comunidades

Más allá de Canarias: Los volcanes de España que seguro no conocías



Con la reciente erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, vale la pena echar un ojo a las regiones volcánicas para descubrir dónde se encuentran los volcanes de España y cuáles son sus particularidades.

Muchos de ellos se pueden visitar, y en algunas ciudades se han rodeado los cráteres, casi sin percibir su presencia.

En España hay más de 100 volcanes, originados en diversas épocas y enmarcados en el Rift, una fisura en la corteza terrestre que va desde Marruecos hasta el norte de Europa generada por la fricción de las placas tectónicas europea y africana. Dicha fisura pasa por el levante peninsular con una ramificación en Ciudad Real.

Por otro lado, los volcanes de las Islas Canarias se deben a un punto caliente en el interior de una placa oceánica, situada en el contacto con el continente africano.

Los volcanes más conocidos de España son los que se encuentran en las Islas Canarias:

6 en Fuerteventura

10 en Gran Canaria

11 en Tenerife

1 en La Gomera

10 en La Palma

5 en Lanzarote

1 en El Hierro Actualmente Canarias es la única zona de riesgo volcánico elevado en España y las islas de La Palma, Tenerife y El Hierro las de mayor actividad, según indica el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

 

Las 4 zonas con más volcanes de la península de España

De norte a sur, encabeza la lista Gerona, en la comarca de La Garrotxa donde se encuentra el Parque Natural de la zona volcánica del mismo nombre.

Se considera una zona latente de actividad, aunque desde hace miles de años no se haya registrado ninguna erupción.

Cuenta con más de 40 conos y 20 coladas volcánicas que se pueden recorrer y de los cuales destacan el volcán de Santa Margarita y el gigante del Croscat, con un cráter de 160 metros de diámetro que lo convierte en el más grande de la península.

Este último tiene la particularidad de estar cortado longitudinalmente (huellas de una minería del pasado) en el que se puede observar cómo es un volcán por dentro.

Además, en medio de la ciudad de Olot se encuentra el Montsacopa, con un cráter de 120 metros de diámetro que se alinea entre los volcanes Mopntolivet y de la Garrinada.

Le siguen los volcanes de Valencia de las Islas Columbretes donde resulta evidente la forma circular del cráter, frente a la costa de Castellón, en el que según algunos estudios hubo actividad hace unos 300.000 años.

Otro en Cofrentes, situado en el cerro de Agrás, a unos 500 metros de altitud y próximo a la central nuclear del mismo nombre, donde además el castillo de Cofrentes fue construido sobre una chimenea volcánica y se puede disfrutar de un baño en aguas termales.

Por otra parte, en Picassent, sólo hay rastros de material volcánico, pero no del cráter.

En Almería y Murcia se encuentra la zona volcánica más extensa que abarca la Isla de Alborán, Cabo de Gata, Níjar-Mazarrón, Murcia y Cartagena.

 

Gata-Níjar: El Geoparque por la UNESCO

Bajo el mar de Alborán existe una extensa área magmática, donde hace millones de años hubo actividad volcánica. En que el parque Natural Cabo de Gata-Níjar devela como la mejor representación volcánica de la península.

Gata-Níjar un museo al aire libre, en el que las rocas volcánicas toman mil y una forma caprichosa. Es el conjunto volcánico más complejo de la península ibérica, declarado Geoparque por la UNESCO por su alto valor geológico.

Cuenta con volcanes submarinos y en superficie, domos de lava, como el Fraile y el Fraile chico, y las calderas volcánicas, como la caldera del Plomo o la de Majada Redonda.

Por último, en Castilla-La Mancha, concretamente en Campos de Calatrava, en Ciudad Real se encuentran los vestigios de 350 volcanes de España, entre ellos el volcán del Cerro Gordo, situado entre Granátula y Valenzuela, o el de Columba, abarcando un área de 5.000 kilómetros cuadrados.

Debido a una actividad en la que se evidencian dos tipos de vulcanismo intercalados de erupciones explosivas con efusivas, el Campo de Calatrava tiene la particularidad de que 75 % de los cráteres son hridromagmáticos, es decir, cráteres que se originaron por el contacto de la lava con una capa importante de agua subterránea.

Esto hoy día dan lugar a los mares o lagunas volcánicas de poca profundidad que sostienen gran diversidad biológica.

De este campo son característicos los Chorros, hervideros y fuentes agrias, que se producen como consecuencia de las emanaciones de dióxido de carbono acumulado en el interior de la tierra.

No hay que salir de Ciudad Real para observar estos cráteres, puesto que el urbanismo se vierte entre 4 de ellos.

Fuente: este post proviene de Gedésica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: vida

Recomendamos