comunidades

Se pone en marcha el Laboratorio Nacional de Soluciones Biomiméticas para Diagnóstico y Terapia alrededor de Micro y Nanotecnología

2016



El equipo coordinado por Mathieu Hautefeuille, académico de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, recibió la aprobación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para poner en marcha el Laboratorio Nacional de Soluciones Biomiméticas para Diagnóstico y Terapia alrededor de Micro y Nanotecnología para Biología y Medicina (Lansbiodyt).

En 2016, con recursos económicos de ese organismo público descentralizado se creará un espacio que estará a cargo del universitario, quien trabaja con diversos grupos nacionales y de países como Irlanda, Francia y Estados Unidos.

El laboratorio se integrará por expertos provenientes de diversas partes de la República, concentrados en la FC. “Esta entidad universitaria es el lugar idóneo porque aquí coincide gente formada en ciencias aplicadas y básicas”, subrayó.

Entre los proyectos planteados destaca el desarrollo y microfabricación de sensores y dispositivos para usos biomédicos y electrónicos, así como microfabricación láser, fotónica y microinstrumentación.

La meta es crear dispositivos que necesitan materiales de origen biológico (de ahí el término “biomimético”) para resolver problemas médicos actuales de terapia y diagnóstico en México.

Lab-on-a-chip

Con nosotros, el Conacyt buscó apoyar una solución de impacto social, susceptible de llegar a la gente en poco tiempo: un lab-on-a-chip (el concepto alude a un laboratorio, que en este caso podría ser de sangre, en el que algo químico o físico-químico se pone en un circuito integrado), explicó Hautefeuille.

“Pero esos dispositivos suelen no ver la luz, ¿entonces de qué sirven? Lo que quiero es que esto vaya a donde se necesite, es decir, con los pacientes”, dijo el investigador.

Es preciso trabajar con esa visión, pero no resulta fácil porque lo que funciona en el laboratorio mediante tubos conectados con silicón frecuentemente no puede venderse o usarse en un nosocomio. “Por ello, desde el inicio nos sentaremos con médicos o biomédicos y escucharemos sus problemas y veremos cómo un físico, un biólogo o un ingeniero (o los tres en conjunto) pueden resolverlos”.

La idea es establecer un puente para comunicar a los laboratorios de ciencia básica y aplicada con los galenos y el paciente, que a fin de cuentas es la persona más importante. “Queremos conectar a este último con la tecnología de punta para facilitar su diagnóstico y cura”.

Somos un equipo transdisciplinario (no multi o interdisciplinario) e intergeneracional. El último aspecto es relevante porque hay gente que sabe en demasía, pero que ha perdido las ganas de probar nuevos diseños e ideas, mientras que hay estudiantes que quieren hacer mil cosas pero no saben cómo.

“Necesitamos aprovechar la experiencia de los primeros y el entusiasmo de las nuevas generaciones con lo que sabemos hacer nosotros, que no hemos recorrido un camino tan largo, pero sí logrado algunas cosas al aprovechar las nuevas tecnologías y conceptos que individuos más avezados han pasado por alto quizá por estar muy ocupados. Debemos hacer ver a los académicos de gran trayectoria que vale la pena probar algo nuevo y cambiar sus formas de trabajar”, refirió.
Si conseguimos esa configuración y trabajamos mucho lograremos un respaldo conformado por infinidad de integrantes de diversos perfiles y con un gran cúmulo de saberes. La finalidad es propiciar, generar, fomentar y coordinar nuevos proyectos, así como mezclar academia, el sector salud y la industria, apuntó.

“Yo podría crear un dispositivo láser útil en medicina, pero si no es agradable y fácil de manipular nadie lo comprará porque ignoro cómo vender un producto final; no obstante, la industria sí sabe diseñar artículos que gusten a la gente y hablar con la Cofepris para que puedan ser usados en el mundo real. Es preciso dialogar con todas estas personas desde el inicio y concretar soluciones ‘teranósticas’, es decir, de terapia y diagnóstico. Ése es nuestro objetivo principal”, concluyó.
Fuente: Investigación y Desarrollo

Fuente: este post proviene de Blog de biogea, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

2017 La última paloma pasajera (Ectopistes migratorius) murió cautiva en el zoo de Cincinnati (EE UU) en 1914. En la práctica, la que fuera el ave más abundante del planeta llevaba años extinguiéndos ...

Recomendamos

Relacionado

ambiental Animales Biodiversidad ...

2012 Un grupo de invertebrados conocidos como colémbolos podría fungir como evidencia del nivel de contaminación de los suelos debido a los hidrocabruros, de acuerdo con los resultados del estudio realizado por investigadores del laboratorio de Ecología y Sistemática de Microartrópodos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Departamento de Protección ...