Ecología

HelpUP Blog Idea guardada 7 veces
La valoración media de 7 personas es: Muy buena

¿La solidaridad o la norma?

Arnold P. Abbott, of Maureen A. Abbott Love Thy Neighbor Fund, Inc. and Culinary Skills Training Program, is seen on the serving line in Fort Lauderdale


 

14.11.2014 ? Tiene 90 años. Se llama Arnold Abbott. Y fue arrestado por dar de comer a los pobres sin techo. Uno de los policías le dijo: ¡Baje el plato en este instante! y enseguida el anciano fue arrestado cuando les daba de comer en un parque de Fort Lauderdale (Florida). Sesenta días de cárcel o pagar una multa de 500 dólares es lo que le esperaba. El 31 de octubre entró en vigor una ordenanza que impone amplias restricciones para alimentar a los indigentes. Por ejemplo, obliga a instalar baños portátiles ahí donde se dé de comer. Arnold Abbott reparte comida a 10.000 "homeless" cada miércoles desde hace 8 años. Y dice que lo seguirá haciendo.

Estados Unidos parece el país de las maravillas para muchos. Para mí es el país de las sorpresas más absurdas. Arrestar a un hombre de 90 años por repartir comida a 10.000 sin techo en un lugar público (un parque o una playa), en mi opinión es de muy superficiales. Sobre todo cuando no puede (no es que no quiera) cumplir todos los requisitos de la ordenanza sobre el tema. ¿Qué debe prevalecer en este y en mucho casos similares: la norma o la caridad? Conozco las respuestas de los más legalistas y también las de los más libertarios. Pero me interesan las respuestas de quienes viven la caridad como norma de su vida.

Muchas veces no es fácil porque somos seres relacionales y vivimos en sociedad en la que hemos establecido que el bien común debe prevalecer sobre el bien minoritario, que nos debemos someter a los mandatos de los gobiernos elegidos, y que los intereses apremiantes serán los de la mayoría. Pero el ejemplo del anciano arrestado por dar de comer a 10.000 personas nos demuestra cómo no siempre en esas decisiones sociales se busca realmente el bien de los predilectos de Dios que son los más pobres. ¡Cuánto sentido común nos falta! ¿Es mejor que todo esté limpio y ordenado en un lugar público o es mejor que 10.000 personas puedan comer?

Sin embargo, esta cuestión que vemos tan clara en un caso como éste, podemos trasladarla a muchos aspectos de nuestras vidas particulares. Me recuerda aquella pregunta de Jesús hace 2.000 años: ¿Es el sábado para el hombre o es el hombre para el sábado? O incluso más, aquellas palabras tan claras: "Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer?" No nos hemos convencido de que los más pobres son los predilectos de Dios y que solo a través de ellos podremos alcanzar la auténtica libertad y felicidad. No hemos entendido aún nada acerca del sentir con el otro y el papel redentor del más pobre con nosotros.

Si los "homeless" nos importaran de verdad, nuestra sociedad buscaría otras soluciones. El Ayuntamiento de Arnold Abbott le daría una medalla y le facilitaría un local con baños portátiles para ayudarle en su labor, si ese es el requisito que le falta cumplir. Pero nos importan más las apariencias. Se nos olvida "que tu mano derecha no sepa lo que hizo tu izquierda". Los que nos llamamos cristianos decimos que el amor es el único mandamiento de Jesús que rige nuestras vidas y, sin embargo, cuántas veces las normas que verdaderamente nos gobiernan son las de nuestros propios intereses, egoísmos y rivalidades personales que nada tienen que ver con el amor? Pero en estos casos ni siquiera hace falta ser cristiano para elegir el amor antes que la norma. Se trata de sentido común y de inteligencia emocional. Basta preguntarnos ¿qué nos hace más feliz? ¿dar de comer a 10.000 personas o tener un lugar publico limpio y ordenado?

La pregunta es muy simple también en mi vida: ¿Qué me hace auténticamente feliz? ¿Sufrir con el que sufre o abandonarlo? ¿Que me tomen por tonta por hacer el bien o ser la lista a quien nadie toma el pelo? ¿Aceptar y acoger a mis amigos como son o abandonarles porque no me gustan sus defectos? ¿Me hace más feliz el perdón y la entrega desinteresada o vivir en la amargura del daño que me hicieron? ¿Solidarizarme con quien lucha por sobrevivir o ignorarlos? Cada día es una decisión. Cada día, un milagro o una nueva frustración. Solo depende de mi opción diaria.

 

vía El objetivo



Fuente: este post proviene de HelpUP Blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

salud natural publicaciones externas

La gran mentira del colesterol

Navegando un poco por el panorama "facebookil", como casi cada día, me he encontrado esta publicación que me ha parecido interesantísima. Habitualmente, cuando me llama algo la atención, lo que hago es compartir en el mismo facebook y ya está. Pero en esta ocasión he creído un deber el divulgar este texto que explica tan claramente lo que nos quieren hacer creer con el archipresente &quo ...

Consumo responsable amigas consumo consciente ...

Reporte de mi primera merienda de intercambio (+ 5 razones por las que deberías organizar una tú también)

Mi relación con la ropa ha cambiado bastante a través de los años… y de manera muchísimo más marcada desde que empecé a tomar decisiones “radicales” en torno a mi búsqueda de una vida sostenible. He pasado por etapas de indiferencia casi total (cuando estaba en el colegio prefería usar el uniforme durante todo el día, con tal de no tener que pensar en qué ponerme), etapas de inte ...