comunidades

8 formas de reducir el desperdicio en la cocina

La FAO estima que cada año se tiren alrededor de 1.300 millones de toneladas de comida, y la proporción generada por España se acerca a los 8 millones. Además de representar un despilfarro asombroso, esa cantidad equivale a unos 400 €/año perdidos en la basura por cada hogar, literalmente. Aunque la solución a este problema tiene que venir del conjunto del sector alimentario, involucrando productores, transformadores y el canal horeca, bajo el punto de vista del consumidor, el problema del desperdicio en la cocina se puede resolver. Gracias a los siguientes 10 consejos prácticos podrás reducir la cantidad de basura.

1 - Planifica

Tener en la cabeza las comidas que cocinarás a lo largo de la semana, y los ingredientes necesarios, te ayudará en limitar la compra impulsiva de productos que luego terminan caducando en la nevera.

2 - Haz una lista

Otra práctica muy sencilla para que tu planificación sea efectiva y no te dejes llevar por ofertas y reclamos de los supermercados.

3 - Prioriza el consumo

De todo lo que has comprado, empieza consumiendo lo que más pronto caduca. El orden típico sería el pescado, luego la carne, las verduras, el queso, productos envasados y las conservas. Puede ser muy útil organizar la nevera para que los productos a consumir primero sean los que están por delante de los demás.

4 - Mantén la despensa llena

Las conservas, la pasta y el arroz se suelen emplear como base en el consumo de productos más frescos. Tener siempre a mano estos productos nos ofrece muchas opciones para dar salida a esa calabaza que tenemos al fondo de la nevera.

5 - No exageres con el tamaño de los platos

Si tres parejas de amigos se juntan para cenar, y cada una lleva una portada, no prepares la tuya como para saciar los 6. Además, está científicamente demostrado que solamente necesitamos una pequeña cantidad de lo que ingerimos a diario. No hace falta hincharse tanto.

6 - Emplea las sobras

Un salteado de verduras se puede emplear el día siguiente como base para unas hamburguesas vegetales o como salsa para una pasta. De hecho, muchos ingredientes están más ricos el día siguiente, ¡no lo tires!

7 - Usa el congelador

Si algún producto fresco está en su límite, puedes congelarlo para que aguante más tiempo en perfecto estado. Lo puedes hacer tanto crudo que cocinado.

8 - Haz compostaje

Aunque en este caso podríamos considerar que sí estamos tirando la comida al cubo, pero lo estamos haciendo de una forma en la que los nutrientes vuelven a entrar en el ciclo de la naturaleza.

Fuente: este post proviene de Sostenibilidad y agroecología, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos