comunidades

Ho´oponopono, el método hawaiano de sanación


Hace un par de días que mi querida amiga Rosa me llamó y, después de su impulsivo saludo, me preguntó:

- ¿Por casualidad no habrás oído hablar del Hoooo, Hooopooo,...?

+ ¿Hooponopono?, la ayudé a terminar la palabra que se le había encallado.

- ¡Sí! ¡Eso! Ya sabía yo que tu estarías enterada. ¿Porqué no me cuentas lo que sabes del Hooponopono? ¿Lo he dicho bien esta vez?

+ Lo has dicho genial, Rosa. Lo que yo sé del Hooponopono es que es una técnica de sanación de los Huna en Hawai y saltó a la luz gracias a un médico hawaiano, el Doctor Len...

- ¡Oye! ¿Qué quiere decir esto de Hooponopono? ¿Tiene traducción?

+ ¡Ha, ha! Rosa, eres muy impaciente. Sí, Hooponopono significa "corregir un error" o "hacer lo correcto" ("Ho" quiere decir "hacer" y "ponopono", "lo correcto").

- ¡Ah, vale! ¡Gracias! Sigue, sigue, que me interesa.

+ Pues como te decía, Hooponopono es una técnica de desbloqueo mental muy potente que se conoció gracias a la aportación del Dr. Len, como te he dicho antes.

Mira, resulta que un amigo psiquiatra del Dr. Len le llamó para pedirle ayuda. Este psiquiatra trabajaba en un centro dónde se encontraban recluidos unos hombres que sufrían algún tipo de desequilibrio mental, algunos incluso habían llegado a cometer delitos de sangre. En ese centro y debido a los antecedentes criminales de los reclusos, el personal que trabajaba cambiaba a menudo.

El Doctor Len se ofreció a colaborar con su amigo. Le pidió los expedientes de los reclusos para sanar a estos hombres.

- ¿Y lo hizo?

+ Si, aunque no de la forma que él propuso. El psiquiatra le explicó al Dr. Len que no podía sacar las fichas del centro y que él tendría que ir allí si quería tener acceso a las fichas de los presos.

Al Dr. Len le habilitaron un despacho en esa institución y allí, sin ver a ningún preso, realizó el proceso de sanación.

- ¿De verdad? ¿Y cómo pudo hacerlo?

+ El Dr. Len cogió expediente por expediente y empezó a sanar aquello que había dentro de él y que había contribuido a crear la enfermedad en cada uno de esos hombres. Y conforme el Dr. Len iba sanando esos puntos, los presos mejoraban.

Según esta técnica todas las personas somos responsables de todo lo que está en nuestra vida.

- ¿Qué? ¿Me estás diciendo que yo tengo la culpa de que alguien mate o robe a otros?

+ Rosa, ya sabes que no me gusta utilizar la palabra "culpa", yo prefiero siempre hablar de "responsabilidad". Y sí, si lo que ocurre en alguna parte te afecta, significa que de una manera u otra estás relacionada con ello y que, por lo tanto tienes una parte de responsabilidad.

Entiendo que en nuestra cultura esto es difícil de aceptar, siempre es más cómodo echar la culpa a otros de lo que ocurre. Asumir nuestra propia responsabilidad en este aspecto es un reto difícil.

Pero el caso es que los presos iban mejorando considerablemente conforme el Dr. Len iba sanando aquello que había en su interior y que provocaba una enfermedad en el paciente. Esto lo hacía sin ver físicamente al paciente.

- ¿Y qué hacía?

+ Bueno, mientras tenía la ficha de cada paciente delante de él, repetía lo siguiente:

"Gracias, Perdóname, Lo siento y Te amo". Y aquí está el quid de la cuestión. En amarnos, cuando nos amamos a nosotras mismas nuestra vida y nuestro estado interior mejoran muchísimo, por lo que nuestro entorno también mejora.

- ¿Gracias, Perdóname, Lo siento y Te amo? ¿A quién se le dice todo esto?

+ A la divinidad que hay dentro de cada una de nosotras. Ya sé que ahora te puede resultar difícil de entender. Pero te invito a probarlo. Aunque debo avisarte que las palabras hay repetirlas sintiéndolas y no como un robot.

Le das las "Gracias" por permitirte ver que hay cosas dentro de ti que todavía hay que sanar;

pides "Perdón" por aquello que hay dentro de ti que provoca esa situación; dices "Lo siento" por lo mismo y finalmente "Te amo", amas la divinidad que hay dentro de ti.

Amiga mía, esta filosofía afirma que los problemas nos existen realmente, si no que se encuentran dentro de nosotros mismos. Por eso, cuando sanamos nuestro interior, lo exterior mejora.

- Bueno, esto ya me lo has dicho antes. Pero, ¿qué sucedió con los internos del centro?

+ Pues mira, resulta que conforme el Dr. Len iba sanándose, los presos mejoraban. Mejoraron hasta tal punto que los que no habían cometido delito de sangre pudieron ser dados de alta y hasta los que era más peligrosos mejoraron considerablemente.

Fíjate si llegó a mejorar la situación en aquel centro que ya no había tanta rotación de trabajadores.

- Lo probaré por si acaso.

+ Hazlo y me cuentas cómo te ha ido. ¿Sabes? Pondré algunos vídeos de Youtube y algunos enlaces que hablan del Hooponopono y así podrás conocer más cosas sobre esta técnica de sanación.

Otras entradas relacionadas:

Vídeo sobre Hooponopono por Vivi Cervera en Youtube

Fuente: este post proviene de La riqueza del camino, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

En manos del destino

Un gran general, de nombre Nobunaga, había tomado la decisión de atacar al enemigo, a pesar de que las tropas de éste eran muy inferiores numéricamente a las suyas. El general, sin embargo, estaba se ...

Los beneficios de jugar

No creo desvelar ningún secreto si digo que el juego es una extraordinaria fuente de aprendizaje para los niños, ni tampoco si digo que jugar les ayuda a madurar y a interactuar con sus semejantes, y ...

Felices con quienes somos

Cuentan que una vez un rey paseaba por su jardín cuando descubrió que los árboles, arbustos y flores del mismo se estaban muriendo.El rei, preocupado, empezó a preguntarles qué les estaba sucediendo. ...

El lago helado

Una mañana nublada, dos niños patinaban tranquilos y contentos en un lago helado del parque de la ciudad donde vivían. Los dos eran muy buenos patinadores y aquel día competían para saber cuál de los ...

Recomendamos