comunidades

Protege el planeta para proteger tu salud

A propósito del Proyecto “NO HAY PLANETA B” hoy la musa se inspira en abordar un poco el asunto.

Tu salud física y mental está altamente influenciada por el mundo natural. Las influencias ambientales en la salud incluyen:

Aire limpio

Agua potable segura

Suficiente comida nutritiva

Refugio seguro
El contacto regular con la naturaleza no solo reduce la depresión y la ansiedad, también disminuye las tasas de mortalidad y favorece la longevidad.

Por otro lado, infinitas son las evidencias de cómo la contaminación del aire contribuye a enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas e incluso a la muerte prematura. Del mismo modo, el agua que bebemos puede exponernos potencialmente a agentes infecciosos, productos químicos y otros contaminantes nocivos. ¡Así que, es evidente, el mundo natural es nuestro sistema de soporte vital!

 

¿Cómo construir una rutina de bienestar que proteja la tierra y su salud?

El minimalismo y el desperdicio cero se han convertido en palabras de moda en el ámbito del bienestar con una buena razón. Me atrevería a decir que más que un modismo, ya forma parte en la filosofía de vida de muchos, en diversas partes del mundo; y lo mejor, entre las nuevas generaciones más conocidos como los Millennials.

En Estados Unidos, el  estadounidense promedio  genera casi 4.5 libras de desechos por día, que llena los vertederos. Este enfoque en el consumo y los productos descartables desordenan su hogar, agotan el dinero dañando a la Tierra y su salud.

Visto lo visto hoy en día, donde los efectos del cambio climático sobrepasan los límites de lo inverisímil, es  importante comenzar a accionar e invertir en salud a largo plazo mediante el desarrollo de una rutina de bienestar sostenible, la limpieza del entorno de su hogar y la elección de un estilo de vida saludable. ¡Afortunadamente, puedes tomar medidas para proteger el planeta que también protegerá tu existencia!

Replantea tus traslados al trabajo

Paralizarte durante horas en el tráfico y pasar gran parte del día conduciendo de un lado a otro no solo afecta tu cordura, sino que también daña la tierra. Las personas que viajan más tiempo tienen más probabilidades de sufrir obesidad, tener mayor estrés y duermen menos.

Las emisiones del transporte son una de las principales fuentes de exposición de los humanos a la contaminación atmosférica. Los estudios sugieren que la contaminación del aire relacionada con el transporte contribuye a un mayor riesgo de muerte, particularmente por causas relacionadas con el corazón y los pulmones.

Si tienes la posibilidad donde vives, durante la semana revisa la posibilidad de compartir automóvil u opta por el transporte público. Esto puede reducir el estrés y te da la oportunidad de socializar y conectarse con amigos (¡o hacer algunos nuevos!).

Una opción aún más ecológica es caminar o andar en bicicleta para ir al trabajo y otras actividades diarias. Esto puede marcar una gran diferencia en la reducción de las emisiones de carbono y al mismo tiempo generar más actividad física en su día.

Compra en tu localidad y productos de temporada.

Planeta
Las elecciones dietéticas influyen en los resultados ambientales y de salud, con impactos en la contaminación del aire y del agua, la calidad del suelo y múltiples medidas de salud. En muchas partes del mundo, los productos frescos pueden viajar aproximadamente 1,500 millas desde su origen para llegar a su destino final, lo que requiere grandes cantidades de combustibles fósiles que generan contaminación.

Los productos cultivados localmente son generalmente más frescos y tienen una huella de carbono más pequeña que los productos que se transportan a largas distancias para llegar a su plato. Comer en temporada también está de acuerdo con la sabiduría ayurvédica para ayudar a equilibrar el cuerpo y la mente.

Comprar en el mercado de tu localidad, apoyar a los agricultores de tu comunidad uniéndose a un programa de agricultura de apoyo comunitario (CSA) y mantener un huerto familiar son excelentes maneras de apoyar tu sistema alimentario local y consumir alimentos frescos, estacionales y nutritivos. Los alimentos que se cultivan localmente no solo reducen las emisiones de combustibles fósiles del transporte, sino que las pequeñas granjas locales también tienden a usar métodos más conscientes, sostenibles y orgánicos que apoyan la salud del suelo y reducen su exposición a pesticidas y herbicidas. Conocer a los agricultores que cultivan tus alimentos también brinda los beneficios para la salud de ser parte de una comunidad a medida que apoya a las pequeñas empresas locales con tu dinero.

Si tienes espacio, cultivar tu propio jardín te proporciona lo último en alimentos de origen local. La jardinería también proporciona beneficios sustanciales para la salud, aumentando la satisfacción con la vida, el bienestar psicológico, la función cognitiva y la salud física. ¡Incluso si no tiene mucho espacio al aire libre para un jardín grande, puede intentar cultivar sus propias plantas en el alféizar de una ventana o unirte a un espacio comunitario de jardinería para obtener deliciosas verduras beneficiosas para  tu nutrición!

Recicla el plástico

Los plásticos son omnipresentes en envases, productos de consumo e incluso calzado y ropa. Dado que estos materiales no son biodegradables, a menudo terminan acumulándose en el medio ambiente natural y en los vertederos. De hecho, el plástico representa más del 10 por ciento (en peso) de los residuos sólidos municipales.

Una vez producidos, estos materiales están aquí por eras, y muchos terminan contaminando las vías fluviales y los océanos, donde pueden dañar la vida marina y acumularse en el suministro de alimentos y agua, afectando eventualmente a los humanos. Por ejemplo, se han encontrado microplásticos en más de 100 especies acuáticas, muchas de las cuales son consumidas por nosotros.

Los plásticos y los aditivos en muchos productos también pueden liberar químicos tóxicos como los bifenilos policlorados (PCB), hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), ignífugos, ftalatos o ésteres de ácido ftálico y metales pesados. Algunos de estos productos químicos se consideran disruptores endocrinos, que interfieren con la función hormonal normal en el cuerpo e incluso contribuyen al aumento de peso.

Cambiar el plástico por materiales más sostenibles y saludables como el acero inoxidable y el vidrio le cuesta menos dinero a largo plazo, mantiene los alimentos y el agua frescos sin contaminación, genera menos desorden y genera menos desechos que pueden terminar en vertederos, ríos, lagos, y océanos

Opta por botellas de agua reutilizables de acero inoxidable o vidrio para mantenerse hidratado mientras viaja.

Elije recipientes de vidrio o cerámica para almacenar alimentos.

Cambia a bolsas de algodón orgánico reutilizable o de lona natural para comprar y almacenar productos.
Reduce los desperdicios almacenando alimentos de manera segura y efectiva

planeta
A nivel global es astronómico el por ciento de los alimentos que se pierden o desperdician a nivel del consumidor cada año, lo que profundiza el hambre y la pobreza e inflige un alto costo al medio ambiente. Planear, preparar y almacenar los alimentos de manera consciente puede ayudarnos a desperdiciar menos.

Planifica con anticipación tu lista de compras teniendo en cuenta alimentos saludables semanales para que sea más probable que cumplas con tu plan de alimentación balanceada y aproveches al 100 % todo lo que compres. Opta por consumir productos a granel siempre que sea posible para minimizar el exceso de empaque, que además de terminar como deshecho también puede filtrar contaminantes en los alimentos.

Una vez que lleve tu compra a casa, guárdala de manera segura para preservar la nutrición y reducir su exposición a sustancias potencialmente dañinas. Las envolturas de alimentos de algodón orgánico reutilizables son una alternativa al papel de aluminio y envoltura de plástico para diversas necesidades de almacenamiento de alimentos. Las envolturas de alimentos reutilizables son naturalmente antibacterianas, transpirables y libres de plástico, lo que las convierte en una excelente opción sin desperdicios para mantener los alimentos frescos y seguros.

Comience a vivir de manera más sostenible incorporando estos hábitos ecológicos en tu rutina de bienestar. Pequeños cambios pueden sumar grandes resultados a largo plazo. ¡Intenta incorporar algunos de estos simples intercambios en tu rutina de bienestar para proteger tu salud y la planeta! Es nuestra única opción, no tenemos un Planeta B.

Para estar al día, informada y actualizada siguenos en nuestras redes sociales como @clickmujer en facebook e instagram

Fuente: este post proviene de clickmujer, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Las nuevas temporadas trae consigo tendencias cambiantes, tanto para su hogar como para su guardarropa. Limpiar su guardarropa puede parecer una tarea intimidante, pero finalmente liberará y te ayudar ...

Recomendamos