Idea guardada 4 veces
La valoración media de 7 personas es: Excelente

Sensible no es un defecto



Con cierta frecuencia noto que se usa la palabra “sensible” casi como si fuera un insulto, como si dejarse conmover por la realidad fuera una enfermedad que deberíamos eliminar sin piedad. Y la verdad es que antes me lo creía… muchas veces en el pasado sentí que ser sensible era una carga y un aspecto de mi personalidad que debería corregir. Ya no.

Me gusta ser así, aunque a veces eso signifique que la vida se siente más difícil, y aunque eso le resulte incómodo a algunas personas. Y bueno, aunque muchas veces me resulte incómodo a mí misma, porque eso pasa también.

“Sensible” es algo que hemos aprendido a ver como un defecto. Lo asociamos con debilidad y con irracionalidad. Lo asociamos también con comportamientos que son —supuestamente— femeninos, y lo femenino está muy mal parado en nuestras sociedades: lo deseable es ser fuertes, racionales, resistentes. Eso (según aprendemos) son “características de los hombres”, y sólo podemos alcanzarlas (y supuestamente deberíamos querer alcanzarlas, a fin de cuentas ser muy mujer está muy mal visto) si dejamos a un lado los sentimientos y nos regimos por la razón.

Por eso tanta gente piensa que las mujeres no somos líderes confiables, porque somos “sensibles”. Como si los hombres nunca fueran sensibles o irracionales. Como si la sensibilidad y la razón fueran cosas excluyentes, y no cosas complementarias (y hasta interdependientes) que pueden convivir en el mismo cuerpo, sea del género que sea. Pero bueh… la discusión sobre los estereotipos femeninos y masculinos la dejo para otro momento. Vuelvo a mi punto: ser sensible no es un defecto.

Aunque ahora me parece evidente, no siempre me sentí tan segura al afirmarlo; y recuerdo con mucho cariño el momento en el que empecé a verlo con más claridad: hace varios años estaba pasando por un momento difícil, estaba triste, lloraba mucho y no me sentía bien. Una persona cercana a mí me reprochó varias veces mi tristeza y me dijo que no era para tanto, y con eso sólo me sentí peor: me sentí culpable por hacer que esa persona se sintiera incómoda, y me sentí débil, por ser incapaz de esconder mi malestar.

Le conté la situación a un amigo, y en medio de la conversación me dijo algo que recuerdo hasta el sol de hoy, y que iba más o menos así: “cuando uno es más sensible para lo malo, también es más sensible para lo bueno. La gente menos sensible se ahorra lo más malo, sí, pero se pierde de lo más bueno también”.

Cada vez que oigo a alguien reprochándole a otra persona el hecho de ser sensible me acuerdo de esa frase. También cada vez que alguien me lo reprocha a mí. Parece que nos hemos dejado convencer de que la vida tiene que ser una experiencia de felicidad perpetua en la que es inaceptable experimentar otro tipo de sensaciones. Está mal visto estar triste, enojarse, llorar. Lo aceptable es, ante la pregunta cotidiana de “¿cómo estás?”, responder siempre con un convincente “muy bien”. Aunque todo esté muy mal.

No me sorprende que haya tanta gente reprimiendo su sensibilidad: no sólo nos han enseñado a bloquearla, sino que en un mundo en el que cada vez tenemos acceso más fácil a las noticias, y en el que cada vez pareciera que pasan cosas más horribles, ser sensible requiere mucha valentía. Y no todos somos valientes, o no lo somos todo el tiempo.

Cuando somos sensibles es como si abriéramos el corazón a la realidad… y eso significa que se nos puede romper con más frecuencia. El problema es que la única manera de evitar que el corazón se rompa es cerrándolo por completo; te evitas lo malo pero dejas por fuera lo bueno también.

*     *     *

Yo creo que esto de esforzarnos por ser “menos sensibles” es lo que nos ha traído hasta donde estamos, y ese “donde estamos” no pinta nada bien. Si por ejemplo en el pasado hubiéramos tenido líderes más sensibles, seguramente la historia hubiera sido diferente… ¿menos guerras, menos explotación a otros humanos y animales, menos invasión a territorios que no nos pertenecen? Me atrevo a afirmar que sí.

La historia de nuestras guerras y nuestros abusos está llena de personas “fuertes”, “racionales”, “resistentes” para quienes “sensible” seguramente se oía como un insulto. En cambio, la historia de los grandes cambios positivos de la humanidad (la abolición de la esclavitud, el proceso de liberación femenina, el movimiento por los derechos de los animales, por nombrar apenas algunos) está llena de gente MUY sensible. Gente que se conmovió lo suficiente con lo que estaba pasando a su alrededor para decidir que era necesario un cambio. Gente que fue capaz de ponerse en el pellejo de los otros, de imaginar la realidad desde otra perspectiva, y que estuvo dispuesta a sentir el dolor y la tristeza que viene con esas injusticias, precisamente para que esos sentimientos funcionaran como catalizadores para empezar a construir una realidad diferente, menos injusta.

Si hay algo que este planeta necesita ahora mismo es gente sensible. Gente sensible, sí, y valiente. Gente dispuesta a dejarse romper el corazón, y con el valor suficiente para hacer cosas que asegurarán que menos corazones se rompan en el futuro. Que sea capaz de empezar a generar cambios aún con el corazón roto, porque en eso que descubrimos gracias a la sensibilidad están las peores acciones de la humanidad, pero ahí, justo al frente, se encuentran también las mejores. Necesitamos ojos y corazones abiertos para verlas.

Así que eso: ser sensible no es una muestra de debilidad. Al contrario, creo que ser sensible requiere una fortaleza que envidiarían los más temibles guerreros de la historia. Ser sensible no es un defecto. Es una cualidad… y no cualquier cualidad, sino una necesaria, urgente, para vivir en este planeta de otra manera.

A mí me gusta ser sensible, ¿a ti? ¿habías pensado en la importancia de la sensibilidad para la vida en el planeta? ¿qué otras cualidades piensas que necesitamos las personas que queremos construir un mundo diferente, menos injusto? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

The post appeared first on Cualquier cosita es cariño.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Yo también

Cuando tenía como 8 años contesté el teléfono de mi casa. Era un tipo, la voz se me hacía familiar, pero no estaba segura. Me empezó a preguntar si estaba sola, qué estaba haciendo, qué tenía puesto. ...

¿Nos tomamos un tecito?

Hoy no vengo a dar tips sobre cómo vivir de manera más sostenible. Lo que quiero hacer hoy es contarte algunas cosas sobre mí, sobre el blog, y sobre lo que se viene en los próximos meses. Así, como s ...

Recomendamos

Relacionado

Reciente aprendizaje crecimiento personal ...

Retroceder nunca, rendirse jamás

Antes de decir cualquier otra cosa, debo hacer una confesión: nunca he visto esa película. Recordé el título porque me pareció perfecto para la publicación, y me metí a Wikipedia para descubrir que es protagonizada por Van Damme y es de karate. Yo pensaba que era de gente con pistolas… ahora hasta me dan ganas de verla. Ese no es el tipo de cine que más me gusta (evidentemente. Si no ya la h ...

Reciente ciudadanía activa el futuro de la humanidad ...

¿En qué dirección va el mundo?

A los humanos nos gusta mucho pensar en términos opuestos: las cosas van bien, y si no van bien, van mal. Como si no hubiera un enorme abanico de posibilidades entre esos dos extremos. Cuando hablamos del futuro de la humanidad, o del destino de la vida en el planeta Tierra, solemos caer en la misma trampa. Nos dejamos llevar por lo que vemos en las noticias (que no suelen ser buenas), así que pen ...

igualdad y derechos sociales trabajo social

¿Qué dices tú que es el Trabajo Social?

«Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?".   Me costaría creer que en parte no te sientas reflejado en esta pregunta que aparece en la Biblia. Pero también hay que saber cómo entenderla y enfocarla. Si lo entiendes como lo que piensan los demás de ti, quizás tiendas a decir que te importa un bledo lo que los de ...

desperdicio comida eco ecofriendly ...

Me gustan las frutas y las verduras feas

*Imagen modificada de Intermarché Hace más o menos un año, vi este programa de Salvados en el que nos enseñaban cómo se despilfarra la comida en España. No sólo en los supermercados con la comida "caducada" también al inicio de la cadena se tiran muchas frutas y verduras simplemente por ser feas. Si algún día plantas un huerto, te darás cuenta de que las zanahorias, tomates, pimientos no ...

uncategorized

Sin vuelta al cole, ni vuelta a casa…

Con frecuencia me siento afortunado y doy gracias por la vida que tengo, si bien tras lo que experimenté la semana pasada, ese sentimiento se ha multiplicado. Resulta que con motivo de mi boda, mi familia al completo ha venido a visitarme a Turquía y hemos aprovechado la ocasión para hacer un viaje inolvidable por costas del Egeo. Poder compartir con 38 años un viaje así con toda mi familia es sin ...

Arte y cultura Educación Hombres ...

Estereotipos y mitos detrás de los científicos

¿Qué viene a tu mente cuando piensas en un científico?, si te imaginaste a una persona con bata blanca y ermitaña caíste en la percepción estereotipada y errónea que se tiene de los científicos en México. Los científicos son personas que van a fiestas y reuniones familiares, que tienen gusto por los deportes y las series de televisión, “son personas normales”, aseguró Silvia Domínguez Gutiérrez, ...

Blog de moda sostenible Marcas y Diseñadores Moda ...

La prenda más sostenible es la que ya existe

Por Neus Portas, creadora de Proyectos que generen impacto social y profesora en Slow Fashion Next del curso “Marcas que Importan: Branding con Emoción”. Lo sabemos, lo hemos oído unas cuantas veces e incluso la repetimos. Pero ¿cuántos proyectos de moda empiezan con esta idea en mente? Afortunadamente, unos cuantos. Porque cada vez más, tomamos conciencia de que el sector de la moda e ...

salud natural ingredientes en cosmética

Mi rutina diaria de higiene y acicalamiento y una reflexión...

Me gustaría deciros que los productos de cosmética que tengo por casa me cabrían en una parte del armario de 1 metro cuadrado pero no es así... Y es que trabajando en este sector es imposible resistirse a probar productos nuevos... Voy al lío. Empiezo con los potinguillos que me pongo todos los días. 7 de la mañana, suena el despertador... (no es bien bien así pero podría serlo), después de haber ...

Hábitos ahorro apagarpaga ...

La hora del planeta. Suena lindo, pero no es suficiente

La hora del planeta es una iniciativa de la WWF que busca generar consciencia sobre la necesidad de tomar medidas frente al cambio climático, y también ahorrar energía y reducir la contaminación lumínica. La primera vez que se “celebró” fue el 31 de marzo de 2007, en Sydney, Australia. Con el título digo todo lo que pienso sobre esa iniciativa. Sí, es bonita, y sí, cuando mucha gente s ...

solidaridad uncategorized

Yarmouk: un campo de refugiados inhumano

Hace apenas una semana, Ban Ki Moon declaraba que “El Campo de refugiados de Al-Yarmouk empieza a parecerse a un campo de exterminio”. Por si el mensaje no era lo bastante gráfico, recalcaba: “Dentro de el horror que es Siria, Al-Yarmouk es el círculo más profundo del infierno”.     #Yarmouk, como se le conoce en las redes sociales, es un campo de refugiado en Pa ...