comunidades

La casa en llamas + un micro-test de personalidad

Captura de pantalla 2015-07-14 a las 9.25.54 a.m.


Con cierta frecuencia me detengo a revisar el camino que he recorrido en mi búsqueda de una vida más sostenible. Lo hago porque pienso que es importante recordar que he pasado por varias etapas, que el "paso a paso" es importante, que de verdad los pequeños gestos cuentan, que he aprendido un montón y, sobre todo, que me queda mucho por aprender. En ese sentido, revisar el camino es una tarea gratificante y estimulante. También me parece importante recordar que las cosas y las personas cambian. Hace unos años mi preocupación por la sostenibilidad era, digamos, más ingenua... pero he tenido la capacidad de adaptarme —y con relativa rapidez— a los nuevos aprendizajes llevando esa preocupación a convertirse en uno de los ejes de mi vida, uno de los temas que más me mueven y una de mis principales fuentes de inspiración para el trabajo y la vida cotidiana (y obvio, este blog). Verlo de esa manera me hace ser consciente de que el cambio no fue inmediato, y por lo tanto no tiene sentido esperar que sea así para otras personas. Todos desarrollamos sensibilidades diferentes y nos adaptamos al cambio a diferente velocidad; lo importante es que ese proceso siga su curso, enfocándose siempre en el progreso y no en la perfección. Hablando de progreso y aprendizajes y preocupación por la sostenibilidad, hace un par de meses me encontré con una parábola que me gustó mucho y que pienso que ayuda a dar una luz sobre la manera en la que enfrentamos la realidad. Aquí va: La gente que está dentro de la casa está durmiendo y en gran peligro. Siete de sus vecinos vendrán, cada uno con una oportunidad para salvarlos. La persona #1 no ve el fuego. Consumida por sus propios pensamientos y preocupaciones pasa por el frente ignorando todo el asunto. La persona #2 ve el fuego. Pero no quiere involucrarse y sigue adelante. La persona #3 ve el fuego. Pero aterrorizada y en shock se queda inmovilizada en estado de pánico. La persona #4 ve el fuego. Inmediatamente pasa a la acción: primero llama a los bomberos, después toca a la puerta para despertar a los habitantes. La persona #5 ve el fuego. Y, atreviéndose a lo que nadie más se atrevió, entra en la casa para tratar de salvar a las personas que hay adentro. La persona #6 ve el fuego. Revisa la escena y descubre una oportunidad para promover sus propios intereses y ganar dinero (se le ve entregando sus tarjetas de negocios y ofreciendo sus productos). La persona #7 ve el fuego. Acecha inadvertida, mirando la destrucción. En realidad no le preocupa, ni le importa nada en absoluto. La casa, mis queridos lectores, es el planeta tierra. Esta reveladora parábola me la encontré en el sitio web de Films for Action, y fue extraída de un libro que se llama The One Idea That Saves the World, de Laurence Overmire. No he leído el libro así que no sé de qué va, pero sí sé que lo de las siete personas ilustra muy bien las diferentes actitudes que podemos tomar ante los problemas que enfrentamos a raíz de la crisis ecológica que nosotros mismos venimos cocinando desde hace siglos (y con particular velocidad en las últimas décadas). Cada uno de nosotros encaja en alguna de esas descripciones —detalles más detalles menos— y lo que decidamos hacer frente al incendio no sólo dice mucho de nosotros, sino que marcará de manera definitiva el destino de la casa en llamas y de sus habitantes. Claro, hay que tener en cuenta que en la historia de la casa en llamas sólo están en peligro inminente las personas que están adentro, y todos los vecinos que ven el incendio desde afuera están más o menos a salvo (aunque el fuego puede terminar por invadir sus propias casas, ¿no?)... pero a escala real, siendo nuestro planeta la casa en llamas, incluso las personas #1 y #7 en su infinita indiferencia terminarán siendo consumidas por el fuego. Otra cosa muy interesante de ésta parábola es que funciona como un micro-test de personalidad. Siendo absolutamente sincera/o contigo misma/o... ¿con cuál personaje te identificas? Si una casa vecina se empieza a quemar... ¿pasas indiferente? ¿te quedas en shock? ¿tratas de ayudar? ¿te quedas a mirar cómo se destruye sin hacer nada? Tal vez lo más probable es que, en esa situación en particular (una verdadera casa en llamas) muchos encajemos en la descripción de las personas #3, #4 y #5 (al menos eso sería lo ideal... porque, aceptémoslo, los otros perfiles tienen tintes narcisistas, egocéntricos y psicópatas).
Captura de pantalla 2015-07-14 a las 9.47.13 a.m.
  Pero ¿y qué pasa con nuestra metafórica casa en llamas, el planeta? Ahí todo cambia... es mucho más posible que encajemos en las descripciones de las personas #1, #2 y #3. La situación es la misma: inminente peligro, —muchísimas— vidas en riesgo, —muchísimas— personas con la posibilidad de ayudar y —muchisísimas— oportunidades para hacerlo. ¿Por qué no lo hacemos entonces? Yo creo que, por un lado, es un asunto de escala y de abstracción. La casa en llamas es un problema "pequeño" y concreto, es fácil identificar la raíz (fuego) y relativamente fácil hallar alternativas de solución (bomberos, despertar a los habitantes, entrar para ayudar a los habitantes en peligro). El planeta en crisis, en cambio, es un problema de una proporción tal que no cabe del todo en nuestra cabeza, y sentimos literalmente que se sale de nuestras manos. Es, además, un problema más abstracto: no se reduce a una sola raíz problemática sino a una red de infinidad de situaciones interconectadas e interdependientes, así que pensar en posibles soluciones es una tarea mucho más compleja y que por lo general no depende de una sola persona. Por otro lado, creo que también es un asunto de —llamémoslo así— miedo a la conciencia. La casa en llamas está así porque alguien (y no nosotros mismos) la encendió, o alguien (y no nosotros mismos) fue lo suficientemente descuidado para permitir que una vela, una estufa o cualquier otro artefacto inanimado diera inicio al caos. No es culpa nuestra, y nosotros aparecemos entonces con una verdadera oportunidad de ser héroes y salvadores pues estamos tratando de ayudar a otros a pesar de que el problema no es nuestro en lo más mínimo. Con el planeta el cuento es otro: todos hemos puesto nuestra buena dosis de material inflamable y conducta negligente, y todos somos colectivamente culpables del desastre. Nuestra actitud de ayuda aquí no es tan heroica, sino que es también un intento de salvarnos a nosotros mismos. De esta manera, el planeta en llamas requiere de procesos incómodos que no son necesarios frente a la casa en llamas: un examen de conciencia, un ajuste de nuestros hábitos y un profundo cuestionamiento a nuestras comodidades y actitudes. ...es importante darle una segunda mirada a la descripción de los vecinos para buscar oportunidades de cambio

La parábola de la casa en llamas puede ser desesperanzadora, pues de siete personas sólo dos pusieron manos a la obra y ayudaron a resolver el problema; si lo aplicamos al planeta nos quedamos con que, estadísticamente, lo más probable es que el incendio consuma todo antes de que los "bomberos" lleguen o la valiente persona #5 logre salvar a los habitantes. Sin embargo pienso que es importante darle una segunda mirada a la descripción de los vecinos para buscar oportunidades de cambio: por ejemplo, sólo el #1 no ve el fuego ¿puedo ayudar a que lo vea? El #2 ve el fuego pero siente que no es su problema, ¿y si le ayudo a ver que su casa también está potencialmente en peligro? ¿o que los vecinos en peligro son sus amigos? El #3 se queda en shock, ¿y si le ayudo a recuperarse y le doy ideas para que pase a la acción?, el #4 y el #5 me pueden ayudar a hacerlo. El #6 quiere hacer negocio ¿y si lo convencemos de que su negocio efectivamente ayude a apagar el incendio? Gana él y ganamos todos. El #7 puede ser el caso más difícil... se queda mirando y no le importa. Sin embargo, es probable que logremos cambiar su actitud si le hacemos darse cuenta de que la casa que se quema es la suya propia. Y si aún así decide no hacer nada, igual ya somos 6 los que estamos activamente tratando de controlar el fuego. Yo siento que, en diferentes momentos de mi vida y frente a diferentes problemáticas planetarias, he sido varias de las personas de la parábola. He sido #1, #2, #3, #4 y #5. El #6 puede entrar en la lista si en la descripción se puede aclarar que la motivación no ha sido únicamente la plata, sino también una genuina preocupación por poner un granito de arena en resolver el problema. En este momento pienso que el personaje más cercano a mí sería el #4. Quiero creer que nunca he sido #7, y espero no serlo jamás. Todos somos alguna de esas personas, aún sin darnos cuenta. Todos tenemos la libertad de decidir cuál de esas personas queremos ser, y está en nuestras manos empezar a cambiar el rumbo. Creo que es importante mirar para adentro, reconocer nuestro valor, nuestro lugar en el mundo, cuestionar nuestros hábitos, creer en los pequeños gestos mientras tenemos la claridad de que no deben quedarse para siempre pequeños, unirnos a quienes generan cambio y ayudar a promover sus iniciativas. ¿Tú qué piensas? ¿Con cuál de las personas de la parábola te identificas? ¿Qué crees que sería importante para llegar a ser uno de los "vecinos" que hace la diferencia? ¡Conversemos en los comentarios!  
Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cuando tenía como 8 años contesté el teléfono de mi casa. Era un tipo, la voz se me hacía familiar, pero no estaba segura. Me empezó a preguntar si estaba sola, qué estaba haciendo, qué tenía puesto. ...

Hoy no vengo a dar tips sobre cómo vivir de manera más sostenible. Lo que quiero hacer hoy es contarte algunas cosas sobre mí, sobre el blog, y sobre lo que se viene en los próximos meses. Así, como s ...

Recomendamos

Relacionado

Destacado agricultura agricultura urbana ...

Desde hace tiempo he tenido ganas de cultivar algunas cosas en casa. Vivo en un apartamento y tengo dos gatas, y pensaba que ese no era el panorama ideal para la agricultura urbana... pero hace unos días estuve desafiando esa idea y hoy te cuento un poco sobre lo que aprendí y pensé. El fin de semana antepasado —¡por fin!— participé en un taller sobre huerta casera. Sembrar plantas comestibles era ...

ambiental Animales Caza ...

2015 Autor: Mel White En el verano de 2008 un cocodrilo americano abandonó la bahía Biscayne de Florida, nadó por un canal y asentó su residencia en el campus de la Universidad de Miami, donde ocasionalmente interrumpía sus baños de sol para comerse una tortuga. Este no fue el primer cocodrilo que apareció en el campus, pero sí el más famoso. A pesar de que el cocodrilo resultó ser macho a la ge ...

Medio ambiente Sensibilización medioambiental

Abarca es uno de los capataces que, durante toda su vida, ha llevado un equipo de la BRICA a salvar fuegos en España. Tras años al frente del grupo y pasar por varias situaciones muy difíciles le toca cambiar de puesto y dejar a un lado las llamas. Una de las tareas más difíciles de su vida, cambiar el campo por la vigilancia. ¿Cómo sería dejar aquello que más amas en la vida?. Documental DMAX.

ingredientes naturales la belleza natural beneficios de la cosmética ecológica ...

Los múltiples beneficios de la cosmética ecológica, también conocida como cosmética orgánica o biológica, han llevado a muchas personas a recurrir a ella. Y es que la piel es el órgano más grande del cuerpo y, además, absorbe los productos que aplicamos sobre ella y hace que lleguen hasta el torrente sanguíneo, por lo que es muy importante emplear cosméticos elaborados con ingredientes naturales q ...

remedios naturales alimentación saludable la casa : cuidados y trucos
Título

ASEO DE LA CASA CON PRODUCTOS NATURALES El aseo de nuestra casa es algo que debemos hacer con mucho cuidado eligiendo productos que no dañen nuestra salud. En nuestra casa tenemos muchos productos naturales que podemos ussar sin el temor a causar alergias o daños peores. Por ejemplo el Vinagre blanco es un gran aliado a la hora de limpiar, cuando utilice vinagre blanco, no lo haga con recelo, no ...

aceite belleza cabello ...

Mi amiga Paula lleva un tiempo experimentando el aceite de coco en su pelo y a raíz de los comentarios de muchas en la entrada no" poo, he decidido contaros su experiencia dado que a alguna le puede interesar. Os explico: ella tiene el pelo muy seco y encrespado, por lo que se confiesa adicta (Paula no me mates) a todo champú, acondicionador o mascarilla con siliconas para intentar darle una ...

vida sostenible bienvenido noviembre calendario ...

Hoy se termina octubre, a lo mejor te extraña no ver calabazas y murciélagos, pero como os conté, en el último post del mes, voy a poner lo que me apetezca. Y hoy lo que me apetece es contaros las 10 cosas que más me han gustado del mes de octubre, sin más, sin calaveras. :-) 1. Este mes me he empezado a organizar, sí, por fin. Me he autorregalado la agenda de Mr Wonderful con sus super-pegatinas ...

salud natural salud natural

EL dia de hoy estaremos hablando sobre las propiedades del jengibre, el jengibre es rico en vitaminas C, A, B1, B2, sales, fósforo, magnesio, calcio, hierro, sodio, potasio y zinc. El jengibre contiene todos los aminoácidos esenciales, incluyendo treonina, triptófano, Leysin, metionina, fenilalanina, valina. Propiedades del Jengibre Por la cantidad de nutrientes del jengibre, mata los gérmenes ...

Consumo responsable Vida y Hogar desarrollo sustentable ...

Photo: Eustaquio Santimano via Flickr (CC BY-SA) Por: Edurne M.  Cada uno de nosotros tiene una huella ecológica particular que depende de varios aspectos como: la energía y recursos que consumimos, los desechos y emisiones que generamos, así como de otros menos visibles como los recursos y energía requeridos para producir y transportar los productos que consumimos. Tomar conciencia del impacto de ...

Ciencia y tecnología Hombres Investigación ...

2016 Hace ya tiempo, los científicos descubrieron que existen varios tipos de recuerdos que implican a distintas áreas del cerebro. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva York ha analizado cómo se ve impulsada la atención por el material que custodia nuestro órgano pensante. “Tenemos múltiples sistemas de memoria, asociados a distintas regiones cerebrales, que nos ayudan a ...