Ecología

Idea guardada 5 veces
La valoración media de 14 personas es: Excelente

Reutilizando CAFÉ



Desde hace meses, he intentado minimizar la cantidad de productos que utilizo por muchas razones. Primero que nada para simplificar mi vida. Segundo, muchos llegaban a vencerse y no había utilizado ni la mitad, pero como ya había pagado por ellos podían pasar meses o años hasta finalmente terminarlos. Además, todos los productos que utilizaba hace un año estaban compuestos de químicos completamente desconocidos y  dañinos. 

En la búsqueda de opciones más naturales y ecológicas, he intentado utilizar  ingredientes que ya tenga en casa. De esta forma, ahorro espacio y dinero mientras cuido de mí y el medio ambiente.

En esta oportunidad te quiero hablar del café. Los fines de semanas (que es cuando tengo más tiempo) aprovecho la borra del café como exfoliante facial y corporal y déjame contarte que además de dejar mi piel super suave me encanta porque:

1. Es natural y zero-waste
2. Prácticas tu creatividad, probando diferentes mezclas
3. Lo preparas en el momento, muy fácil y sencillo
4. En caso que no puedas hacer compost como yo, estas re-utilizando un desecho que de lo contrario iría a la basura
5. Es ecológico y evitas las dichosas micro partículas (microbeads) que para quienes no lo sepan, son partículas de plástico!

El café sobre la piel es un excelente activador de la circulación sanguínea y es conocido por sus efectos desintoxicantes. Adicional, ayuda a combatir la celulitis y elimina las células muertas e impurezas, dejando la piel mucho más suave y radiante.

Como exfoliante corporal siempre trato de probar algo diferente como por ejemplo borra de café con aceite de jojoba, aceite de coco, aceite de almendras, etc pero también puedes utilizarla sola o con un poco de espuma de jabón y agua. Adicional, se puede agregar unas gotas de vinagre de sidra de manzana, que ayuda a equilibrar los niveles de pH de la piel, contiene alfa hidroxiácidos que son poderosos para ayudar a eliminar las células muertas de la piel. Tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales que ayudan a prevenir las infecciones del acné y de la piel.

Como exfoliante facial no suelo inventar mucho para evitar alguna reacción alérgica, al ser la piel del rosto mucho más sensible y delicada. Siempre utilizo la borra del café, con miel de manuka y vinagre de sidra de manzana. La miel de manuka tiene niveles considerablemente más alto de enzimas que la miel regular y contiene flavonoides, antioxidantes naturales que mejoran la longevidad de las células de la piel, evitan el envejecimiento prematuro y protegen contra los radicales libres que son una fuente inagotable de destrucción celular. Puede ser un poco costosa, pero lo que se utiliza es tan poco que realmente le sacarás provecho al costo que pagaste. Además tiene increíbles beneficios y verás resultados al instante.

Espero que te guste este DIY, déjame en los comentarios tu opinión. ¿Sí lo has probado o tienes otro exfoliante natural que me recomiendes?

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El agua es vida: aprendamos a cuidarla

Hace casi 4 años vivo en Londres y no había pasado un invierno tan frío como este. Mientras el pasado fin de semana (casi a mitad del mes de marzo) hubo temperaturas bajo cero con sensación térmica de ...

¿Tienes una relación sana con las redes sociales?

Revisar las redes sociales forma parte de nuestra rutina diaria, como cepillarnos los dientes, bañarnos y comer. Muchos (y me incluyo) es lo primero que hacemos cuando abrimos los ojos y lo último que ...

10 resoluciones sostenibles para 2018

¡Feliz Año Nuevo! La llegada de un nuevo año siempre viene acompañada de una lista de propósitos, para los optimistas y soñadores un poco más larga y ambiciosa… para los enfocados y realistas un ...

PRIMERA R: RECHAZAR

Estamos tan absortos en la rutina, en la vida, en el corre-corre diario (sobre todo en una ciudad como Londres) que no nos detenemos un minuto a pensar en nuestro entorno, en las cosas que hacemos y e ...

Recomendamos