comunidades

Cómo un vestido de neopreno y "una noche en El Prado" me llevaron a Bodouakro

Mi experiencia con Bodouakro es muy reciente. Los Derechos Humanos siempre me han llamado la atención. Con diecinueve era voluntaria y trabajaba con niños. África, la descubrí cuando vi por primera vez “Memorias de África”, con siete. Esto puede resultar muy romántico y no lo es para nada porque ese descubrimiento me provocó un respeto enorme por el continente. África siempre estuvo ahí pero la miraba con impotencia: “¡Mamá! ¿Nadie hace nada allí? ¡Mamá! ¿Nadie ayuda allí?” con diez eran mis preguntas y claro a los que me rodeaban no les parecía muy normal…


Foto vía Estefi
Entro en Twitter en el 2011 y como en toda primera experiencia en la que no tienes ni (puta) idea, te dejas llevar por lo que hacen los demás. Hasta que empiezas a seleccionar por intereses: arte, periodismo (una de mis espinitas)… y aparecen tres personas en mi “vida tuitera” primero y en la 1.0 después que me redescubren África y los Derechos Humanos. Se enciende “la luz” y me doy cuenta de que en Twitter, África existe y existe mucho.

La crisis que todos hemos sufrido de una manera u otra me llevó a “chupar sofá”, a no salir mucho los fines de semana, a ver mucha tele y a comentarla vía Twitter. Esto es un ejemplo de cómo empecé a forjar mi fama de borde en la red social.


Foto vía Estefi.
Un día de junio Cristina Saavedra pone esto: una visita nocturna al Museo del Prado, moría de envidia… pensé que lo del vestido debía ser un error, que alguien que tuitea sobre arte no puede tener tan mal gusto. ¡y no me equivoqué! ¡Uffff qué alivio! de verdad. Comencé a seguir a Cristina y mi “TL” tomó otro color; retuits y tuits sobre África, Derechos Humanos, fotografía (suyas y de otros)… todo empezó a transformarse y esa impotencia con la que miraba a África, con diez, se convirtió en ganas de ayudar aunque fuera desde aquí, pero ayudar. La jodía crisis no te deja ir a más hasta que en noviembre de 2014 fruto de una desgracia familiar, paradojas, mi crisis particular mejoró y lo primero que hago es querer colaborar con Cristina y su proyecto en Bodouakro, en Costa de Marfil. Lo poco que sabía era lo que había leído pero Cris me ganó. ¿Conocéis esa sensación que aunque compartas poco con alguien parece que la conoces de toda la vida?



Y en diciembre amadriné a Khoissan, una enana de diez, preciosa, con una de las miradas más tristes que he visto jamás, que cuenta poco pero lo agradece todo y eso llena, quieres más. Al menos que sus necesidades estén “casi” cubiertas. Descubres que detrás de Cristina hay una gran familia encabezada por Aidén que nos cuenta cómo van nuestros enanos en Bodouakro, nos implica, no nos deja en el olvido, no nos envía la foto y ya. Nos reúne y parte de la familia de Bodouakro (la otra parte está en Costa de Marfil) se conoce, comparte y toma la iniciativa siempre mirando a nuestro “NORTE” que está en el Sur.

No me enrollo más porque aburro pero esta familia marfileña es otro de los motivos por los que levantarse cada mañana tiene sentido. Ahora tengo a Bodouakro muy presente y no paras de dar vueltas en la cabeza para que surja una idea, que los otros cien niños que esperan padrino, lo tengan pronto y que los proyectos se mantengan por sí solos. Pero siempre estaremos ahí y no los dejaremos caer, seremos la cama elástica donde reboten.

Y así fue cómo un vestido horroroso que parecía de neopreno y una visita nocturna al Museo del Prado me llevaron a Bodouakro.

Gracias Aidén y Cris por abrirme la puerta e invitarme a entrar.

Estefi

Fuente: este post proviene de Bodouakro: érase una vez..., donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Bodouakro padrinos aniversario ...

Bodouakro va a cumplir un año, bueno, en realidad va a hacer un año que nos estrenamos en las redes sociales. Las últimas entradas que leeréis en el blog serán las reflexiones de las personas que han hecho posible que lo estés hoy leyendo y nos conozcas. Todo empezó en mayo del 2015 cuando celebramos una de nuestras comidas solidarias. Estábamos con los cafés y debatiendo sobre cómo podíamos dar ...

Bodouakro redes sociales Costa de Marfil ...

Soy madrina del 1er proyecto de Cristina en Costa de Marfil: Bodouakro. Desde hace unos años, que comenzó este proyecto de apadrinamientos, he visto crecer el número de solidarios que apoyan este proyecto, a la par que veía cómo crecían los proyectos que dirige Cristina, de la mano de un gran equipo encabezado por Aidén, en Costa de Marfil: colegio, comedor para todos los niños, escuela de alfabe ...

Bodouakro padrinos Costa de Marfil ...

La primera vez que supe de Bodouakro fue por casualidad, que es como suelen aparecer las cosas más especiales. Hacía muchos meses que buscaba viajes de voluntariado en África y una ONG en la que apadrinar, y nada más decidirme me arrepentí de no haberlo hecho antes: sentí que algo cambió desde aquella misma tarde en la que me di cuenta de que esto, que se supone que va de ayudar a los demás, te ay ...

Abiyán Bodouakro Casa África ...

Vivo en la desmemoria. Desde que, hace ya 7 años, se me virara la vida con un embarazo y naciera Miguel, lo mío es un formateado de disco duro interno y una feliz amnesia en la que me agarro a cuatro cuestiones logísticas básicas para que el niño no se me quede abandonado en la calle, coma, salga vestido y limpio de casa y duerma. Lo demás ha pasado a ser secundario. Partes enteras de mi vida ant ...

Bodouakro niños África

Dejo a Juanra y me voy a comer con María, una de las Marías de Bodouakro. Sí, tenemos cuatro. Os voy a contar un secreto: junto con Aidén es la avanzadilla, la que le acompaña a buscar restaurantes para nuestras comidas solidarias (la que cuando Aidén la avisa sobre un nuevo evento siempre dice si tú me dices ven, lo dejo todo y la que lucha igual que ella con los dueños de los restaurantes para ...

Bodouakro padrinos diecisietecosas ...

Gracias por una Comida de Padrinos Bodouakro solidaria, entrañable y divertida. Una comida de padrinos es siempre una comida de padrinos pero nunca es igual. Da gusto volver a ver a personas tan solidarias, venidas de toda España (Inma, Estefi, Xavi, Diego, Cristian...), echar de menos a otras que, en esta ocasión, no pudieron acompañarnos, conocer a los nuevos miembros de esta gran familia que es ...

apadrinamiento apadrinar Costa de Marfil ...

¡Las seis! ¡No llego! Me va a matar, lo sé. Pero lo hará después de darme uno de esos abrazos que una vez que los pruebas ya no te olvidas de ellos. Y es que hay gente que sabe abrazar… Miro el móvil: “- Guapa!! dd. estás?? -Llegando!! Lo prometo!!” Seis y media, llego a la terraza donde hemos quedado… “Me cago en la leche! Me ha vacilao! Qué capulla!” Aparece subiendo la calle partiéndose de ris ...

Bodouakro Saramago

Hoy he quedado con una de las incorporaciones más recientes que ha tenido nuestra familia. De padre gallego y madre francesa esta traductora hace literatura universal como decía Saramago: Los escritores hacen la literatura nacional y los traductores hacen la literatura universal. Hemos quedado en una terracita por La Latina allí donde hay Estrella Galicia bien fría y me da que va a ser una tarde l ...

Alegría Bodouakro elefantes ...

Esta entrada debería llamarse una charla con… pero mientras la escribía enseguida tuve claro que el título tenía que ser este. Pero ¡ojo! Encontradle el buen sentido… Anda leed porque me estoy liando y os voy a liar más. He quedado con un soñador, siempre tuvo curiosidad por saber cómo era el mundo, un emprendedor, un padrino que como bien nos define es un ser humano con conciencia, una persona no ...

Bodouakro padrinos ahijados ...

Teníamos muchas, pero que muchas ganas. Por fin, se celebró la Décima Comida de Padrinos de Bodouakro y se notó que hacía casi un año de la última. Daba gusto saludar a tanta gente solidaria que, a estas alturas, ya se han convertido en amigos. Esta vez el lugar elegido fue el restaurante El Coto del Casar, en la calle Corazón de María, 30, de Madrid. Hemos de agradecer a Andrés y a todo su equipo ...