Ecología

Blog de Fátima A. Idea guardada 21 veces
La valoración media de 100 personas es: Muy buena

ÁCAROS: por qué les encanta vivir entre nosotros y cómo combatirlos

Parece que el hecho de convivir con ácaros, de manera más que íntima, no nos afecta. Pero cuando lees estudios sobre estos insectos imperceptibles que llevan en el Planeta más de 400 millones de años y asistes al visionado de ciertos vídeos científicos que avalan estas conclusiones, uf...¿Lo primero? ¡te empieza a picar todo el cuerpo! y después te preguntas cómo se vería tu hogar si se pudiesen divisar a su escala. Probablemente muchas de nuestras casas serían una verdadera granja de ácaros de toda clase.

Son muchos los estudios de las últimas décadas acerca de la tremenda efectividad y potencia de estos bichos, por cierto, nada positivas, en nuestra salud y bienestar. Generadores de enfermedades, alergias, picores y principales responsables de nuestros estornudos en casa, no fue hasta 2005 cuando, gracias a un estudio de la Universidad de KIngston, la comunidad científica decidió dejar de subestimarlos. La caja de los truenos sonó definitivamente cuando se publicaron algunas conclusiones de dicho estudio y la divulgación científica empezó a ser algo más accesible y viral: no hacer la cama era lo mejor podíamos hacer para no tener ácaros en la habitación.

¿Cómo os quedáis? Pero ésta no fue la única conclusión extraída de aquellos trabajos. El polvo no sólo constituye un ecosistema difícil de eliminar donde convive materia orgánica y materia inorgánica, es el responsable de que convivan restos de piel humana, esporas, bacterias, insectos, restos de alimentos casi imperceptibles a nuestros ojos y cómo no, ¿quién se nutre de todo ello y diríamos que casi lo necesita para vivir? ellos, los ácaros. El polvo se ha convertido en ese dichoso elemento del que nos es imposible librarnos, especialmente en ciertas épocas del año y por supuesto, ha generado que nazcan nuevas subespecies de estos insectos.



Cuando inhalamos esta materia, es cuando desarrollamos alergias, enfermedades y dolencias de lo más molestas. Algunas pueden derivar en algo grave. Dicho esto, ¿podemos hacer algo para luchar contra ellos? Pues a ver, hay que partir de la base de que el panorama es bastante desolador. Como os decíamos, prácticamente convivimos con ellos y es difícil de eliminar este vínculo tan estrecho pero sí podemos tener un hogar más 'reticente' a que se instalen.

Lo primero de todo es revisar la temperatura en la que estamos viviendo. Si es de más de 25º los ácaros vendrán casi corriendo a quedarse como si de un hotel spa se tratara. Les encanta la humedad y el calor. Sus lugares predilectos, por ello, serán las camas, colchones, almohadas y toallas. Pero también los edredones, las mantas o loas cortinas.

Las rutinas domésticas que podemos poner en práctica son:

- Ventilar bien la casa, sin excusas y todos los días
- No son aconsejables las humidificaciones
-Si limpiamos el polvo en nuestros muebles, es recomendable hacerlo con un trapito húmedo para no transportarlo de un sitio a otro.
- ¿Hacer la cama? Aquí no hay consenso. Unos expertos aseguran, a raíz del estudio del que os hablaba, que hacerla es mucho peor pues no dejamos que 'salgan' de donde están fírmemente instalados. Otros, prefieren mantener esta buena costumbre y no creen que sea tan vital para librarse de ellos.
- Lava la ropa de la cama en ciclos muy largos de lavadora y a ser posible a más de 50º.

Termino con algunas peculiaridades que muchos desconocíamos, seguro: ¿sabías que las toallas son el sitio preferido para las bacterias de todo tipo? Su condición de húmedas y siempre reservadas a un lugar cálido y cerrado,como es el baño, conforma el caldo de cultivo ideal para que se 'queden a vivir allí'.Por otro lado, los cepillos de dientes se llenan de bacterias con gran rapidez. Los expertos recomiendan cambiarlo cada 3 meses. ¿Parece demasiada precaución, verdad? pero es el tiempo en que estos microorganismos necesitan para hacernos 'la vida imposible'. Para terminar, lo mismo ocurre con cepillos del cabello que nos recomiendan lavar dos veces por semana y sustituirlos cada 10 meses.

¿Qué opináis de todo esto? Además de sentir deseos de cambiar de tema porque os pica todo el cuerpo...;)
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos