Ecología

Musa Frugal Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Invertir en bolsa: Falsas creencias

Invertir en bolsa para ganar dinero


La idea de invertir en bolsa es algo que nos suena muy inaccesible. Pensamos que solo los expertos de Wall Street pueden hacerlo. Si alguna vez has pensado en invertir, seguramente lo has descartado porque: Yo no entiendo nada de economía, yo no gano suficiente dinero como para invertir o invertir es demasiado arriesgado: podría perder todo mi dinero. Veamos por qué estas creencias son falsas y cómo puedes beneficiarte invirtiendo hoy mismo.

1er mito: Yo no puedo invertir porque no entiendo nada de economía

Es cierto que los expertos en finanzas tienen muchos más conocimientos que tú. Sin embargo, es falso creer que los beneficios de invertir en bolsa están reservados solo a los expertos. La figura del asesor financiero cumple precisamente esta función: orientarte en la sobrecogedora tarea de invertir tu capital. Por suerte, hoy en día no hay necesidad de pagar por los servicios de un gestor. Los robo-asesores o robo-advisors lo automatizan todo. Simplifican el proceso y eliminan el error humano de los asesores tradicionales que, por muchos conocimientos que tengan, raramente logran superar el índice de referencia del mercado. Además, cobran unas comisiones bastante considerables (hasta un 4%, frente al 0,5% que te cobran los robo-asesores).

En definitiva: Si no tienes el conocimiento ni el tiempo ni las ganas de aprender sobre finanzas, no te hace ninguna falta para invertir en bolsa. Ponte en las manos de un buen robo-asesor y te beneficiarás igual.

2º mito: Yo no gano suficiente dinero como para invertir


Para ahorrar e invertir no importa cuánto dinero ganas, sino cómo lo gestionas y lo gastas. Si ganas 100.000 al año y te gastas 110.000 eres más pobre y tienes más problemas que una persona que gana 15.000 al año y se gasta 7.000 . Si quieres alcanzar la independencia económica, tú también tienes que empezar a cogerle el gustillo a esto de ahorrar. Ganes lo que ganes.

Invertir es parte del ahorro, una parte mucho menos conocida, pero igualmente esencial. Aunque quieras trabajar hasta los 65, es importante que empieces a planear tu jubilación cuanto antes. Todos sabemos que el sistema de pensiones público está en crisis y que el porcentaje anciano de la población es cada vez más elevado. Por lo tanto, confiar en la prestación del gobierno como única estrategia para financiar nuestra jubilación puede resultar trágicamente insuficiente.

Ahora bien, tener un montón de dinero bajo tu colchón no es la mejor idea. Ya no solo por el peligro de robo, incendio, inundación Sino también por la falta de intereses que obtiene tu dinero ahí. Piensa en la inflación: Los 10.000 que hoy tienes bajo el colchón, dentro de unos años habrán reducido su poder adquisitivo. Una cuenta de ahorros y un fondo de inversiones te ayudarán a seguirle el ritmo a la inflación, y hasta beneficiarte por encima.

En definitiva: Diversifica tus ahorros entre una cuenta de ahorros de alto rendimiento e inversiones.

3er mito: Invertir es demasiado arriesgado: podría perder todo mi dinero

Curiosamente, nunca oigo a nadie decir lo mismo de la tele de plasma, el coche nuevo o el ordenador que se compran a crédito. Y todos ellos son objetos que se devalúan instantáneamente. Nadie dice: Me da miedo perder 15 en este mojito o “¿qué pasa si pierdo 50 en este videojuego?“.

No te compliques haciendo inversiones complejas. Menos es más. Elige fondos cotizados en bolsa (o ETFs) seguros y estables. No se trata de encontrar el billete dorado que doble tu capital de la noche a la mañana. Se trata de tener tu dinero en un fondo donde crezca sin prisa pero sin pausa. Aunque es cierto que toda inversión conlleva un riesgo, el potencial de beneficios es mucho más elevado. El mercado fluctúa mucho de un día para otro, pero la tendencia general a lo largo de las décadas es de subir.

En definitiva: El riesgo no es tan grande comparado con los potenciales beneficios. Establece unos objetivos y permanezcas constante. Además, muchas de las compras que hacemos constituyen pérdidas más grandes que las que experimentarás en tus inversiones. ¿No prefieres destinar ese dinero a algo que tiene el potencial de convertirse en un activo rentable?

Si invertir en bolsa te sigue pareciendo una tarea hercúlea, empieza por aquí, ¡y con suerte pronto cambiarás de idea!

.

Fuente: este post proviene de Musa Frugal, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿Abundancia o privación? ¡Tú eliges!

Al conocerme, muchas personas tachan mi estilo de vida de “radical“. Simplemente por tener unos hábitos de consumo mínimos, hay gente que piensa que vivo una vida de privaciones y carencia ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora