Musa Frugal Idea guardada 14 veces
La valoración media de 23 personas es: Muy buena

El minimalismo es innato, el consumismo es adquirido

El minimalismo innato | www.musafrugal.com


Todos nacemos minimalistas. Imagina que eres un hombre primitivo en los albores de la humanidad. Vives en una pequeña tribu de cazadores-recolectores. Llevas todas tus posesiones materiales encima: tus herramientas para cosechar, un arma afilada y una piel que te abriga. Tienes donde cobijarte del clima y protegerte de la noche, el aire es puro, el agua es fresca y tienes el apoyo de tu tribu.

Cada mañana te despiertas con el canto de los pájaros y el calor del sol sobre la piel. Sales a caminar por el bosque que despliega ante ti un maravilloso buffet libre. En el arroyo nadan deliciosos peces, cuelgan jugosas frutas, bayas y paneles rebosantes de miel al alcance de tu mano. Te mueves por el terreno descalzo y con la agilidad de las fieras. Saltas de roca en roca, escalas acantilados, cruzas ríos embravecidos. Eres fuerte, ligero y rápido, tu cuerpo está preparado para todo.

Llegas a tu cueva por la noche agotado, después de explorar los misterios de los bosques. La cena junto al fuego te sabe a gloria. Duermes como un bebé, satisfecho y con abandono. Pasa el tiempo y encuentras un buen macho o hembra a quien unirte. Entonces, ya lo tienes todo. Te dedicas a vivir el resto de tu vida disfrutando de los dones naturales y enseñándole a tus hijos cómo tallar lanzas, recolectar bayas, pescar con sus propias manos o cosechar la miel de las abejas sin herirse. Tu vida es equilibrada, completa y feliz.

Fin.

Aunque parezca cosa de cuento, nacemos programados para subsistir de la abundancia natural y encontrar felicidad en las cosas simples de la vida. Pero la sociedad nos educa en la idea contraria desde muy pequeños. Nos inculcan nuevas necesidades y nos convencen de que tenemos que trabajar toda la vida para cubrirlas. Nos convierten en individuos obedientes y consumistas, atrapados en nuestras prisiones adosadas llenas de coches, dispositivos último modelo, armarios de temporada, reuniones, jefes, facturas y obligaciones, donde vivimos esperando el fin de semana. Sin embargo, este no es nuestro instinto natural y nuestra felicidad se resiente.

¿Quién no se ha maravillado nunca ante la creatividad y el abandono de los niños? Los niños pueden pasar horas jugando con cualquier cosa. Ellos no necesitan objetos caros para dar rienda suelta y abandonarse a sus juegos. Esa capacidad que tenemos de pequeños para ser felices con poco es nuestro minimalismo innato. Los niños no entienden el valor del dinero ni la importancia de pasar 50 horas a la semana en una oficina. Les enseñamos que “papá y mamá tienen que trabajar mucho”, que “el dinero es importante” porque tenemos poco y siempre necesitamos más… Y al final logramos que lo aprendan.

El minimalismo es innato, el consumismo es adquirido. Incluso cuando estamos rodeados de cosas, nuestra tendencia natural es usar solo unas pocas de ellas: las más útiles, cómodas o las que realmente nos gustan. Por eso nuestros armarios están llenos de ropa que nunca nos ponemos.

Imagina de nuevo ese yo primitivo: cuando ya tienes todo lo básico cubierto (cobijo, alimento, comunidad, pareja y seguridad), ¿qué más necesitas para ser feliz? Podrías mejorar tu calidad de vida con servicios como la atención médica y una educación productiva, quizá. Y todavía podrías sofisticar más las cosas: un coche para desplazarte cómodamente, una estufa que caliente tu cueva, una baraja de cartas para pasar el rato con tu familia y una cafetera. Ahora ya eres más feliz que una perdiz. Pero, ¿y si añadimos una casa de tres pisos, un descapotable, un jacuzzi, una cancha de tenis privada y un televisor táctil? ¿Cuánta felicidad adicional aportaría todo eso? Puedes seguir sofisticando tu existencia hasta el infinito, pero ¿serás más feliz?

Un estudio llevado a cabo en 2010 indica que el dinero solo puede comprar la felicidad hasta cierto punto. Antes de tener tus necesidades básicas cubiertas, la ansiedad y la urgencia por cubrirlas puede impedirte ser feliz. Una vez alcanzado el nivel de estabilidad básico, somos más felices con unos pocos añadidos que aporten valor a nuestras vidas. Pero, a partir de ahí, ya no es posible aumentar la felicidad mediante el consumo. Puedes seguir añadiendo, ampliando, actualizando y cambiándote al último modelo de cada cosa, pero no serás más feliz. Es más, la frustración que sientes al no experimentar la felicidad prometida tras la compra te hace todavía más miserable.

He oído decir a muchas personas que serán felices cuando les aumenten el sueldo, cuando les den un ascenso, cuando encuentren pareja o cuando les toque la lotería… Me pregunto si ese vacío que sienten no se debe al exceso de cosas, y no a su carencia. Tenemos tan interiorizada la necesidad de consumir que no se nos ocurre que en lugar de trabajar más para tener más seríamos más felices si aprendiéramos a ser felices con menos y no trabajar tanto.

Por suerte, tú estás en una situación mucho más privilegiada que tu homólogo primitivo: Incluso si redujeras tus gastos un 75%, todavía tendrías muchas más comodidades y lujos que él. Vives en un momento de la historia en el cual tienes libertad para proponerte casi cualquier cosa y lograrlo.

La verdadera independencia económica empieza cuando te das cuenta de que puedes ser feliz con muy poco. Y de que el mundo es abundante de forma natural.

Cuestiona las pautas establecidas por la cultura del consumo. Conecta con ese yo primitivo: tu minimalista interior, y no compres nada que no necesites de verdad. Al contrario de lo que puede parecer, no reducirás tu calidad de vida, sino que conseguirás por fin una vida de calidad. Elimina todo lo accesorio y superfluo. Revela tu verdadero yo fuerte, sencillo y feliz.

.

Fuente: este post proviene de Musa Frugal, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hacer regalos: Cómo amar sin arruinarse

Durante estas fechas navideñas, hacer regalos puede ser una pesadilla. La obligación social, el gasto económico que conllevan, el tiempo que hay que destinar a ir de compras, el quebradero de cabeza & ...

Recomendamos

Relacionado

vida sostenible felicidad nahir ...

El hombre más feliz del mundo

matthieuricard.org El hombre más feliz del mundo no tiene un Ferrari, ni una casa en la playa, no esta casado, no tiene hijos, no lleva ropa de marca ni la necesita... El hombre más feliz del mundo sabe que "la felicidad está en la mente de cada uno". Su nombre es Matthieu Ricard, francés, biólogo, escritor, fotógrafo y monje budista. Su carrera en la biología molecular era prometedora ...

consumo responsable una vida simple vida minimalista ...

5 documentales imperdibles sobre consumo y minimalismo 

Fue en 2011 y precisamente por culpa de un documental (que recomiendo un poco más adelante) cuando empecé a reflexionar sobre mis hábitos de consumo y cómo éstos afectaban a otras personas y al planeta. Y es que pocas cosas hay más educativas y a la vez entretenidas que un buen documental. Un género que tiene la virtud de atraparte durante una hora y media y enseñarte una visión completamente dife ...

OPINIÓN

10 CLAVES PARA SER FELIZ

Ser feliz y sentirse satisfecho con nosotros mismos es una sensación que todos deseamos tener. La felicidad no tiene nada que ver lo material aunque muchas veces la sociedad se empeñe en que lo pensemos. La felicidad es cuestión de actitud y en ese sentido podemos hacer mucho para relajar nuestra mente y conseguirla. Elige ser feliz, te lo mereces. Acéptate y quiérete a ti mismo: Aprecia todas l ...

felicidad psicologia vida sana

Ejercita tu felicidad

Ayer fue 20 de Marzo, Día Internacional de la Felicidad y además ¡empezó la primavera! Un buen momento para empezar a ejercitar la felicidad. Pero, ¿Cómo ejercitar la felicidad? Según la RAE, felicidad es 1.Estado de grata satisfacción espiritual y física. 2. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz. 3. Ausencia de inconvenientes o tropiezos. En general, la fe ...

Inspiración Una Vida Simple Vida Sencilla ...

EINSTEIN Y LA FELICIDAD

Fuente: Wikimedia commons Como sabéis los que seguís el blog, la felicidad es un tema que me apasiona. Por muchas razones, pero principalmente porque creo que es una de las pocas cosas que une a toda la humanidad. Todo el mundo quiere ser feliz. Y todos buscamos nuestras propias maneras de conseguirlo. Leemos, investigamos y experimentamos con todo tipo de propósitos y objetivos vitales para trata ...

Para ti felicidad redes sociales ...

¿Tienes una relación sana con las redes sociales?

Revisar las redes sociales forma parte de nuestra rutina diaria, como cepillarnos los dientes, bañarnos y comer. Muchos (y me incluyo) es lo primero que hacemos cuando abrimos los ojos y lo último que dejamos de hacer antes de acostarnos. Para finales del 2017 Facebook contaba con 2.2 billones, Instagram con 880 millones y Twitter con 330 millones usuarios activos; y estos números siguen en aument ...

Reflexiones abundancia ahorrar dinero ...

¿Abundancia o privación? ¡Tú eliges!

Al conocerme, muchas personas tachan mi estilo de vida de “radical“. Simplemente por tener unos hábitos de consumo mínimos, hay gente que piensa que vivo una vida de privaciones y carencias. He oído muchas veces cosas como: “ufff, pero yo no quiero vivir tanta miseria”, “tanta pobreza no es para mí” o “yo no podría ser feliz con tanta privación”. Eso ...

ecosistema igualdad y derechos sociales reciclaje ...

Por Qué A Veces Es Bueno Comenzar de Cero

Hoy quiero compartir contigo una reflexión sobre comenzar de cero y eliminar lo que ya no va con uno mismo. Si tienes tiempo siguiendo La Morada notarás que han cambiado las categorias y desaparecido algunos posts. Pasé de tener 90 a solo 35. ¿Puedes creerlo? No es ningún bug o problema de respaldo, todo esto es por decisión propia. Te explico qué está pasando. Este blog en un inicio tenía como pr ...

Reto Consumismo

Mi reto contra el consumismo: Resumen de Noviembre

"¿Un año sin comprar nada? Estás loca..." Esto me lo decían hace 11 meses. A menos de un mes de terminar con mi reto de no comprar cosas, no puedo estar más contenta con los resultados. Si acabas de descubrir este sitio, y no sabes de qué va el asunto, me propuesto no comprar nada durante un año que no sea comida, medicinas o productos básicos de aseo. Tienes más info en este post. La v ...

medio ambiente

¡La Colmena Que Dice Sí!, el puente entre el consumidor y el productor

Los que vivimos en medio de grandes ciudades, muchas veces tenemos dificultades para acceder a alimentos de buena calidad, ecológicos y de proximidad a buenos precios. Paradójicamente, del otro lado tenemos a agricultores que se esfuerzan por trabajar la tierra de una forma respetuosa, pero viven asfixiados por la presión que los distribuidores ponen sobre sus precios. En este escenario, las comun ...