comunidades

El viaje. De Residuo Cero. Comienza a restar desde casa, el libro La Ecocosmopolita.

En junio de 2019, pocas semanas después de Sant Jordi y el Día del libro, tuve el primer ejemplar de mi libro, Residuo Cero. Comienza a restar desde casa en mis manos.

El proceso de edición se alargó mucho más de lo esperado y mi libro sobre el movimiento residuo cero no pudo estar listo a tiempo para la gran fiesta editorial en su año de lanzamiento. Ahora, en el 2020, nos pilla en pleno confinamiento.

Me encantaría decirte que el libro está en versión digital pero no es así, al menos de momento.

Por eso, y para hacer nuestra propia celebración del Día del libro, hemos decidido publicar un abrebocas en el blog: el primer capítulo del libro Residuo Cero. Comienza a restar desde casa, titulado El viaje.

Realmente, habla de dos viajes. Comienza haciendo un viaje físico, el que me trajo de Caracas a Barcelona en el año 2001.Y continúa con un viaje interior, que aun estoy recorriendo, hacia una vida residuo cero.

Espero que lo disfrutes


El viaje

Mauricio y yo llegamos a Barcelona en agosto de 2001. Veníamos de Caracas.

En la Venezuela de entonces (igual que en la de hoy), reciclar tu basura era prácticamente imposible. La gasolina costaba menos que el agua y las distancias eran largas, así que nos movíamos sobre todo en coche. El agua y la electricidad también eran mucho más económicas que en España, así que las usábamos con cierta alegría.

De pronto nos vimos en Barcelona, con contenedores de reciclaje en la puerta de casa, con un presupuesto bastante limitado y un futuro prometedor pero incierto.

Rápidamente, cambiamos muchas cosas.

Separamos nuestros residuos desde el primer día sin dudarlo. Los amigos nos advirtieron sobre las facturas de luz, así que ahorrábamos electricidad a conciencia. De usar secadora para la ropa, pasamos a tender nuestra ropa al sol. Nos movíamos en bici o andando casi exclusivamente.

No había dinero para compras superfluas, así que desaparecieron. Pronto nos dimos cuenta de que vivíamos estupendamente con mucho menos que antes.

Éramos felices y, además, sentíamos que estábamos haciendo algo por el planeta, y eso también estaba genial.

Nuestro día a día entonces

Desayunábamos cereales (muy saludables, tipo muesli normalmente). Con su caja de cartón y su bolsa de plástico. Y un buen tazón de leche. Cada dos días tirábamos un brik vacío y abríamos el siguiente. Seguramente nos comíamos dos cajas de cereales a la semana como mónimo.

Yo bebía té, que compraba en el súper. Caja envuelta en plástico, con todas sus bolsitas y etiquetas bien alineadas.

Estaba haciendo prácticas en una editorial y a media mañana solía bajar a comprar alguna pasta y un café para llevar. En un vaso de cartón, plastificado, con tapa de plástico y removedor de plástico también. A veces me llevaba un yogur, envasado en plástico, claro. Por cierto, en la empresa ni se soñaba con reciclar los residuos que generábamos.

Comía en casa, bastante saludable. Muchos vegetales y frutas que comprábamos con sus bolsas transparentes para pesarlas, como todo el mundo. Y aunque intentábamos evitar las bolsas de asas, teníamos un cajón en casa lleno de ellas. Parecían tener vida y no parar de reproducirse. Pero bueno, esas las usábamos para tirar la basura, ¿no?

Y claro, éramos jóvenes y nos iba el dulce. Así que también comíamos nocilla a cucharadas, galletas, chocolates… Todo con plástico en algún lugar de su empaquetado.

Extremos, pero con plástico

Libro Residuo cero comienza a restar desde casa de Yve Ramírez


Teníamos una nena de dos años y comprábamos la mayor parte de los alimentos con sello ecológico. Intentábamos no usar bolsas para pesar la fruta (muchas veces nos traíamos la compra hasta en cajas de cartón de la tienda) pero como es inevitable que se te olvide llevar una bolsa de tela algún día, seguíamos teniendo un cajón con bolsas de plástico en la cocina.

Hacíamos grandes compras en una tienda de granel en el centro de Barcelona y lamentábamos no poder evitar las bolsas de plástico transparentes en las que nos servían nuestros granos, harinas y frutos secos. También hacíamos compras diarias en una tienda de alimentación ecológica del barrio: detergentes y cosmética ecológica, algunos granos y cereales de emergencia, galletas, leche vegetal (mucha), salsas que bien podrían venir en plástico Comprábamos también tofu, hamburguesas vegetales y seitán para variar la dieta. Todo envasado al vacío, en pl.stico. Y procesado, aunque fuera bio y vegetal.

Aunque poco, comíamos carne y pollo, que comprábamos también envasados al vacío. Además, comprábamos algunas cosas del súper, que no habíamos logrado sustituir, todo envasado.

Yo ya usaba la copa menstrual casi exclusivamente.

En fin. éramos muy ecofriendly. Extremos para algunos amigos.

Pero aún producíamos muchos, muchos residuos.

Y llegamos al presente

Hoy somos cuatro en casa y producimos infinitamente menos basura. Compramos a granel casi todo. Buscamos tiendas donde nos pueda servir un obrador y vamos con nuestros propios envases.

Para la limpieza usamos dos o tres productos que no vienen envasados, son muy versátiles y mucho más respetuosos con el medio ambiente.

En mi nevera, ahora mismo, el único plástico desechable es del envoltorio de un queso que compramos en una emergencia de fin de semana. Un plástico totalmente evitable, pero aún no soy infalible y seguramente nunca lo seré. También hay un par de medicinas y un aceite de lino.
Nada más…

Preparamos pan, yogur y hasta alguna crema hidratante en casa. Y gastamos mucho menos dinero, tenemos una casa menos cargada de objetos y aparte de comida, compramos tan pocas cosas que a algunos les parecerá increíble.

Eso sí, no ha sido de la noche a la mañana. Ha sido un viaje. Es un viaje. Un viaje que comenzó hace muchos años, cuando empezamos a restar. El objetivo es cero y ahí no estamos. Aún nos despistamos a veces, no siempre llegamos a los acuerdos familiares que yo quisiera y la economía nos restringe ciertas cosas. Todavía veo en entre los residuos de casa cosas que sé que son evitables.

Así que aún no sé si llegaremos al Residuo Cero, pero estamos seguros de que el viaje vale la pena. Espero que el libro que ahora tienes en tus manos te brinde herramientas para que puedas trazar tu propia ruta, a tu medida, pero con la misma meta.


Fragmento del libro de Yve Ramírez, sido editado por Titilante Ediciones en 2019.Puedes comprar el libro Residuo Cero. Comienza a restar desde casa en librerías y en Usar y Reusar, nuestra tienda online. residuo cero.

Promoción especial
por Sant Jordi

Compra el libro Residuo Cero, Comienza a restar desde casa, de La Ecocosmopolita en nuestra tienda online Usar y Reusar, también en comfinamiento.

Recibirás un ejemplar firmado y dedicado por mí para quién tú quieras, con un 5% de descuento y libre de gastos de envío.

Y si estás en Barcelona, lo entregamos directamente, en bicicleta y con un protocolo de contacto cero.

Promoción disponible hasta el domingo 26 de abril.

Libro Residuo cero. Comienza a restar desde casa de Yve Ramírez


Fuente: este post proviene de La ecocosmopolita, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Medio ambiente

Recomendamos

Relacionado

Medio ambiente

Residuo cero en casa: "es genial, aunque nadie vaya a saberlo".

Vive en Girona, prácticamente no produce basura y es la traductora del libro Zero Waste Home de Bea Johnson al catalán (Residu zero a casa) y al castellano (Residuo cero en casa, que será publicado en breve). Su nombre es Esther Peñarrubia, y no la encontrarás en Facebook ni en Instagram, aunque ya nos gustaría. Esta entrevista marca el fin de las vacaciones blogueras de La Ecocosmopolita ¡que ya ...

Residuo cero Una Vida Simple Vida Eco ...

POST INVITADO: VACACIONES RESIDUO CERO. AUNQUE VAYAS DE CAMPING

En mi lucha por reducir el plástico en casa y por avanzar en el recto camino del residuo cero he derrotado unos cuantos gigantes que pensé que nunca vencería. Sin embargo, hay una espina que se me sigue clavando de vez en cuando: los residuos que genero al viajar. Quería tocar el tema en un post, porque me parece que más de uno tenemos ese problema, pero como me gusta escribir sobre lo que he expe ...

Consumo responsable consumo responsable residuos ...

Vivir sin residuos es imposible (pero eso no es razón para dejar de intentarlo).

¿Te ha asombrado leer en La Ecocosmopolita que  vivir sin residuos es imposible? Déjame explicarte a qué se debe…. Cuando en 2013 escribí un post con 15 hábitos para reducir tu cuota de basura, no podía ni imaginarme que en menos de tres años estaría publicando otro sobre la vida residuo cero como “la última moda”, o que podría hacer un recopliatorio inmenso con los mejores conse ...

cero residuos la moda zero waste? reciclaje ...

Reciclaje o residuo cero

Contenedores de reciclaje en un centro comercial de Barcelona Hola! Cada día más nos bombardean por los medios, las redes sociales, con los anuncios que ves en la calle, etc. con el tema del reciclaje. Lo tan necesario que es de un tiempo a esta parte! Tal vez, últimamamente también hayas oído hablar del Zero Waste/Cero Residuo/Residuo Cero. De todo ello te voy ha hablar hoy, en este artículo! Cad ...

Blog de moda sostenible Moda Sostenibilidad y Negocio ...

Diseño cero desperdicios

Por el equipo Slow Fashion Next. Imagen de portada: Zero Fabric Waste Fashion. Aproximadamente el 15% del tejido total utilizado por la industria de la moda se desperdicia, y esta es solo una de las muchas formas en que la moda rápida tiene un impacto negativo en el medio ambiente. Para contrarrestar estas prácticas derrochadoras, ha surgido un nuevo movimiento, la moda de cero desperdicios (zero ...

Reciente basura basura cero ...

Tres meses sin basurera (y las "trampas" del Residuo Cero de las que nadie te habla)

Hace un poco más de tres meses que tomé la decisión de dejar de usar basureras en mi casa. Lo que hace 10 años me hubiera parecido una idea absolutamente descabellada, ahora me parece la idea más lógica y más sensata. Hoy quiero contarte un poco más sobre lo que hay detrás de esa decisión. Todo empezó más o menos en julio de 2015 cuando decidí dejar de usar bolsas de plástico en la basurera de la ...

Ecoideas y ecotips Mi diario agosteando ...

Hablando de vida residuo Cero en Tenerife (entre otros chapuzones)

Hace una semana estaba llegando de Tenerife. Fue un viaje relámpago, intenso y muy esperado, en el que participé en un taller, una feria y una conferencia. También hubo espacio para mi hermana, mis sobrinos amados y nuevos y viejos amigos, además de un par de saltos al agua, buena dosis de sol, y largas conversaciones para arreglar el mundo. La foto de arriba es de La Costurilla Handmade, por cier ...

Residuo Cero batidora cocina ...

5 Utensilios para reducir desperdicios de comida

Cuando pensamos en residuo cero tendemos a limitarnos y a concentrar nuestras energías en la “basura”, los envases o el reciclaje. Uno de los principios más importantes del residuo cero está en reaprovechar las cosas y en usar estrictamente lo que nesesitamos para evitar el despilfarro o que como es el caso de los alimentos, que se nos dañen. Afortunadamente, en nuestra casa siempre es ...

Mi diario ahorro consumo responsable ...

Un año ayudando a reusar (¡y a evitar cientos de miles de residuos!)

Pues sí, así es… ¡Usar y Reusar ha cumplido un año!!! Increíble.El 8 de diciembre se cumplieron 12 meses del día en que anunciamos el lanzamiento de nuestra tienda online de cosas lindas para una vida residuo cero. ¿Cómo no nos hicimos la ola inmensa para celebrarlo hasta ahora?… No es por disculparme pero hace ya 11 días reventó un tubo de desagüe de mi casa y aún no ha habido manera ...

Consumo responsable alimentación productos ecológicos

Tras las bambalinas de la industria ecológica con El Granero Integral

El movimiento residuo cero ha comenzado a coger cada vez más fuerza entre la gente con más conciencia ambiental, y de pronto parece esperamos que todos los envases desaparezcan mágicamente de un día para el otro. Algo que en términos de residuos en nuestras casas sería genial pero ¿qué tanto conocemos la industria de la alimentación la mayoría de nosotros? ¿Sabemos qué se requiere para que realmen ...