comunidades

EL OTRO MÉXICO: LA POSICIÓN ACTUAL DE LA MUJER Y EL FEMINISMO (BREVE HISTORIA DEL MOVIMIENTO SOCIAL)


Fuente: El sol de Torreón

El género femenino a lo largo de la historia siempre ha permanecido en medio de las decisiones que los hombres han dirigido, y justo por este motivo, las mujeres empezaron a dar pequeños pasos en el “feminismo” a través de movimientos sociales con mujeres “rebeldes” que buscaban la emancipación tanto social como sexual sobre el vinculo con los hombres, de esta forma, el discurso femenino recae sobre la opresión, la violencia, la segregación y la discriminación, dando en cada nueva generación de mujeres, un granito de arena a la humanidad, y sobre todo a su historia.

Resulta interesante estudiar estos procesos desde la perspectiva de género, pues nos da un distinto enfoque a como si lo viéramos como un simple acondicionamiento social en la historia del ser humano. En cuanto a México y la retrospectiva que se hace, se encuentra que la verdadera liberación de la mujer, y en donde podrían haber alzado su voz, es en la segunda mitad del siglo XX, ya en la tercera ola feminista, y claramente se debe a la posición machista patriarcal, mejor dicho, una cultura tirana con la que el país se ha consolidado y este proceso ha creado una esfera de contrastes entre la aceptación del nuevo poder de la mujer y la misoginia involuntaria, en otras palabras, la nueva posición del sexo femenino, se debe a grandes movimiento realizados con anterioridad, que más tarde se plantearan en el texto, sin embargo es importante, retomar, que hoy la mujer mexicana ya no es la misma que hace cien años, envuelta en medio de una revolución con precisas obligaciones y deberes, sino que se engloba con el término de independencia en todos los aspectos.
Por otra parte, los estudios de género siempre han sido enfocados de mujeres para mujeres, pero para mi es importante ver el contraste con la posición masculina, por esta razón, el tema del feminismo en el México contemporáneo se me hizo vital para entender nuestro presente, no solo de las mujeres sino de la igualdad de obreros, campesinos, homosexuales y otras concepciones que la globalización nos ofrece. Entonces, primeramente quiero ofrecer un reencuentro histórico y posteriormente analizar cómo fue el proceso de asentamiento y claramente de aceptación en el contexto nacional, todo esto a través de cinco artículos de revistas actuales, que estudian desde los principios del siglo, hasta las nuevas tendencias de acoso que se han hecho virales, intentaré tener una posición neutral, únicamente explicando y no justificando ninguna causa por parte de los dos géneros que se abordan en este texto, sin discriminación hacia las demás identidades que son pieza fundamental, pero la “lucha” que se enfrentó, fue una bilateralidad vivida entre los dos primeros.

Siempre que hay una opresión, existe una reacción a dicha posición, en este caso, las mujeres a inicios del siglo anterior, como lo menciona Izaguirre Fierro, no estaban siendo sometidas, sino que cumplían con su “rol” social del contexto, pero al mismo tiempo hay que entender, que existía una dualidad con los intentos por empezar una globalización, sin embargo, en el país se apostó por una sociedad agrícola y por un México rural, entonces, esto provocó que de alguna manera las mujeres siguieran el camino que se les había enseñando por siglo anteriores. Posterior a la revolución, con una sociedad sensible, el hombre volvió a tomar las riendas e hicieron poética la idea de una mujer recatada y bajo un protocolo de ser madre, de cuidar la casa, de lavar, de hacer el que hacer del hogar y atender a sus hijos y principalmente a su marido, ese retrato fue el causante de que las mujeres más “rebeldes” quisieran tener su propia independencia, y ellas empezaron a exigir presencia en el campo, una igualdad, en la integración de sus derechos y por el momento social individual que con el paso del tiempo, empezó a ser mas visible, y ya no solo era de índole social, sino que también económico y político.

La realidad era que las mujeres que alzaban su voz, no sabían como tal que eran feministas, sino que lo mismo qué pasó en Europa cien años antes, en México, apenas se estaba difundiendo, y bien lo retoman María Inés y Ana, pues únicamente era una bomba de tiempo, para que las mujeres se dieran cuenta que habían normalizado la opresión, y que en cualquier momento podía estallar ese silencio, sin embargo, existieron muchos paradigmas –hablando económica y políticamente– al rededor del mundo, que se “congelo” el tiempo, y los avances del sexo femenino se dieron muchísimo más lentos en el territorio mexicano.

Ahora bien, es importante tener en cuenta la educación en México, para entender porque las mujeres universitarias, como lo dice Serret, son las que mueven a las demás, puntualizando primeramente su clase acomodada, seguido de tener el privilegio de estudiar la universidad, es decir, por ser una “ilustrada” de su tiempo. Dicho de otra manera, México estaba en medio de una crisis, el país seguía siendo rural, y por tal motivo, la mayoría de las mujeres, a parte de ser mujeres, son pobres e indígenas y el peso para ellas no solo recae en la opresión, sino también en la discriminación y un daño moral, el cual no permite que ellas tuvieran un discurso sólido. Ahora sabemos que es determinante, que las mujeres más acomodadas, levantaran un movimiento, al menos como mujeres, porque entre los otros factores, la distinción entre una y otra, se hace visible, pero entre otras cosas, se otorga el voto y ocurre un parteaguas en la historia femenina.

Llega el sexenio de Díaz Ordaz, y los movimientos estudiantiles y de obreros contra un gobierno opresor, estallan, y hay un retroceso en lo que hasta ese tiempo se había pensado sobre el poder de las universitarias, pues en realidad no existía, y tampoco tenían el apoyo del Estado, habían permanecido en medio de una utopía, la cual le convenía más al gobierno, que al mismo género femenino, obviamente. Pero retomando el camino, el 2 de octubre de 1968, hizo que México se transformara, que fuera consciente y que el poder representado por un hombre quisiese ser revocado, de esta forma, nace como tal un movimiento feminista, el cual adopto primeramente una posición radical que fue moldeado a la idea de igualdad.

Para los setentas, se crean tres grupos feministas, Mujeres en Acción Solidaria, Movimiento Nacional de Mujeres y Movimiento de Liberación de la Mujer, fueron tres vertientes que formaron los pilares de lo que hoy conocemos como movimiento feminista. Hablando del clima, México empieza abrir sus puertas al capitalismo, se sexualiza la imagen de la mujer –liberalmente hablando– y se crea un mercado para la seguridad sexual y mientras en el mundo ocurren estas cosas, en el país, se toma de la forma más conservadora, pues la sociedad aún no esta preparada para que una mujer disfrute de su sexualidad libremente, ni tampoco para que entren en vigencia los abortos, entonces, la clase más tradicional, ve a estos movimientos sociales, como una rebeldía y una contraposición a lo ya establecido, y en su parte, estas mujeres crean el lema “lo personal es político” como una referencia a que deben ser escuchadas y consideradas. Es prudente agregar, que México iba evolucionando, y que el territorio era complemente político, así es como García agrega que, en realidad, las mujeres no odiaban a los hombres como tal, sino que le adjudicaban una cara a ese poder, y esa cara era el hombre, de esta manera, principalmente más que ser un movimiento feminista, era un movimiento para derrocar el poder y se debe entender así, porque fue un fenómeno que no nació como tal, pero que si evolucionó a como lo conocemos ahora.

Y en cuanto a los grupos que se crearon de mujeres, estos, en sus primeras tareas, revisaron los libros de texto gratuitos y denunciaron las imágenes que sexualizaban a la mujer, esto concentró fuerza para poder manifestar su lucha al aborto libre y gratuito, y sucede, que los partidos de izquierda comienzan a simpatizar con estas decisiones, nuevamente con un sentido más político que social, posteriormente los partidos de centro se integran y las mujeres vuelven a creer en un lazo de apoyo con el Estado, sin embargo, ese apoyo seguía sin existir.

Por otro lado, gracias a los constantes movimientos, los demás grupos de identidad se comenzaron a reforzar, comenzaban a darse nuevos términos en la perspectiva de género y a visibilizarse la fuerza de unos con otros. No solamente, el feminismo crea nuevos espacios para que las mujeres se sintieran identificadas, sino que, crearon una lucha activa, abrieron un contraste político e hicieron que poco a poco la sociedad cambiara su idea de igualdad, entonces, en el país, se vuelve un fenómeno, porque de cierto modo es intangible, es individual y colectivo, pero que transforma, no se trata de una institución, sino de una corriente. García en su articulo nos deja en claro que el movimiento feminista es un movimiento que lucha por la destrucción del capitalismo, no en el frente económico, contra la explotación, sino en el frente del deseo contra el poder y la opresión.

En el tiempo actual, la lucha sigue vigente y constante, ahora se reconoce como tal el feminismo, y se han integrado políticamente a las mujeres en su agenda, ya sea, de forma directa o indirecta, pero aun así, el comportamiento masculino ante las mujeres, han creado otras vertiente de acoso y represión, como lo menciona Lamas en su texto El acoso y el #MeToo, el cual nos explica, porque es acoso y cual es la verdadera batalla de las feministas, hacia el poder con el que juegan los hombres y llegan a manipular a otros y otras, no se trata tampoco de normalizar conductas que siempre han existido, sino de explicarlas y entender que el doble sentido sexual se atribuye a los hombres principalmente, pero no inclinándose por el machismo. Las repercusiones en las conductas femeninas son contundentes, pues ellas mismas dejan de hacer, ser y se ven en vueltas en el mismo protocolo de hace cien años, pues como se menciona, las recatadas, siempre dicen que no... al principio. Realmente debemos cambiar este tipo de mentalidades, a través de la educación y la cultura, entender que las mujeres ahora disfrutan de su sexualidad y que el capitalismo solo ha creado contrastes sociales y ha hecho un objeto sexual a las mujeres. Es claro como la globalización ha abierto nuevos paradigmas para contar la historia y luchar por conductas reprimidas, que ahora nos encontramos frente al fenómeno de libertad, el cual toma su rumbo dependiendo de la educación con la que creció quien la ejerce, de esta manera, es importante mantener un equilibrio y educarse con los nuevos términos, y saber que feminismo no es lo mismo que misandria, y que la soberanía tampoco es símbolo de libertad.

Como ya se analizó, la historia de las mujeres en México comienza por una serie de inconformidades que se habían normalizado en un contexto machista, al principio del fenómeno, no fue como tal un movimiento, sino una lucha personal, y si se hablara colectivamente seria de mujeres blancas, universitarias y de clase media, sin embargo, el contraste racial en México es evidente, y la lucha se disminuyó cuando se dieron cuenta que más de la mitad de las mujeres para aquella época no cumplían con los requisitos que ellas había impuesto, ahora vemos, que la represión no vive en sí en un género, sino en el poder, que destruye mentes y almas, que ayuda a las disparidades sociales y políticas. A la par, se dieron cuenta de que mientras en Europa las mujeres ya gozaban de derechos, en México y en su presente, estaban muy atrás, y en su intento de difundir, academizaron el contenido, pero nuevamente para clases que pudieran pagar una universidad, entonces, el feminismo ha sido restringido y mal difundido, puedo decir que hasta confundido y mal interpretado, acusándolo de ser hembrista y comunista, sin embargo, la realidad es que es un fenómeno abstracto que se adapta a cada necesidad y que a lo largo de la historia, ha ayudado pero al mismo tiempo ha destruido.

Por otro parte los artículos consultados, explican que en México se consideró como una lucha constante contra el patriarcado (símbolo de poder) y el neoliberalismo (precursor de las desigualdades sociales) pero ahora, el rumbo ha cambiado, pues las mujeres buscan sus derechos a la par del hombre, buscan una emancipación social y una libertad sexual. Muchas mujeres han sido protagonistas de este movimiento, algunas vivas otras muertas, pero que a la par han ayudado a consolidar una nueva historia para las mujeres, para que hoy ellas puedan decidir su destino, sin una reprensión o sin la necesidad de rendirle cuentas a la sociedad, hoy ellas pueden elegir desde la idea de matrimonio, hijos y un hogar, hasta no tener hijos, estudiar y no aceptar la idea de monogamia, sin vivir en una constante sumisión por parte de los hombres. Por esto mismo, las mujeres en los setentas forman el pilar de la perspectiva de género, de la aceptación homosexual y de la integración de la diversidad cultural, ellas fueron quienes despertaron en los demás la voz que necesitaban y que hoy se ven resueltas.

Ahora bien, el México contemporáneo nos ofrece nuevas formas de gobierno, de identidades, de poder, de educación y, sobre todo, un nuevo paradigma sobre el feminismo. Esta concepción sobre la mujer, ha trazado en el país una reconstrucción sobre la igualdad de los mexicanos y las mexicanas, sin embargo, el contraste con las altas tazas de feminicidios y acoso, hablan sobre la escasa educación y cultura que se vive en el territorio mexicano, dicho de otra manera, antes de reformar una constitución o atender las necesidades o inconformidades que exigen las mujeres inconscientemente, se debería educar a ambos sexos, y no solo de forma escolar y cultural, sino sexual, que ayude a respetar al prójimo, a controlar el ego y entender que el poder no debería ser un instrumento de represión, sino de ayuda colectiva, con intereses que integren a distintas clases, etnias y géneros. La diversidad debe ser el punto de partida en la política y a través de esto, captar los cambios culturales y los procesos con los que la sociedad se siente identificada. Apostar por una educación de calidad, reduciría muchos aspectos negativos en México y el feminismo tomaría un nuevo sentido, a la par de la igualdad y libertad del ser humano.

BIBLIOGRAFIA

GARCÍA C, M. I., LAU J. A. (1985). “La lucha de la mujer en México. Un fenómeno descubridor (1970-1983”). Revista Secuencia. Núm. 01. P. 150 - 162. Recuperado de http://secuencia.mora.edu.mx/index.php/Secuencia/article/ view/97/88.

IzagUirre Fierro, R. O. (2017). “Un retrato de la mujer mexicana”. Revista La Colmena.México: UAS. Vol. 65. Núm. 66. P. 107-111. Recuperado de https:// lacolmena.uaemex.mx/article/view/5815.

LAMAS, M. (2019). “El acoso y el #MeToo”. Revista de la Universidad de México. México: UNAM. Núm: Género. Recuperado de https:// www.revistadelauniversidad.mx/articles/c29fd42d-23ca-4e0e- a427-35170303a906/el-acoso-y-el-#metoo.

OLIVIER, G., TAMAYO, S. (2016). “Mujeres en el activismo político. Resonancias biográficas del movimiento del 68”. Revista Secuencia. Núm. 97. P. 232 - 262. Recuperado de https://doi.org/10.18234/secuencia.v0i97.1375.

SERRET, E. (2000). “El feminismo mexicano de cara al siglo XXI”. Revista El Cotidiano. México: UAM. Vol. 16. Núm. 100. Recuperado de http://www.redalyc.org/ articulo.oa?id=32510006.

Fuente: este post proviene de Fractal Free, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡Hola! Al fin decidí publicar un poco más de mi. Sinceramente estaba dudando en hacer este tipo de posts, pero me di cuenta que en realidad este es un pequeño espacio del Internet para compartir lo qu ...

Por donde empezamos, ¿por regalar amor o por amarse a uno mismo? El otro día, estaba conversando con una amiga sobre este tema, y únicamente puedo pensar que, si tú no te amas nadie mas lo hará, con ...

En semanas anteriores aprendimos a como renovar nuestro closet y prendas, ahora es momento de poner creatividad y sacar a la stylist que llevas dentro para hacer los mejores outifts como toda una fash ...

Tenemos que decirle adiós al minimalismo y recibir con brazos abiertos al maximalismo, porque no solamente esta invadiendo todas las colecciones de las firmas más emblemáticas, también nuestros fashio ...

Etiquetas: lifestyle

Recomendamos