención. Con diecinueve era voluntaria y trabajaba con niños. África, la descubrí cuando vi por primera vez “Memorias de África”, con siete. Esto puede resultar muy romántico y no lo es para nada porque ese descubrimiento me provocó un respeto enorme por el continente. África siempre estuvo ahí pero la mi ...

Bodouakro trabajo Global Humanitaria ...

¡Larga vida a Bodouakro!

Awa tiene una mirada profunda, unos ojos perfectamente enmarcados por unos párpados achinados. Awa me mira con intensidad, con la intensidad de la vida en África, cada mañana al lado del ordenador desde el que escribo. Llego, abro el mail, me pongo un café y, en silencio, le doy los buenos días. Y esos ojos profundos me responden, incisivos, hablándome también en silencio de justicia social. Ent ...

igualdad y derechos sociales

'Cuentamelo' Casos reales de cáncer de mama

Hola chic@s!! Siendo hoy el Día Mundial del Cáncer de Mama quiero presentaros el libro que en el 2008 La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y los laboratorios Sanofi-Aventis presentaron. Es la historia de cinco mujeres afectadas por un cáncer de mama que expresan en primera persona lo que ha significado para ellas el diagnóstico de esta enfermedad su preocupación por los hijos o el traba ...

igualdad y derechos sociales minifalda ropa ...

Prohibida la minifalda en Suazilandia

Suazilandia es un pequeño país al sur de África, uno de los más pequeños del continente. En el año 2000, el Gobierno de este país puso en marcha una nueva normativa que prohíbe a las niñas menores de 10 años llevar faldas por encima de las rodillas, en un intento de impedir la promiscuidad y erradicar el sida. Ahora un portavoz de la Policía del país ha afirmado que no dudarán en hacer cumplir una ...

áfrica sahel cambio climático ...

África: la zona más pobre y con peores condiciones de vida del mundo

Desde hace años, África se encuentra en crisis y son varios los factores que juegan un papel fundamental en esta situación, desde la pobreza hasta el cambio climático o los conflictos. El continente africano es posiblemente uno de los lugares más desprotegidos y que más sufre el cambio climático y sus consecuencias. La actividad humana se combina con este problema ambiental generando situaciones ...

herramientas áfrica eduardo garcía del álamo ...

Sal de la rutina y encuentra inspiración realizando un voluntariado en África

Salir de la rutina, viajar a nuevos rincones y llevar a cabo acciones solidarias que hagan felices a otras personas son prácticas perfectas para despejar la mente, encontrar inspiración y volver al trabajo con las pilas cargadas. Es por ello que, si eres emprendedor, es probable que te interese realizar un voluntariado en África, toda una aventura que te dará la oportunidad de sacar una sonrisa a ...

asturias flora espontánea invierno

Flora espontánea de Asturias: Primaveras, primula vulgaris.

Las primaveras son una de las flores de Asturias que podemos encontrarnos adornando las laderas sombrías en los fríos días de invierno. Las primaveras silvestres tienen flores amarillas. Son flores típicas de finales del invierno y como comentaba más arriba las podemos encontrar en las laderas de las montañas, en el suelo de los bosques caducifolios o en las zonas más sombrías o húmedas. By Ton ...

mujeres

La agonía de las mujeres en África de la que NADIE quiere hablar

Sexo seco en África Provocando heridas vaginales y multiplicando la probabilidad de infecciones provocadas por el VIH A menudo hablamos de la violación a los derechos de las mujeres, sin embargo, nadie quiere hablar de la agonía que las africanas sufren por el sexo seco; práctica que provoca heridas vaginales y multiplicando la probabilidad de infecciones provocadas por el VIH.   “A nuestros mar ...

Antibióticos Bacterias Biología ...

El mapa de la tuberculosis oculta

2016 Son 1.700 millones de personas, que viven principalmente en Asia y África. De ellos, 100 millones son niños. Es la cara oculta de la enfermedad infecciosa más mortal del planeta. Una bomba de tiempo, ya que se calcula que uno de cada diez afectados enfermará de tuberculosis a lo largo de su vida. Los esfuerzos en este campo marcarán el éxito o el fracaso en el objetivo de acabar con esta dol ...

desigualdad objetivos del milenio salud ...

Las enfermedades que no salen en los periódicos

La salud en África vuelve a ser titular en los periódicos, y una vez más, no es por ninguna buena noticia. Ha vuelto a detectarse un brote de ébola en la República Democrática del Congo, y aunque aún no se considera una situación de emergencia sanitaria internacional, es inevitable recordar la epidemia de 2014, que causó 11.000 muertes en el oeste de África. Desde que se detectó el brote, a primer ...