Ecología

Idea guardada 3 veces
La valoración media de 6 personas es: Excelente

Instrucciones para no perder la esperanza

Instrucciones para no perder la esperanza | Cualquier cosita es cariño


Hace mucho tiempo que no publico nada aquí en el blog. Lo último que escribí (hace más de un mes) era sobre las cosas imperfectas y sobre por qué, una y otra vez, estoy dispuesta a creer en ellas.

Ese texto lo escribí pensando en el plebiscito que definiría si quedaba o no aprobado el acuerdo de paz en Colombia. El resultado, como posiblemente ya sabes, fue que ganó el No por un margen mínimo y con un índice de abstención del 62%. Justo al día siguiente me subí en un avión para cruzar el Atlántico (sí, con su huella de carbono y toda la cosa), mientras sentía el corazón como si fuera un costal lleno de piedras e incertidumbre.

No me fui por el resultado del plebiscito. Me fui porque meses antes había sido invitada a participar como co-anfitriona en una experiencia educativa para “agentes de cambio y líderes emergentes”, enfocada en creatividad, educación, sostenibilidad y cambio social. Me estaba yendo temporalmente de un país que me había aplastado la esperanza a otro país en el que iba a tener una experiencia que posiblemente me iba a ayudar a restaurarla.

Y así fue, perfecto en toda su imperfección. Fue bonito y difícil (creo que en la vida esos dos conceptos están conectados con frecuencia, en todo caso), y me dejó con muchas tareas pendientes, muchas cosas por procesar. Las cosas que pasaron en el viaje me hicieron pensar una y otra vez en mi trabajo, en mis ganas de aprender a vivir de otra manera, las posibilidades de cambio, la implicación de las personas… y también me hicieron pensar en la indiferencia, la ceguera voluntaria, la falta de empatía, las dificultades de comunicación. Sentí que me estuve enfrentando a lo peor y lo mejor de la humanidad (y de mí) al mismo tiempo, y eso me amasó el corazón; quedé agotada, como si me hubiera pasado una aplanadora por encima.

Así, aplastada, no me he sentido con energía para escribir de nuevo en el blog. Además, en pleno viaje me resultó otra oportunidad para seguir aprendiendo, y ahora estoy preparándome para otro viaje más. Otra vez me voy a otro país y otro pedazo del continente, precisamente en un año en el que había decidido que no iba a viajar, y en un momento en el que —por más que me gusten los viajes— siento que necesito estar quieta y en casa.

Me da la sensación de que la vida me está poniendo los planes patas arriba, para que así, con las cosas al revés, no me quede más remedio que replantearme todo. Yo creo que así es como la vida nos enseña cosas, diciendo “¿creíste que ibas por aquí? ¡Pues no! Buaaajajajajajajaa”. (Mentira, yo no creo que la vida tenga risa malvada. No siempre en todo caso).

*     *     *

Y entonces ganó Trump, y una buena parte de la humanidad sintió que la vida se le puso patas arriba, así de golpe. El miedo, la incertidumbre y la desesperanza se tomaron las redes sociales mientras mucha gente compartía la noticia acompañada de frases como “ahora sí nos jodimos”, “es el fin del mundo”, “todo se fue a la mierda”. Yo también tengo miedo e incertidumbre (y mucha, mucha pereza de viajar a un país en el que ese señor es presidente), pero en lugar de dejarme “robar” la esperanza, quise sentarme a pensar en otras maneras de entender lo que estaba pasando.

Pensé que Trump es muy desagradable y todo, pero no es el culpable de todos los males de la humanidad, y así como una sola persona no puede “salvar el mundo”, pues una sola persona tampoco puede destruirlo, por más ganas que tenga. En cualquiera de los dos casos se necesitan otras muchas personas que estén dispuestas en hacer presión hacia el mismo lado, y a alimentar las ideas y los procesos que definen en qué dirección va el mundo.

Y si bien con Trump se nos pinta un panorama oscuro en muchos aspectos, sin Trump seguiríamos enfrentándonos a un montón de crisis y problemas que nada tienen que ver con él, y tienen que ver todo con nosotros, y con las pequeñas, minúsculas acciones que llevamos a cabo todos los días, sin pensar, sin asumir responsabilidad.

O diciéndolo de otra manera: el problema no es Trump. El problema seguimos siendo nosotros, pero por supuesto no queremos asumirlo. Y yo sé que eso suena muy mal, pero a mí me gusta verlo de esa manera para recordar que cuando yo soy parte del problema, pues entonces yo también soy parte de la solución. Y eso, en lugar de paralizarme (como pasaría si pierdo la esperanza), me empodera.

Y no sé… aunque el miedo y la incertidumbre siguen ahí, no me siento desesperanzada. Y tampoco es que quiera decir “tranquila/o, que todo va a estar bien”, sino que creo que no vale de nada dejarse llevar y empezar a decir que todo va a estar mal, porque la verdad es que no sabemos nada de cómo va a estar nada. Y la vida tiene esa maña: cuando creemos que todo va en una dirección, viene ella y nos dice “¿Creíste que ibas por aquí? ¡Pues no! Buajajajaja”.

*     *     *

Y entonces el jueves recibí una sobre misterioso. Lo abrí, y era un bloque de papeles con sellos y cosas oficiales del Área Metropolitana (la entidad con la que he estado intercambiando cartas desde hace meses a propósito de un árbol que un par de vecinos amargos querían talar). Empecé a leer con un nudo en el corazón, temiendo que ésta vez estuvieran diciéndome de manera definitiva que no había nada que hacer, que el árbol tenía que talarse.

Después de párrafos y párrafos escritos en lenguaje legal pesado (al menos para mí), llegué a la frase que necesitaba leer: “Se concluye que el árbol no ofrece amenaza o riesgo a los habitantes o transeúntes, por tanto no se autoriza su tala“. Y no sólo me decían que el árbol se queda, sino que la administración debía restituir la zona verde alrededor del árbol “con el fin de mejorar sus condiciones de vida y evitar daños irreversibles que conlleven su deterioro fisiológico y muerte”.

De una situación en la que la tala estaba programada y el árbol parecía no tener futuro, a otra en la que las mismas personas que estaban solicitando talar el árbol iban a tener que dedicarle tiempo y recursos a mejorar sus condiciones de vida a través de más espacio verde. No lo imaginaba ni en mis fantasías más optimistas. Ahí estaba la vida, otra vez, diciendo “¿Creíste que ibas por aquí? ¡Pues no!”, y esta vez no había risa malvada.

Me puse feliz. Grité y salté. Me parecía mentira. El árbol se queda, y también todos los animales que viven ahí. Y todo lo que se necesitó fue que alguien (yo, en este caso) decidiera implicarse, y que saliera —de verdad— de la zona de confort.

Publiqué una imagen en
, y recibí mensajes muy bonitos de alegría compartida, y eso me hizo sentir más feliz, porque me di cuenta de que muchas otras personas se conectaron con esa historia y celebraron conmigo esa pequeñísima enorme victoria. Varias personas me dijeron cosas como “ojalá cada vez haya más gente como tú en el mundo”… y agradezco un montón que me vean como si tuviera algo especial, pero la verdad es que soy una persona común y corriente, y esa es otra razón para tener esperanza.

Si yo, una persona común y corriente, pude proteger un árbol y mantener el hábitat de un montón de animales… ¿cuántas cosas podemos hacer los miles de millones de personas que queremos que ese tipo de buenas noticias pasen más a menudo, si nos lo proponemos? Lo único que necesitamos es activarnos, implicarnos, y dejar de hacer como si estas cosas no fueran con nosotros.

Trump no puede “acabar con el mundo” él solo, para eso nos necesitaría a nosotros. Así como Leonardo DiCaprio tampoco puede “salvar al mundo”… porque para eso tenemos que estar nosotros. Y no es un “estar” pasivo, sino el más activo de los activos. Es estar con intención de verdad, poniendo nuestro peso y nuestra energía donde tenemos la cabeza y el corazón, en la teoría también, pero sobre todo en la práctica.

*     *     *

De nuevo… aunque el miedo y la incertidumbre siguen ahí, no me siento desesperanzada. Tampoco es que me sienta particularmente optimista, pero es que si pierdo la esperanza, pues entonces mi trabajo, y lo que me gusta hacer, y lo que comparto en el blog, todo dejaría de tener sentido. Y me quedaría inactiva… dejándole el camino más fácil a los que quieren seguir moviendo el mundo con el miedo, el abuso y la opresión.

No tengo instrucciones para no perder la esperanza. El título era una trampa. Lo que sí tengo es la certeza de que perder la esperanza es inútil. La gente sin esperanza se queda inmóvil y deja que las cosas sigan pasando, aunque esas cosas vengan a acabar con ellos. No le veo sentido. Supongo que mantener la esperanza, para mí, es un principio de supervivencia.



Pasando a otros asuntos: con todo esto de los viajes inesperados y los aprendizajes aplastantes, decidí que debo darle una pausa al blog, así que no habrá nuevas publicaciones en lo que queda del año. Tengo muchas cosas que siento que debo procesar y que sí o sí afectarán la manera en la que seguiré abordando el blog, así que quiero darme el tiempo y el espacio que considero necesarios para repensar, replantear y —espero— crecer.

Los comentarios seguirán estando abiertos, y posiblemente compartiré algunas cosas en la página de Facebook, pero la próxima nueva publicación vendrá ya en 2017. Espero “verte” en ese momento y, por ahora, te dejo todo mi agradecimiento por el apoyo y la compañía durante este año, y toda mi energía para que noticias como las de mi árbol sigan multiplicándose. Si yo pude, cualquiera puede. De verdad.

Pd. La foto de esta publicación la tomé hace 10 días en Bogotá, en la Plaza de Bolívar. Esas plantas son parte de una intervención que busca generar presión para que se llegue pronto a un acuerdo de paz. Al parecer, la nueva versión del acuerdo ya está casi lista. Seguirá siendo imperfecta, pero seguirá siendo mejor que la guerra, así que espero con ansias saber qué sigue, y asumir la parte que me toque para ser parte de la transición a una Colombia menos violenta.

The post appeared first on Cualquier cosita es cariño.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Yo también

Cuando tenía como 8 años contesté el teléfono de mi casa. Era un tipo, la voz se me hacía familiar, pero no estaba segura. Me empezó a preguntar si estaba sola, qué estaba haciendo, qué tenía puesto. ...

¿Nos tomamos un tecito?

Hoy no vengo a dar tips sobre cómo vivir de manera más sostenible. Lo que quiero hacer hoy es contarte algunas cosas sobre mí, sobre el blog, y sobre lo que se viene en los próximos meses. Así, como s ...

Recomendamos

Relacionado

Blog Moda Sostenibilidad y Negocio ...

Trump & Co. y como no perder la esperanza

Por Sabina Eichmann, profesora del curso “Hello África” de Slow Fashion Next y editora del blog sostenible Consciously Sartorial. Antes de nada, me gustaría clarificar que no es mi intención abrir un debate político con este post, aunque su título podría sugerirlo. Lo que si que me gustaría, es hacer un examen sobre como se podría vivir en la incertidumbre creada por la situación de la política gl ...

Blog Moda Sostenibilidad y Negocio ...

Trump & Co. y como no perder la esperanza

Por Sabina Eichmann, profesora del curso “Hello África” de Slow Fashion Next y editora del blog sostenible Consciously Sartorial. Antes de nada, me gustaría clarificar que no es mi intención abrir un debate político con este post, aunque su título podría sugerirlo. Lo que si que me gustaría, es hacer un examen sobre como se podría vivir en la incertidumbre creada por la situación de la política gl ...

cosas bonitas productos christmas ...

Regalos que dan esperanza con el Corazón de Haití

Soy miembro de Everywhere Agency, y esta campaña es patrocinada en beneficio de Heart of Haiti. Fue el 12 de enero de 2010, un terremoto de magnitud 7.0 devastó Haití. Unas 230.000 personas murieron, 300.000 resultaron heridas. Desde aquel terrible terremoto en Haití, y el más reciente huracán en 2016 valientes guerreros han estado luchando para sobrevivir y seguir adelante con sus vidas. Una luc ...

mujer creativa

Mujer empoderada y creativa

Al tomar el control de mi propia vida y de mi propia esencia me empodero y me dejo llevar más por la seguridad que me da el crear. Creo que estoy en plena metamorfosis en mi vida, de estar totalmente renuente a volver a crear a con mis manos a pasar a no dejar de pensar en el momento que voy a volver a sumergirme en mi poder de creación. Justo el día de hoy en una publicación alguien me dijo que e ...

Destacado activismo ambiental ...

Entre el miedo y la esperanza

Anteayer se celebró el día mundial de la educación ambiental. No sé qué signifique eso (supongo que es una excusa para hablar del tema y esa es una buena razón para que exista), pero yo voy a aprovecharlo para hablar sobre el aprendizaje, el miedo y la esperanza. La última semana he tenido varios días de esos en los que uno siente que está siendo víctima de un experimento psicológico de Facebook ( ...

salud natural #martesverdes fiestas ...

El Curioso Origen de la Navidad.

Imagen La Navidad es algo más que gorritos de Papá Noel, comer polvorones y compras compulsivas, y tiene un origen más antiguo y curioso. Más allá de ser o no religiosos, echar de menos a las personas que ya no están, posibles tensiones en las comilonas familiares, y volver a casa por Navidad como el turrón, estas fechas tienen un significado más sencillo, vital y ancestral. El 21 de diciembre se ...

Awake and curious Awake through knowledge biodiversidad ...

No sabía que la llamada Moda Rápida estaba arruinando el mundo

is the link to read this post in English No se mucho de Moda No soy esa chica común a la que le gusta la moda, no me parece que comprar sea una experiencia para disfrutar. Me aburro muy rápido, aún y cuando necesite comprar algo especifico, simplemente no es algo que me llama la atención, pasar horas buscando comprar COSAS. Pero, me doy cuenta que la ropa y la moda es otra forma en la que la gente ...

consumo responsable economia_ambiental contaminación

Los 10 Lugares más Contaminados del Mundo

Los 10 lugares más contaminados del mundo se encuentran repartidos en 8 países,según  una investigación de Green Cross de Suiza , sustentada en datos estadísticos y condiciones atmosféricas reales.Ver la publicación La verdad que es una pena observar este tipo de imágenes, fruto de la actividad económica irresponsable, pues, como bien sabemos, la contaminación medioambiental  contribuye negativame ...

Destacado basura basura cero ...

Charlando con: Bea Johnson, de Zero Waste Home

El 27 de febrero fue la última vez que sacamos . El que tenemos todavía aguanta unas cuantas semanas más, así que oficialmente hemos superado nuestro propio record, y hemos logrado pasar más de seis meses sin llenar nuestra basurera. Todo esto empezó desde hace tiempo y fue el resultado de la suma entre la preocupación que sentimos R (mi chico) y yo frente a la cantidad de basura que generamos los ...

sin categorizar

¿Colapsaría el mundo después que se extinguieran las abejas? Meliponarios urbanos preventiva de BEECHEII

Últimamente se han reportado el colapso de colmenas de abejas, va en aumento y a un ritmo sorprendente. A continuación hablaremos sobre los tipos de abejas, y en especial de las abejas meliponas (sin aguijón) que son nativas de América. También hablaremos sobre la propuesta de la ONG BEECHEII: meliponarios urbanos. Diferencia entre abejas, avispas y abejorros Si bien, todas las abejas comparten la ...