comunidades

Un plan para reconocer de cerca la naturaleza autóctona

Las aves son el grupo de animales más asistidos en los CREA. Foto: Jean van der Meulen

Las especies silvestres que habitan el territorio español son grandes desconocidas por la sociedad pese a vivir libremente en la naturaleza. Un buen plan para acercarse a ellas y aprender sobre biodiversidad autóctona sin necesidad de adentrarse en algún parque natural, es visitar Centros de Recuperación de Fauna Silvestre, o Centros de Recuperación de Especies Amenazadas llamados CREA. 

Los CREA, se encuentran repartidos por las provincias de España, y sólo basta con hacer una búsqueda rápida para encontrar alguna cercana. 

Y claro está, que cuando hablamos de educación ambiental, mucho mejor que ser espectador de un vídeo bonito, es poder tener la oportunidad de vivenciar el aprendizaje, ser testigo y participar de forma activa, en este caso, en la protección de la fauna. Porque la mayoría de estos CREA, ofrecen visitas guiadas, en las cuales enseñan las diferentes especies de fauna, sus características y amenazas, qué hacer en caso de encontrar tal o cual animal en riesgo, etc. 

De seguro, a los pequeños de la casa les encanta y les queda de por vida la lección. 

¿Qué son y  qué hacen los CREA?

Los centros de Recuperación de Fauna Silvestre son entidades que sirven de acogida, recuperación y liberación en el medio natural de animales, que por diversas razones han perdido su capacidad de desenvolverse en su medio. 

Es en estos sitios, donde aquellos animales que por sus condiciones físicas o estado de domesticación no pueden sobrevivir en la naturaleza, encuentran un hogar y contribuyen a la reproducción de especies nativas para repoblar los diversos territorios. Pero también, son los lugares adecuados para la recuperación de animales que ingresan porque han sido envenenados, atropellados, capturados de forma ilegal, se han quedado huérfanos o están enfermos, y después de ser atendidos son devueltos a sus hábitats

De hecho, la mayor población de animales que ingresa a estos centros son aves, seguidas de reptiles y luego de mamíferos. 

Por consiguiente, son los primeros a los cuales acudir en caso de encontrar un animal silvestre en dificultades.

Allí se aprende que, la liberación de especies invasoras es una de las mayores amenazas para la  biodiversidad local, porque las exóticas desplazan las poblaciones locales, las devoran, compiten con ellas por alimento o incluso llegan a reproducirse ocasionando nuevas especies de animales, tal es el caso del cerdolí, una consecuencia de la liberación indiscriminada de cerdos vietnamitas en el monte, que en un principio fueron la mascota de alguien, y al liberarlos en la naturaleza, se han cruzado con jabalíes, creando una nueva especie: el cerdolí. 

Los CREA son piezas claves en la conservación de la biodiversidad, por tratarse de los primeros centinelas en la detección de problemas en la fauna de sus áreas de influencia, y su contribución en la investigación y reproducción de especies nativas, como también de los espacios naturales que habitan estas especies. 

GREFA es un ejemplo típico de un CREA, el más grande de España y el más cercano a Madrid 

El Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat más conocido como GREFA, se trata de una organización sin ánimo de lucro, que opera desde 1981 como asociación para el estudio y conservación de la naturaleza.

Cuenta con un hospital animal, que ha atendido a más de 60 000 ejemplares, y está considerado como el más grande de Europa en su especialidad.

A lo largo del tiempo ha desarrollado proyectos destinados a la conservación y generación de biodiversidad, a través de la cría en cautividad, reintroducción de especies, seguimiento y vigilancia de poblaciones.

El tratamiento e investigación de especies silvestres y autóctonas les ha permitido el desarrollo de programas concretos de estudio y recuperación de poblaciones amenazadas, tal ha sido el caso del buitre negro, el alimoche europeo, el pigargo europeo, el águila imperial ibérica, el águila real, el águila de Bonelli, el milano real y el cernícalo primilla.

GREFA, además, cuenta con un equipo de rescate, al que se puede acudir y un programa de educación ambiental con el que fomenta la conciencia ecológica en su centro Naturaleza Viva, recintos diseñados para visitas guiadas, que albergan animales silvestres que no pudieron ser reinsertados en su hábitat natural.

También, tiene un programa de voluntariado, en el que los voluntarios ayudan a atender y recuperar los animales, y cuenta con capacitaciones para futuros profesionales en las áreas de biología, etología y veterinaria especializada en fauna salvaje.

Pero quizá lo más emocionante que ofrece GREFA, es la posibilidad de apadrinar algún animal y poderlo liberar en su entorno natural.

Fuente: este post proviene de Gedésica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: VIDA

Recomendamos