comunidades

LA INDUSTRIA TEXTIL ES LA SEGUNDA QUE MÁS CONTAMINA

La industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolera. Produce el 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono en el mundo, esto es más que todos los vuelos internacionales y los barcos de carga combinados.

Todo el proceso, desde el cultivo del algodón hasta el día que tiras esa camiseta a la basura, genera un nivel de contaminación enorme.



Se contaminan los campos de cultivos y ríos con pesticidas y fertilizantes.



El cultivo del algodón, principal materia prima de nuestra ropa, ocupa alrededor de 33 millones de Ha de superficie cultivada.

Al año se producen 26 millones de toneladas de algodón. Cultivarlo requiere fertilizantes para su crecimiento, pesticidas para controlar las plagas y agua por supuesto.

Se contamina el aire y los ríos durante el proceso de fabricación del tejido y su teñido



La producción de tejidos de algodón o sintéticos se realiza mayoritariamente en paises donde la legislación medioambiental es muy poco restrictiva. Eso hace que se utilicen productos y procesos altamente contaminantes y que los ríos y el aire de estos países tengan una calidad pésima.

Si vives en Europa y te dicen que la industria textil contamina los ríos y el aire, te asomas por la ventana y no ves nada contaminado... el río cerca de tu casa tiene peces y te puedes bañar en él. Y respiras un aire de calidad aceptable. No ves esa contaminación. Imagina que abres una ventana en Bangladesh: cerca hay un río azul por los tintes de los vaqueros que se tiñen en la fábrica que hay cerca, hace años que no tiene peces y el aire que respiras es gris y plomizo.

La fabricas de confección textil producen C02 y residuos químicos que se vierten a los ríos y la atmósfera. Si las producción se realiza en Europa o USA, la legislación obligará a que se cumplan unos requisitos medioambientales. Pero como en su mayoría estos procesos tienen lugar en países sin esas restricciones legales, el desastre medioambiental está garantizado.

Se contamina la atmósfera durante el transporte



El transporte de las materias primas hacia las fábricas y de las prendas tejidas del país de bajo coste al país con el consumidor final

La logística de la industria textil es muy compleja debido a la deslocalización. Hace años la localización era un ventaja de costes, todavía lo es en algunos sectores. Hoy, en la mayoría de los casos, situar la producción en países con mano de obra más barata y leyes ambientales más laxas es una ventaja. Lo analizaba en este post sobre ¿Cuánto cuesta tu camiseta? .

Esta deslocalización sin embargo supone un aumento de la huella de carbono debido al transporte de materias primas y productos terminados a lo largo del planeta.

Se contamina con los desechos textiles durante el corte de las prendas



Al cortar el patrón de una prenda se genera un despedicio de tela que puede ser muy grande sino se tiene en cuenta este problema al diseñar el patrón

Se pueden diseñar patrones que minimizen ese desperdicio, incluso existen patrones Zero Waste. Patrones con cero despercio. Esta filosofía de desperdicio cero o Zero Waste está bastante implantada o asumida por muchos consumidores en su compra del super. Pero en el ámbito textil es una tarea pendiente.

Se contamina lavando la ropa



Cada lavado vierte al agua de nuestros ríos microplásticos de las fibras sintéticas de nuestra ropa y productos químicos de los jabones y blanqueantes.

En nuestra casa cada lavado de ropa supone un consumo energético, un consumo de agua y una emisión de productos químicos a nuestros ríos.

Estos gestos ayudan a que nuestro lavado de la ropa sea lo más sostenible posible:

Usar el programa ECO. Según un estudio de la OCU, estos lavados suponen un ahorro de 33% de consumo energético y un 36% de agua.

Para manchas dificiles usar el remojo y frotar en lugar de lavados largos a mucha temperatura.

Utilizar jabones ecológicos y a granel si es posible.

Evitar la secadora todo lo posible. Consume mucha energía, o lo que es lo mismo, su huella de CO2 es grande.

Se contamina al tirar y desechar la ropa



Cada prenda que tiramos es un residuo. Muchas veces altamente contaminante y no degradable ya que muchas prendas están fabricadas con fibras sintéticas, producidas a partir de derivados del petróleo.

La ropa de segunda mano puede reutilizarse, como materia prima para otros procesos o como ropa en si misma, pero por ahora la mayor parte de la ropa que deshechamos de nuestro armario acaba en los vertederos.

Donarla y que acabe en países desfavorecidos no es una solución. Muchas veces esa ropa acaba con la industria textil local.

La mejor opción es comprar menos, comprar lo que necesitamos y evitar deshechar X prendas cada año. Cuando una prenda ya lo usas, véndela por Wallapop o cualquier otra plataforma similar, la persona que la compra no la ve como un deshecho, ha pagado por ella y le asigna un valor.

¿Te gusta reutilizar y reciclar? ¿Prefieres hacer y aprovechar lo que ya tienes que ir a comprar? Entonces únete a la newsletter del blog y consigue GRATIS la guía para "UN HOGAR MÁS SOSTENIBLE: reutilizar + DIY". Estarás al día de los posts y novedades del blog.



Fuente: este post proviene de La Casa Atelier, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos