Carta de un cooperante 'Las mujeres nunca lloran en el Congo'

Por Pavithra Natarajan, médico de terreno, proyecto de MSF en Mweso, República Democrática del Congo

Recuerdo bien el día en que llegué a República Democrática del Congo, cruzando desde Ruanda. No podía creerme que el taxista me dejara en la frontera con un “creo que veo el coche de MSF al otro lado”. Y hacia allí que me encaminé, cruzando a pie por el fango, de un país a otro, con mi enorme maleta a cuestas. Una situación surrealista. A menudo me acuerdo de aquel día, en el que un paso tras otro me iban conduciendo a Congo.

Mweso fue mi hogar durante unos pocos meses. Mweso, en el este del Congo, concretamente en la provincia de Kivu Norte.

Durante esta mi primera misión en terreno con MSF fui responsable de los Servicios de Medicina Interna, Maternidad y Pediatría del hospital local, así como de la farmacia y de toda la logística relacionada con esta última, en total un equipo de 30 enfermeras, además de a otros seis médicos. Sumad esto a la supervisión médica del hospital, incluyendo la unidad de cuidados intensivos, y tendréis un resultado muy cuantificable: 20 llaves colgando de mi cinturón. Ah, también llevaba una radio.

Mweso es una aldea pequeña con una calle principal. Los demás “expatriados” (como llamamos en MSF a los trabajadores internacionales) pensaban que estaba loca cuando la llamaba “la calle principal”, porque no es más que una carretera de barro, flanqueada por casas de adobe, que a su vez están coronadas por techos de paja, todo ello animado por cabras. Y poco más. Pero a mí me daba una cierta sensación de normalidad. En comparación, el hospital es enorme. La gente venía de las aldeas de las cercanías, pero también de otras más alejadas, a veces hasta a seis horas de distancia caminando.

Las patologías, como médico que soy, me parecieron interesantes desde un punto de vista profesional, pero he de reconocer que la falta de medios de diagnóstico me descolocaba un poco. Nada de rayos X, claro, pero ni siquiera instalaciones para realizar cultivos. Al menos teníamos una máquina “FBC” para análisis hematológico, además de un microscopio de examen de deposiciones y urina, y podíamos realizar las pruebas de diagnóstico para la hepatitis B y C, la sífilis y el VIH. Eran habituales los casos de tuberculosis, malaria, neumonías, gastroenteritis, y ocasionalmente pacientes con cardiopatías, nódulos linfáticos masivos, y otros casos raros en los que, por muchas vueltas que les diéramos, no había forma de confirmar el diagnóstico.

Lo más duro para mí era la sala pediátrica, donde veíamos muchos casos de gravísimas quemaduras caseras debido a las hogueras en las que se cocina en el suelo de las chozas, y también neumonías, o diarreas resistentes a todos los tratamientos disponibles, detrás de las cuales a menudo se escondía algo mucho más serio aún, como tuberculosis o VIH. También tratábamos mucha desnutrición aguda entre menores de 5 años, y siempre, en todos, esa expresión de desinterés que caracteriza a los niños desnutridos: ni gruñones, ni agitados, simplemente... indiferentes, ausentes. Como si fueran en realidad mucho mayores.

Recuerdo un día concreto de ronda en el que teníamos ingresados a dos bebés gemelos de apenas un mes. Uno de ellos no llegaba ni a los 2 kilos 200. Piel y huesos, y una cara tan arrugada como la de un anciano. No sé si habréis visto la película de Brad Pitt “El curioso caso de Benjamin Button”, el tipo que nace anciano: a él me recordaba. Cuando estábamos a mitad de examen médico, su madre rompió a llorar. No es extraño para nosotros en estas circunstancias, pero en Congo es muy raro ver llorar a una mujer. Si tenemos en cuenta la cantidad de casos graves que teníamos en pediatría, y una tasa de mortalidad que llegaba a diez fallecimientos por mes, yo habría esperado ver muchas. Pero en todo el tiempo que estuve en Mweso, sólo vi llorar a dos.

“¿Por qué llora?”, pregunté. “Le da pena ver a su hijo así”, me tradujeron desde el swahili. Pero no era una respuesta que me pareciera suficiente, ya os digo que no es habitual ver a mujeres llorando aquí. “¿Qué más ha dicho?”, volví a preguntar. “Dice que es la segunda esposa de su marido, y que desde que llegó al hospital, él no ha venido a verles ni una sola vez”. “Dile que no se preocupe, los hombres son todos unos impresentables”, le contesté en broma, para que se animara y relajarla un poco, y porque sabía además que la persona que estaba traduciendo, un médico congoleño jefe del servicio de Pediatría, se casaba un mes después. Él se rió, pero no quiso traducirme, diciendo que algunos hombres, como él, “son hombres buenos”. La otra médico congoleña que estaba con nosotros se acercó entonces a la mamá para susurrarle algo al oído. Y la mamá, de repente, rompió a reír. Un poco solo, pero algo era algo.

Más tarde, le pregunté a la médico congoleña qué le había dicho. Guiñándome el ojo y con sonrisa pícara, me contestó: “le he dicho: ‘tu marido es un bandido, voy a ir y le voy a dar’”.

Lo cierto es que al final nos olvidamos pronto de aquel pequeño momento de alegría y complicidad entre mujeres de tan lejanas partes del mundo. A la mañana siguiente, el pequeño había empeorado. Lo trasladamos a cuidados intensivos, pero murió poco después. El esquivo marido apareció entonces para llevarse a la mujer y al gemelo que aún vivía, sin duda para buscar a un curandero local. Si esa era su elección, no podíamos hacer nada.

Al final, mi estancia en Congo ha estado trufada de pequeñas historias como esta, algunas con final triste, otras con final feliz, como aquella madre con obstrucción del parto a la que compañeros no sanitarios habían recogido en un coche y al final dio a luz en pleno trayecto, mientras yo misma les daba instrucciones por radio... Y ahora que he terminado la misión, sigo sin poder quitarme de la cabeza cómo es vivir en un sitio como Mweso.

Fuente: LaRazón

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

desigualdad objetivos del milenio salud ...

Las enfermedades que no salen en los periódicos

La salud en África vuelve a ser titular en los periódicos, y una vez más, no es por ninguna buena noticia. Ha vuelto a detectarse un brote de ébola en la República Democrática del Congo, y aunque aún no se considera una situación de emergencia sanitaria internacional, es inevitable recordar la epidemia de 2014, que causó 11.000 muertes en el oeste de África. Desde que se detectó el brote, a primer ...

mujer salud violencia sexual ...

Denis Mukwege, y su lucha contra la violación como arma de guerra

El pasado 25 de mayo fue el día de África, y con este motivo queríamos destacar la figura del actual Nobel de la Paz, Denis Mukwege, de origen congoleño, que ha recibido este galardón por dedicar su vida a luchar contra el uso de la violación como arma de guerra, y por ende, por defender los derechos humanos y los de las mujeres. Aunque su aspiración era reducir la mortalidad materna, Mukwege acab ...

igualdad y derechos sociales derechos humanos infancia ...

Contra el reclutamiento forzado de niños y niñas soldado

Hoy se celebra el Día Internacional contra el reclutamiento forzado de niños y niñas soldados, también conocido como Red Hand Day. Un problema que afecta directamente a los derechos humanos de los más pequeños e indefensos. Aunque no hay cifras exactas, Naciones Unidas calcula que en el 2012 había menores reclutados en 17 países, como Afganistán, Malí, Yemen, República Democrática del Congo o Sudá ...

uncategorized

Equipo de refugiados en las Olimpiadas 2016

En medio de críticas sobre problemas de la ciudad para acoger los Juegos Olímpicos de 2016, Río de Janeiro, ha estado recibiendo a cientos de miles de personas para los primeros Juegos de Verano albergados en el Suramérica. Los atletas de todo el mundo han estado entrenando y participando en las pruebas olímpicas para ser premiados con las preseas y diplomas olímpicos. Este año, por primera vez en ...

igualdad y derechos sociales

Afganistán, el país más peligroso del mundo para las mujeres

Según un estudio de la Fundación Thomson Reuters, Afganistán es el país más peligroso para las mujeres, seguido de la República Democrática El Congo, Pakistán, India y Somalia. No es una novedad que las mujeres tengan restringidos sus derechos, si es que tienen alguno, las prácticas culturales y las leyes tienen a la mujer totalmente submisas y dependientes de los hombres. Las mujeres que intentan ...

igualdad y derechos sociales angelina jolie solidaria por los derechos de la mujer en zonas de conflicto ...

Angelina Jolie, por los derechos de la mujer en zonas de guerra

Angelina Jolie, embajadora de buena voluntad de la ONU para refugiados, sigue su lucha a favor de los derechos de la mujer en zonas de conflicto y en contra de las violaciones de guerra. La violencia sexual es usada muchas veces como arma de guerra de los grupos del este del Congo, país que ha visitado recientemente la actriz. En su visita al Congo, se ha reunido con varias víctimas de agresiones ...

igualdad y derechos sociales arte cultura ...

Mujeres en el Sistema del Arte

Con ocasión del Día Internacional de la Mujer, la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura organiza cuatro mesas redondas que abrirán la reflexión sobre la situación de las profesionales en el sistema del arte. La Asociación de Mujeres en la Artes Visuales (MAV) se encarga del comisariado de la actividad y, bajo el título de Mujeres en el Sistema del Arte, pl ...

igualdad y derechos sociales mujeres haití mujeres haití olvidadas ...

¿Quién se acuerda de las mujeres de Haití?

Según el último estudio de Human Rights Watch (HRW), tras el terremoto que tuvo lugar en Haití en enero de 2010, las mujeres y las niñas forman el grupo más vulnerable. Las causas son la escasez de servicios sanitarios materno-infantil y al aumento de la violencia y las violaciones. Sin embargo, parece ser que son las grandes olvidadas y tal y como señala el título de este informe “Nadie se ...

igualdad y derechos sociales mapel mujeres ejemplares ...

Pulseras solidarias para las mujeres de MAPEL

Hace tiempo os contábamos en qué consiste la iniciativa MAPEL (Asociación de Mujeres Emprendedoras de la Península de Santa Elena), llevada a cabo por Ayuda en Acción para seguir intentando eliminar las desigualdades y ayudar a éstas mujeres a cumplir sus objetivos profesionales y emprender sus proyectos. Pues bien, ahora, Sarah Halioua, fundadora de Chancejoyas, se ha unido a ellos para diseñar u ...

Alfabetización de mujeres en Petit Korhogo

Las mujeres del curso de alfabetización que llevamos a cabo en Petit Korhogo han preparado una revista que recoge las actividades de curso, para explicar lo que hacen y para animar a otras mujeres a apuntarse, a perder la vergüenza y aprender. Durante 9 meses ( el curso acaba en enero) una media de 38 mujeres han asistido a las clases de lectura, escritura, cálculo y otras materias como edu ...