La valoración media de 4 personas es: Muy buena

Potingueo: DESODORANTES. Reflexiones y etc.

Quiero empezar diferenciando un desodorante de un antitranspirante. El antitranspirante no es literalmente desodorante aunque sí es el motivo "de que no huela" pero es que un desodorante no tiene porque ser antitranspirante, y es lo que a mi me interesa.

Antitranspirante significa que no deja que sudes. Lo cual, si usamos la lógica, debe ser bastante perjudicial pues el cuerpo es una máquina precisa e inteligente y si transpira mucho o poco por las axilas será por algo. Si bloqueamos tal función, bueno no puede ser. Lógica aplastante, no?

Sudamos para regularnos la temperatura corporal entre otras cosas. Además que bloqueando el sudor y según con qué lo hagas, se puede provocar obstrucción de poros con los consiguientes quistes, bultitos y problemas que de no tratarse acaban infectándose o al menos, con dolor y un mal rollo por la preocupación.

Un desodorante quita el olor pero no tiene por qué impedir la transpiración, la sudoración.
El olor es el resultado de la digestión de las bacterias que proliferan de forma natural en nuestro cuerpo, que se alimentan principalmente de las grasas que se expulsan con el sudor.

Por lo que se podría decir... que el mal olor corporal son "los pedos de esos microorganismos llamados bacterias" , son las grasas digeridas convertidas en gases volátiles y supongo que de alguna forma también sus excrementos, aunque sean a nivel supermicroscópico, pues las bacterias son seres vivos, o no? jjjjj

Vamos a la cuestión... a no ser que sudes exageradamente por las axilas, lo peor es el olor y no el sudor en sí, verdad? Pues deja que tus axilas suden. Y con el ingrediente apropiado para regular el exceso de sudoración, no necesitamos más.

Hay que fijarse bien en la etiqueta del producto. Si pone 24 horas, o 48 (es peor), o antitranspirante... pásate a otro que sólo ponga deodorante. Es mi buen consejo de hoy.

Hace mucho que probamos la piedra de alumbre por aquéllo de pasarme y pasarles (a la family) progresivamente a la vida natural y ... al igual que "el jabón de la abuela" para lavar la ropa, a pesar de los múltiples halagos recibidos en tantas partes, no nos gustó.

A mi me resecaba muchísimo la piel de las axilas. Y al final del día tenía picores. Me irritaba, quizá por sequedad?. Los chicos de mi casa, pues menos mi madre todo son chicos, no les gustaba usarlo, no recuerdo bien por qué... pero ahí está, en un cajón del aseo.


Piedra de alumbre

Y probé con una formulita básica semi-líquida. Reutilizando los últimos botes roll-on con la esperanza de no tener que comprar nunca más pero... mi gozo en un pozo, pues en unos meses iba bien, pero a la que vino el invierno y el frío, la manteca se solidificaba y no "rulaba" por el roll-on. Pero tampoco era lo suficientemente duro para usarlo como deo en barra...


No tengo fotos del deo roll-on en cuestión, aunque tampoco se apreciaría todo lo que comento.
Esta "mala" foto corresponde al deo en barra que publicaré más adelante. No te lo pierdas!

Al final acabé usándolo sólo yo, aplicándomelo con los dedos, con una consistencia crema.

Y la verdad, una maravilla en eficiencia e hidratación! Sólo me faltaba encontrar la consistencia adecuada según la época o estación del año. Pero ya no volví a experimentar.

Ingredientes :

A ojo de buen cubero porque...
según la temperatura ambiente o las estaciones, tendrán que ajustarse las cantidades de cada uno de los ingredientes.

m. karité
(ingrediente mayoritario)

cera de soja
(según consistencia deseada)

aceite coco
(1 cucharada sopera)

ae salvia
(1 cucharilla café)

bicarbonato
(una cucharilla postre)

El karité ojo que es puñetero, se granula si hace frío y perdemos estética (bolitas blancas) y al derretirse te da sensación "axilas mojadas" pues es como si "se echara de más". Se podría usar otras mantecas pero son bastante más caras. No obstante tengo pensado intentarlo con ellas algún otro día.

Mucho he investigado por internet y mucha gente pasa con el coco + el bicarbonato y nada más. Pero yo lo probé y no me gustó, demasiado líquido y el bicarbonato no se disuelve. Imaginaos la sensación...
Quizá es que lo hice mal pero como el karité no tapona los poros, es hidratante y apto para todo y para todos, es la mejor opción para mi, de momento.

La cera de soja aquí es mejor que la de abejas, pues la de soja se funde a temperaturas más bajas y la de abejas, buff... te puede amargar la vida y mucho, sobre todo en invierno, pues se endurece y no hay quien pueda usar el roll-on ni na donde esté metido...jjjj...
La cera de abejas necesita temperatura alta para estar líquida.

Lo ideal quizá es usar emulsionantes, fabricados para estas cosas, pero yo quiero conseguir un producto lo más natural posible y aún estoy en ello... experimentando. Que éste no es el deodorante definitivo, pues como digo siempre, las texturas me traen de cabeza y llevo tiempo sin experimentar con deos roll-on.

El aceite de coco, sobre todo el virgen y ecológico, es superhidratante, regulador y antibacteriano.

El ae salvia es el más ideal y para mi, el imprescindible! para este tipo de producto porque regula la sudoración y además huele alimonado que siempre se agradece en esta parcela de higiene corporal. Por su aroma, sirve tanto para hombre como para mujer.

En el caso de elaborarlo para los chicos se puede añadir aceites esenciales de vetiver, cedro, ylang, menta, y muchos más! Unas pocas gotas para darle aroma a madera y más masculino.

El que me gusta para todo y no me canso de repetirlo es el de naranja. También la bergamota y la litsea cubeba, alimonados. Aguantan más y mejor el aroma a limón que el propio aceite esencial de limón, que suele oler a limón rancio. No lo aconsejo.

También son fresquitos los ae de menta, hierbabuena y la eterna lavanda.

El bicarbonato nos ayuda a evitar olores porque evita que proliferen las bacterias al mantener la zona alcalinizada (lo contrario del ácido que es el medio en el que se desarrollan las bacterias).

Lo que pasa es que el tío no hay manera de disolverlo en los aceites y se va al fondo. Y hay que agitar antes de cada uso. Se notan un poquillo las sales, el bicarbonato, y cuando se absorben los aceites ahí se queda, pero no molesta mucho ni mancha ni va cayéndose poniéndote en situación embarazosa. Pero es un incordio para trabajarlo, la verdad.

En agua sí se acaba disolviendo pero como yo quiero evitar poner agua porque entonces tenemos el riesgo fúngico (hongos) y el riesgo microbiano, no quiero meter agua por medio, pues los envases (reutilizados) son opacos, no se ve su interior y no controlas si hay un submundo vivo ahí dentro...jjj... se me entiende, no? ;P

En mi filosofía de "ser sencilla" sigo creyendo que para el verano, la fórmula estaba bien de consistencia para roll-on, sólo con los aceites, aunque parezca arriesgado por el tema "manchas en la ropa" pero yo apenas tuve problemas con mi ropa, se absorbía muy bien y a tiempo. Depende del tejido de la blusa o camiseta. Si es tela y no de punto, seguramente se manchará aunque un poco y se notará. El truco está en aplicártelo un rato antes de vestirte.

Pero para invierno seguramente le haría falta algo como un emulsionante para mantener el tipo correctamente, o sea, semi-líquido, ya que preferimos el sistema roll-on.

Hay que seguir experimentando.

Fuente: este post proviene de Sabó SA-BONÍSSIM __ Jabón sano-buenísimo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos