Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Empresas conscientes

El pasado 29 y 30 de octubre, tuve el placer y el honor de compartir con Juan Cayuela, creador del método de Bioconsciencia, el curso “Dirección con Sentido”, en el CdT – Centro de Turismo de la Generalitat Valenciana – de Benidorm.

Era mi primera vez impartir este módulo de Bioconsciencia aplicada a empresas, y la experiencia fue muy gratificante y enriquecedora.

En Bioconsciencia tenemos un objetivo claro: ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

Para empresas hay unos módulos de formación, “Dirección con Sentido = Empresas Conscientes”, donde se destaca que el principal activo de una empresa es el capital humano.

El objetivo de estos módulos es crear empresas conscientes y mejorar la calidad de vida de las personas que componen una empresa a través de una Dirección con Sentido. Están formulados en base a las necesidades de los miembros de un equipo directivo y/o empresarios de esa organización, sea pequeña, mediana o gran empresa, y con el fin último de ser, entre todos, más operativos y productivos en el trabajo.

En este caso, los asistentes al curso provenían de diferentes empresas dentro del sector turismo de la Comunidad valenciana, y había desde empresarios hasta recepcionistas, la mayoría eran cargos medios.

Fue un grupo maravilloso, muy motivado, con ganas de aprender para dar lo mejor de si mismos y tener recursos para ayudar a sus empresas a ser más conscientes y productivas, y algunos ya comenzaron a implementar lo aprendido al día siguiente del curso.

Como dice Juan Cayuela,

queremos que las personas aprendan con actividades que puedan experimentar para luego implementar en sus centros de trabajo.

Todos conocemos muchísimos casos donde la salud emocional, mental, física de una persona se ha deteriorado enormemente debido a las condiciones de su trabajo, a la dinámica, a los valores, al tipo de liderazgo en una empresa, en un departamento, etc.  Por ejemplo, larguísimas jornadas laborales incompatibles con una vida familiar, social o personal satisfactoria; falta de valoración y aprecio por el trabajo bien hecho, falta de objetivos claros, mala comunicación, actitudes tóxicas de jefes o compañeros, falta de profesionalidad, etc.



Cuando el empresario, directivo, sea consciente que una plantilla de personas felices y motivadas es una de sus mayores riquezas, y que es absolutamente necesario una buena comunicación y planificación a todos los niveles, la salud laboral y social habrá subido bastantes puntos.

Fuente: este post proviene de Escucha Tomatis y Terapias Naturales, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos