El Pegotiblog Idea guardada 9 veces
La valoración media de 6 personas es: Excelente

Hacer té de alcachofa, o cómo aprovechar la hortaliza al completo

Recetas para una vida sana

Hacer té de alcachofa, o cómo aprovechar la hortaliza al completo


La alcachofa es una hortaliza que proviene de la zona mediterránea, muy valorada desde hace siglos, y que esconde entre sus hojas toda una colección de nutrientes que son popularmente conocidas ¿te suena la dieta de la alcachofa?

No quiero venderte ninguna dieta, ni mucho menos. No soy nutricionista, ni pretendo hacerme pasar por ninguna. Pero como sabes, me gusta ir metiendo en mi vida una filosofía mas slow, y entre los cambios que estoy intentando llevar a cabo, está el de aprovechar al máximo los recursos. Y de eso trata precisamente esta entrada, de cómo una hortaliza, como la alcachofa, tan buena para el organismo, se puede aprovechar al máximo.

Si sigues leyendo, te contaré todo con más detalle

Lo primero, y si me lees desde hace tiempo, sabrás que me gusta que conozcamos algo más en profundidad el tema. Así que me he puesto a buscar información sobre las alcachofas, para no hablar por hablar.

Como te decía, popularmente se sabe que la alcachofa es un alimento rico en nutrientes, muy recomendado para las dietas. Pues sí, sus nutrientes (inulina, un carbohidrato que se metaboliza lentamente, minerales (fórforo, hierro, magnesio, calcio, potasio) vitaminas (B1, C y niacina)y la cinarina, una sustancia que facilita la digestión de las grasas y con un potente efecto diurético) hacen que tenga un efecto depurativo buenísimo. Además es rica en fibra, y tiene un valor calórico bajo (53 Kcal / 100gr). Vamos, que es el alimento ideal para incluir en una dieta equilibrada, y especialmente, si quieres perder peso. Pero ojo: no hace milagritos, que no se trata de ponerse cerdo comiendo y comiendo comidas grasas, pensando que luego se toma uno una alcachofa y las hace desaparecer como por arte de magia.... Ni mucho menos. Te ayuda a digerir las grasas, pero no las elimina.

Su sabor tiende a amargo, lo que puede hacer que no a todo el mundo le resulte agradable de comer. De hecho, yo he empezado a comerlas este último año, y obligándome a ello, hasta aprender a tolerar su sabor. Tiene una forma característica, bulbosa, y formada por escamas triangulares, que van superponiéndose capa a capa.
Hacer té de alcachofa, o cómo aprovechar la hortaliza al completo


Como te contaba al inicio, esta entrada va sobre aprovechar al máximo los recursos, y es que de la alcachofa se puede aprovechar todo, todo.

Lo primero y más recurrente: sus corazones, la parte tierna e interna del bulbo. Es la parte que se suele comer, tanto cruda como cocinada, en multitud de recetas. Es la parte más blanda y sabrosa.

Mucha gente tira el tallo de la flor de alcachofa, pero éste, si lo pelas bien (la parte externa puede tener algunas durezas y espinas) y lo hierves, por ejemplo, resulta un bocado carnoso y muy rico. A mi me gusta para añadir a una sopa de verduras, por ejemplo.

La última parte aprovechable (y así sería el 100% de la hortaliza) son las escamas externas, las más oscuras y duras. Estas hojas, al ser las externas, son gruesas y muy duras. Muy fibrosas. Ya que tienen que proteger el interior. Normalmente se suelen tirar, porque no se comen bien. Pero se pueden aprovechar perfectamente para realizar una infusión o té de alcachofa. Esta infusión es suave (con sabor a alcachofa) y saciante...y muy diurética.
Hacer té de alcachofa, o cómo aprovechar la hortaliza al completo


Cómo preparar té de alcachofa

Limpia las hojas externas de una alcachofa.

Pon agua a hervir (un cazo o tetera)

Añade las hojas al agua cuando esté hirviendo, y déjalas 10 minutos

Retíralo del fuego, quita las hojas del agua, y déjalo reposar otros 10 minutos.

Tómate una taza unos 30 minutos antes de cada comida, para notar su efecto saciante.

Puedes acompañarlo con un poco de azúcar o miel para suavizar el sabor.

Otra opción es poner la alcachofa entera a hervir, para cocinarla, unos 20 minutos. Pasado ese tiempo puedes sacar la hortaliza y comértela (como prefieras) y con el agua que ha quedado, usarla para hacer caldos o dejarla enfriar y bebértela como una infusión.

Normalmente es una infusión segura, que no suele dar problemas, pero investigando por la red he visto que no son recomendadas para personas con piedras en los riñones o en vesículas, alérgicas a alguno de sus componentes y embarazadas o mujeres en periodo de lactancia.

Mi experiencia

El primer sorbo, me resultó desagradable, ya que me esperaba un sabor más dulzón. Probé a dejar enfriar la infusión, y me resulta mucho más agradable de tomar, incluso me parece que sabe mejor en frío (para mi gusto). Con las escamas de dos alcachofas pequeñas, he podido hacer una tetera entera, que he metido en botella y refrigerado, para tomar a medio día o después de comer.

Me ha resultado suave y buena opción para tomar después de una comida más pesada, y puedo dar fé de su poder diurético. Además me ha gustado poder aprovechar la hortaliza al 100%, cosa que antes no hacía. Así que en general, ha sido positivo.

Y tú ¿te atreves con infusiones así?

Psst, psst

⤘ En los próximos días compartiré un especial de San Valentín con un imprimible ¡No te lo pierdas!
⤘ El sorteo de la Kawaii Box está cerrado, en breve se contactará con el/la ganador/a por correo electrónico.

⤘ También estoy trabajando en nuevos videos para el canal de Youtube y te contaré mi primer mes de experiencia con un Bullet Journal usado para la oficina.

¡No te pierdas nada!








Fuente: este post proviene de El Pegotiblog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Vídeo: 6 meses de Happy Planner

Este verano el blog está mucho más lento de lo normal ¿verdad? y es que entre alguna escapada, el bebé, la casa y el calor, apenas paso por el ordenador. Espero en breve poder cambiar esto y conseguir ...

Etiquetas: ecologicoslow life

Recomendamos

Relacionado

Aromaterapia aceite de romero beneficios ...

Cómo hacer aceite de romero casero y aprovechar sus beneficios

Cómo hacer aceite de romero casero y aprovechar sus beneficios El aceite de romero es uno de los aceites más populares gracias a a sus diversos beneficios para la salud. En primer lugar vamos a aprender a hacer aceite de romero, veréis que es muy fácil, y después veremos algunas formas de usarlo para aprovechar sus beneficios. Cómo hacer aceite de romero casero Lo primero que debemos hacer es herv ...

Cómo hacer Gel de Aloe Vera

Hacer gel de aloe vera en casa, es realmente útil y sencillo, el único ingrediente necesario es una planta de aloe vera madura. Es muy útil para aplicar sobre cortes, heridas, quemaduras y cicatrices, además es un ungüento ideal para humectar y refrescar la piel reseca. Es una planta fácil de mantener en el hogar, tanto en interior como exterior, precisa poca agua, algo de sol pero tampoco mucho, ...

Casa Estilo de vida Relaciones ...

CÓMO CONVIVIR CON MAXIMALISTAS SIN RENUNCIAR AL MINIMALISMO

El minimalismo es algo a lo que se llega por voluntad propia: por una mudanza exhaustiva, un período de cambio personal o algo tan sencillo como una reflexión sobre el lujo y la necesidad. El camino hacia el minimalismo es, pues, una jornada muy personal movida al ritmo de tus propios cambios. Qué profundidad para empezar un post sobre cómo lidiar con compañeros de piso maximalistas ¿verdad? En re ...

cosmestica costura extras ...

Páginas esenciales para hacer un poco de todo

Empezar una vida eco requiere paciencia, curiosidad y maña. Esa maña que cada vez más, tristemente, hemos ido perdiendo. Si alguna vez habéis querido hacer un DIY, pero no teníais ni idea de como enhebrar una aguja, o soñáis con tener un huerto urbano, pero no sabéis cómo hacerlo, hoy comparto con vosotros una serie de páginas web que os servirán de guías para seguir adelante en vuestra aventura. ...