comunidades

Babosa moteada - Limax maximus - Asturias

Desde hace una buena temporada que tengo estas fotos para ordenar y esta mañana he estado adecentando un poco el disco duro, ya que me he levantado excesivamente temprano para ser un domingo... ya hace unas horas que borro, renombro y subo imágenes al álbum de clasificación de la fauna del huerto asturiano, a veces, debido al sol u otros factores, una tira fotos sin saber muy bien si saldrán como esperaba... el problema es que las guardo todas "por si acaso" y luego está aquello caótico y a rebosar de fotos repetidas y malas...

Hoy me complace presentaros a las hermosas babosas moteadas, Limax maximun que podemos encontrar resguardadas en zonas húmedas de semisombra, en mi caso en un tronco hueco que no recogimos el mismo día que cortamos:

Babosa moteada - Limax maximus en Asturias, España



Adjunto una imagen que os puede ayudar a la identificación de vuestras propias babosas moteadas:
Limax maximus variability.jpg

"Limax maximus variability" by John William Taylor (1845-1931; UK) - Taylor J. W. (7 November) 1902. part 8, pages 1-52. Monograph of the land and freshwater Mollusca of the British Isles. Testacellidae. Limacidae. Arionidae. Taylor Brothers, Leeds. page plate VI. (after page 46). Cropped and retouched by User:Snek01. Licensed under Public domain via Wikimedia Commons.
Conozcamos un poquito más sobre ellas,  ya que son unos animales muy bellos :)
Algunas babosas pueden medir hasta 15 cm de longitud. Al carecer de concha, como su primo hermano el caracol, necesita zonas muy húmedas para vivir y suele ser activa sólo de noche, aunque también las podemos encontrar los días lluviosos y nublados. El salir de noche también las protege de ser devoradas, aunque seguro que muchos depredadores nocturnos las aprecian como alimento.
Los Limácidos (Llimacos, Llimiagos, Llimiagus o Chimacus) muestran predisposición por las plantas en descomposición, por lo que dejando los restos vegetales de podas o limpiezas en el huerto, podemos obtener doble beneficio.
Todas las especies fitófagas y omnívoras presentan mandíbula. Su cuerpo se compone de las siguientes partes:
Esquema anatómico de una babosa, partes en las que se divide el cuerpo

Dibujo esquemático de una babosa: 1) cola; 2) manto; 3) tentáculos ópticos; 4) tentáculos sensoriales; 5) neumostoma; 6) pie; 7) quilla.
«Deroceras agreste drawing numbered» por Michal Ma?as (User:Snek01) - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY 2.5 vía Wikimedia Commons.
"Presentan en la parte media del dorso un pequeño «escudo» o «manto», bajo el cual se encuentra una plaquita caliza, rudimento de la concha, tan desarrollada en los caracoles ; a veces, esa plaquita se reduce a unos cuantos granos de carbonato cálcico. En el borde de dicho escudo y al lado derecho se abre el orificio respiratorio v la abertura sexual. La cabeza presenta cuatro tentáculos, retráctiles a voluntad del animal, comno en los caracoles; los de arriba, más largos, llevan en su extremo los ojos.
La base del cuerpo está formada por una gruesa capa muscular, a manera de suela o «pie» ventral, con zonas transversales, cuyas contracciones le sirven al limaco para la reptación; pueden también, fácil aunque lentamente, trepar y adherirse a los tallos, hojas, piedras u otros soportes.
Toda la superficie del cuerpo está cubierta por una materia viscosa que segrega la piel y van dejando en los sitios por donde caminan; cuando se seca, esta mucosidad o baba forma un aspecto plateado que indica la pista que han seguido los limacos.
Como los caracoles, las babosas son hermafroditas y se aparean para fecundarse mutuamente. Luego, cada cual hace la puesta de huevos bajo el musgo, o en otros sitios frescos; los huevos son redondos y relativalnente grandes respecto al tamaño del animal. El hecho de que todos los individuos pongan, explica la multiplicación de estos moluscos cuando encuentran condiciones favorables de humedad y abundante alimento."
Hojas Divulgadoras nº 14 - Julio 1965

 Autor: José del Cañizo - Ingeniero agrónomo.

Las babosas son una pieza fundamental en el ecosistema, son alimento para muchas especies y no se comen nuestros huertos para molestar aunque la creencia popular dice que se pirran por las lechugas, son en realidad animales omnívoros que pueden recurrir al canibalismo en casos de escasez extrema, es cierto que si en el huerto solo tenemos tierra y lechugas se comerán lo sembrado, pero si tenemos otro tipo de hierbas entre bancales o eras, lo más probable es que no molesten nuestros cultivos o como mínimo, no sean un problema. 
Babosa moteada - Limax maximus en Asturias, España


Si bien es cierto que pueden resultar una molestia hay muchas formas de combatirlas que es posible usar sin tener que recurrir a los venenos químicos que se venden bajo e engañoso distintivo de "mano de santo"... ya que este tipo de venenos son peligrosos no solo para las babosas, sino que también son muy peligrosos para gatos domésticos, perros, aves y otros animales que en principio no tienen porque molestarnos en nuestras tareas hortelanas. Por no hablar de los restos que quedan en la tierra en la que plantamos nuestros alimentos...
Unos sencillos trucos para combatir las babosas, algunos probados personalmente y otros en proceso de experimentación pueden ser:
Llenar un platito con cerveza, a los caracoles y babosas les encanta irse de juera mientras nosotros dormimos, a la mañana siguiente podremos recoger a los pegajosos beodos y dárselos a los patos, gallinas u otros animales omnívoros de corral, a los mios les encantan!
Un plato con sal también puede cumplir la misma función.  Supongo que la sal las deshidrata.
Esparcir una buena capa de ceniza alrededor de las verduras que queramos proteger, por lo que he leído en algún lugar que ahora mismo no recuerdo, al contrario de lo que se suele comentar (que los caracoles y babosas se quedan pegados en el polvo), lo que realmente hace efecto es el ph ácido de la ceniza, esto tiene sentido, pues con ceniza y agua podemos obtener lejía casera, y no creo que sea muy cómodo caminar sobre lejía, sobre todo cuando es tu propia baba la que reacciona en el proceso. Hay que tener cuidado con esta técnica, ya que si nos pasamos con la lejía podemos acidificar en exceso el suelo y hay plantas a las que no les gusta el ph bajo.
Otra opción es colocar entre los caminos del huerto tejas, baldosas o maderas viejas que ayuden a mantener la sombra y la humedad durante el día, así estos animales lo usarán como refugio y podremos encontrarlos al día siguiente en puntos específicos.
Podemos extender cola de caballo (Equisetum arvense) seca alrededor de las verduras que queramos proteger, además con este método, crearemos una capa de mulching que nos ayudará a combatir las malas hierbas.
Otro método de control es soltar en el huerto unos patos (que no estén muertos de hambre, porque si no lo devorarán todo) y que ellos se encarguen de la tarea de limpieza. Son adecuados los patos y no las gallinas debido a que estos no escarban la tierra.
Y como última opción podemos mantener nuestro huerto lo más variopinto posible, colocando por ejemplo un estanque; así además de contribuir con la biodiversidad ayudamos a la conservación de especies y ecosistemas naturales. Entre los depredadores de las babosas podemos encontrar a los erizos, sapos, culebras...Fuentes:

Wikipedia

Hojas Divulgadoras nº 14 - Julio 1965 

Autor: José del Cañizo - Ingeniero agrónomo.

Guía de las babosas ibéricas - José Castillejo.

Plantas compañeras del huerto ecológico

Sandra Lefrançois - Jean-Paul Thorez

Ed. La fertilidad de la tierra.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Receta: frixuelos salados o crepes

Hoy toca una receta asturiana, pero con modificaciones. Vamos a hacer frixuelos, pero en este caso salados y rellenos, uno de espinacas, ajetes y queso de cabra y el otro de jamón york y queso. Os pue ...

Receta: cuscús con verduras de temporada

Hoy toca una receta con una verdura de temporada que aquí en Asturias no es muy conocida, así que vamos a darle un poco de publicidad y animaros a todos a que la probéis, pues combina con multitud de ...

Flora espontánea de Asturias: Fumaria officinalis

La planta fumaria officinalis, crece a finales del invierno y principios de primavera sobre los campos en barbecho, bordes de caminos, zonas cubiertas de escombros, etc. Se le atribuyen interesantes p ...

Recomendamos