comunidades

¡Aquí algunas ideas para comenzar una vida en la España vaciada!

Irse al pueblo para llevar una vida más tranquila y más ecológica es un sueño posible.

A muchos se nos ha venido la idea de tirar para el campo, bien sea por el ahogo del encierro en las ciudades, porque ahora es más sencillo teletrabajar por la crisis económica o simplemente porque necesitamos cambiar de aires y volver de cierta forma a encontrarnos con nuestras raíces.

Y es que, si bien el campo o el pueblo tienen sus limitaciones, también es cierto que brinda nuevas oportunidades para emprender y vivir de forma más ecológica.

Pero, esto de vivir en un pueblo o zona rural no es para todo el mundo, requiere valor y sobre todo amor. Habrá que aprender nuevas actividades y adaptarse a un estilo de vida sencillo y con mucho contacto con la naturaleza

La España vaciada es un tema urgente de resolver, los pueblos y campos son parte de nuestra historia, pero también es nuestro legado

Actualmente existen diversas asociaciones y plataformas online dedicadas a ayudar a personas interesadas a encontrar pueblo como Vente a vivir a un pueblo, que impulsa residir y trabajar en municipios españoles, o Ruraltivity, que ofrece contenido formativo y apoyo para el autoempleo rural. También Proyecto Arraigo y Repueblo cuyo objetivo es unir pueblos con familias, mejor aún si son emprendedoras. 

Incluso muchos de los ayuntamientos se están esforzando por mejorar los servicios para atraer familias, desde colocar conexión a Internet de buena calidad hasta incentivar el emprendimiento. 

Vamos al rollo, ¿cómo empezar una nueva vida en el campo?

Si vas a cambiar la ciudad por el pueblo, te convertirás en un neorrural, es decir, persona que empezará una nueva vida en una zona rural. 

Es importante antes de hacer maletas informarse muy bien del lugar en el cual se quiere residir, incluso pasar temporadas largas previamente, evaluar todas las posibilidades y oportunidades laborales, servicios, vivienda, escuela, etc. También, formarse, aprender nuevos oficios y técnicas que faciliten la adaptación en el campo y proporcionen complementariedad a la profesión que se tenga o al proyecto que se quiera en ese lugar.

También contar con buenos ahorros para comenzar y saberse administrar, porque si bien el costo de vida suele ser más económico en los pueblos, empezar un emprendimiento, o adaptarse a un nuevo estilo de vida, es un proceso que también demanda recursos. 

Es por ello, que aquí os dejo algunas ideas para vivir en una zona rural o pueblo, sacarle provecho sin morir en el intento.  

La idea más obvia es trabajar en actividades primarias. Es decir, producir alimentos. 

Para esto es necesario revalorizar la agricultura y ganadería, porque este oficio ha sido denigrado por mucho tiempo y se menosprecia. Sin embargo, la agricultura y ganadería y producir alimentos en general, es uno de los oficios más nobles y reconfortantes que existen. Requiere gran esfuerzo y dedicación, pero al mismo tiempo resulta apasionante. 

Producir alimentos ecológicos trae consigo un doble beneficio, mantener la despensa llena y llenar la despensa de otros de forma saludable. 

Si quieres irte al campo, lo óptimo es tener conocimientos previos sobre agricultura orgánica o procesamientos de alimentos como por ejemplo; saber hacer queso o mermelada. Para ello, toma algún curso, aprende todo lo que puedas sobre cómo tener una huerta o criar animales, y mejor aún, haz algún voluntariado o trabajo temporal en este sector primario. 

Estudia el terreno, la cercanía a zonas pobladas, la disponibilidad de agua, la vocación del suelo, etc. 

Quizá cultivar no sea lo tuyo, pero de seguro podrás ofrecer algún servicio, bien sea de logística, transporte, enseñanza, salud, hasta marketing digital rural (ya existen agencias de este tipo). La idea es que emprendas innovando algún servicio que vaya contigo. 

En el campo o pueblo, también se puede manufacturar, teniendo en cuenta el valor agregado de los productos de proximidad, o marcas Hecho en España. Las posibilidades son infinitas; cosmética ecológica, ropa ecológica, utensilios, muebles, cualquier cosa que se te ocurra. Y es que, si el pueblo está bien conectado con las grandes urbes, la manufactura resulta un buen negocio. 

Otra oportunidad es el ecoturismo, porque sí, el turismo rural sigue siendo una buena idea en España; alojamientos, recorridos y excursiones, organización de eventos, rutas históricas, cursos prácticos, son algunas ideas para emprender en este sector. 

Finalmente, ten en cuenta que integrarte al campo es un proceso, vívelo a tu ritmo, sin prisa y sin pausa, disfrutando y aprendiendo cada momento. 

Fuente: este post proviene de Gedésica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: VIDA

Recomendamos