HelpUP Blog Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

“Fisioterapia contra la vergüenza”

«¿Síndrome de Down? ¿Es contagioso? ¿Y con qué pastilla se cura?» Cuando Pablo Llanes tuvo que enfrentarse a estas tres preguntas supo que no se iría sin más. Estaba en Wukro (Etiopía) explicándole a un médico local que aquel niño no tenía ninguna enfermedad infecciosa. Él, un fisioterapeuta que atendía a las grandes estrellas del Real Madrid de baloncesto. Todavía se muestra incrédulo al recordarlo. Cinco años después de aquel diagnóstico, encabeza la ONG Holystic Pro África, con la que ha puesto en marcha una clínica gratuita para niños con discapacidad e intenta integrarlos en la complicada sociedad etíope. «Sí, un sueño; pero?nitse, nitse? (poquito a poquito), que dirían allí», relata esperanzado.

Como en cualquier historia personal hay un momento en el que algo no engrasa bien. «Estuve 15 años trabajando con algunas de las personas mejor pagadas del mundo, pero arrastraba un vacío. Tratar a deportistas de élite reporta muchos beneficios, pero no deja de ser un negocio». Con el gusanillo de la cooperación más inquieto que de costumbre, Pablo decidió poner rumbo a Etiopía con otras diez personas. En un principio, era un viaje sin más pretensiones que «ayudar una temporada dentro de mis limitaciones. Tratar esguinces, colocar algún que otro vendaje, reforzar la rehabilitación? soy fisioterapeuta, no médico». Pero la realidad le atropelló.



Tirados en la calle, pidiendo en la puerta de las iglesias, atravesando vías en medio del caótico tráfico de ciudades como Addis Abeba; repudiados por la sociedad, aislados, escondidos entre las cuatro paredes de sus casas en las zonas rurales. La situación de los niños con discapacidad cortó la respiración de este madrileño, que tiene un hijo que la sufre. «En África están completamente abandonados y apartados, se cree que son fruto de una maldición, de un mal de ojo. Las familias hablan de un castigo divino y la mayoría de las madres aún recurren a ?las aguas sagradas? en busca de un milagro para sus pequeños», denuncia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en este país hay 15 millones de niños, adultos y ancianos discapacitados, el 17,6 por ciento del total de la población ?alrededor de 85 millones?. Pero a sus 40 años, Llanes no hace mucho caso de estadísticas. «Cuando quise poner en marcha mi proyecto de fisioterapia consulté a ONG, a los servicios sociales, al hospital? y me dieron tres cifras completamente diferentes. Allí la situación es muy complicada, por lo que tomé la decisión de hacer mi propio censo e ir casa por casa». El resultado: 330 niños menores de 18 años ?en Wukro y zonas rurales cercanas?.





Un año y medio y diez viajes después, la clínica estaba en pie. «Existe la creencia de que en cooperación se necesitan grandes cantidades, y no es así; en una gran catástrofe puede ser; pero en proyectos como el nuestro, no». El centro costó menos de 38.000 euros. «La gente se fija mucho en el dinero, pero, en nuestro caso, con un presupuesto mínimo, hemos hecho muchísimas cosas». La mayor parte del capital con el que se financia el proyecto procede de los miembros de la ONG, aunque también reciben algunas ayudas.

«Nosotros lo hemos tenido mucho más fácil de lo normal», revela Pablo Llanes. «La parte más complicada del camino ya la había recorrido el cooperante Ángel Olarán, el Vicente Ferrer de la zona. Él nos abrió muchísimas puertas, sobre todo burocráticas, y ha sido pieza clave a la hora de conseguir el principal objetivo: la confianza de la gente del lugar». De hecho, este fisioterapeuta sonríe y recuerda su ?primera vez? en Wukro, cuando sólo era un voluntario más. «Aquel día no vino nadie; el siguiente, tampoco; el tercero, apareció la mujer del jefe de los servicios sociales; el cuarto, unas cuatro personas; y a los diez días ya teníamos un soldado con su metralleta ordenando una larga fila». Todo es cuestión de confianza.



Aunque promovida por Holystic Pro África, la clínica está gestionada en colaboración con la administración Wukro. «Quería levantarla, pero con el apoyo local. Quería formar profesionales etíopes para que ellos mismos atendieran a su población». Hay que tener en cuenta que en Etiopía sólo hay alrededor de 350 fisioterapeutas y 190 están en Addis Abeba, la capital.



No obstante, no es sólo un problema de recursos. Todo cobra otra dimensión cuando hablamos de personas con discapacidad, las barreras culturales son demasiado altas. «Están fuera, son una vergüenza que hay que esconder, muchos tienen reparos a la hora de tocarlos sin ropa? ¿cómo van a atenderlos así?». Es la razón por la que muchas veces a este soñador le han temblado las piernas.

«Queremos aumentar la calidad de vida de los niños, que se relacionen con su entorno y que se desarrollen todo lo que puedan. Si pueden comer solos, que coman; si pueden andar, gatear o arrastrarse, que lo hagan.Que vivan mejor y, sobre todo, más felices». Pero ese rechazo que existe a su alrededor y que les marca a ellos y a sus familias implica un peso psicológico para el que aún no hay vacuna. De ahí, que se fomente la unión entre ellos. «En la clínica, en lugar de varias salas, sólo existe una para que los pequeños interactúen y las madres también. Es la manera de generar una empatía y compartir ese sentimiento de soledad común».





Se han dado muchos pasos, pero quedan muchos más por dar. Junto al resto de profesionales sanitarios, fisioterapeutas, psicólogos, médicos y maestros de educación especial ?todos voluntarios? realizan cerca de 25.000 tratamientos gratuitos al año. A su vez, han puesto en marcha un apartado de salud mental, trabajan en los colegios, tienen varios proyectos de deporte inclusivos, tratan a gente en la cárcel y ahora quieren impartir un curso especializado para etíopes.

Pablo Llanes viaja a Wukro un par de veces al año. Lo supervisa todo desde Madrid ?donde tiene una clínica de fisioterapia junto a otras ocho personas?, y está en contacto permanente con la gente del lugar. Sigue con su política del diezmo ?un diez por ciento de lo que gana lo destina a este proyecto?, pero confiesa que «ya no es suficiente. A pesar del gran trabajo de los voluntarios, es necesario contratar a gente especializada». Se trata de seguir avanzando, «algo que requiere mucho esfuerzo, pero que en realidad no cuesta. Es igual que cuando te enamoras, no eres consciente de los sacrificios». Moraleja: ?Nitse, nitse?.

 

María Jesús Hernández

vía Cambio16



Fuente: este post proviene de HelpUP Blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

consumo responsable eco_ideas sin categoría

Guía 10 Ingredientes más Tóxicos en Cosmetica

Hoy os muestro una guía rápida sobre los 10 ingredientes más tóxicos utilizados en cosmética, que viene bien tenerla "a mano" para comprobar que los productos de cosmética que se adquiere sean lo más saludable posible.  Lista de los 10 peores ingredientes en cosmética de cuidado personal: Si nos paramos a pensar, son muchos los productos de cuidado personal los que utilizamos diariamente ...

vida sostenible ecología general arte ...

Arte callejero contra el cambio climático

El arte callejero, desde tiempos remotos, siempre ha sido una fuente de denuncia y una forma chocante de criticar a la sociedad desde el anonimato, mientras se embellece la ciudades tan planas y grises. No es raro que en la actualidad la temática medioambiental sea un tema recurrente para esto artistas, en un mundo donde el grafiti tiene penas hasta de cárcel pero contaminar solo paga impuestos y ...

Animales Biología celular Ciencia y tecnología ...

Lo que nos hace humanos

“El hombre es único no por su obra científica El hombre es único no por su obra artística sino porque las dos son expresiones de su prodigiosa plasticidad mental”. Jacobo Bronowsky Y es esa prodigiosa plasticidad mental, resaltada de forma contundente en la reflexión de uno de los pensadores más importantes de las ciencias, donde reside nuestra condición de humanos, la que nos hace humanos. A dif ...

Desarrollo personal y profesional Suerte

¿La suerte, se tiene o se busca?

Imagen: Pexels ¿Qué es la suerte? la verdad no sé muy bien como definirla…  según la RAE es… Del lat. sors, sortis. 1. f. Encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual. La suerte me trajo a este país. 2. f. Circunstancia de ser, por mera casualidad, favorable o adverso a alguien o algo lo que ocurre o sucede. Juan tiene mala suerte. 3. f. suerte favorable. Dios te d ...

salud natural mi rincón personal

Volverán las oscuras golondrinas...

Quien me siga habitualmente se preguntará por qué en medio de "cosméticas-recetas-cursos" me salgo de la temática del blog... Pero es que de vez en cuando me gusta plasmar un poquito de esa sensibilidad que nos da la poesía y de lo que nos brinda el contemplar una bonita fotografía. Esta poesía de Bécquer me acompaña desde que era muy jovencita y últimamente, bien lo sabe Maribel, tambié ...

salud natural año cabra de madera 2015 ...

¿Quieres saber que trae el horóscopo chino para éste 2015?

Año nuevo, prediciones nuevas...y como nos encanta el Horóscopo Chino, aquí te dejamos un tentenpié para que sepas que nos deparará éste 2015. Penélope deja de cabalgar en el año del caballo para correr tras la cabra. Pero no preocupéis ella es bastante benévola con los animales del zoo tan solo con algunos que no le dejan paso envestirá con sus cuernos. La cabra u oveja es creativa, enérgica una ...

bolsas plastico contaminacion ...

Crean unas bolsas que se pueden disolver en el agua y beberse

Las bolsas de plástico hechas con petróleo, es decir, la que usamos a menudo, tardan unos 300 años en biodegradarse. Las bolsas que ha creado Kumala no, están hechas de yuca y tardarían unos 100 días máximo en degradarse. Kumala es un científico de Indonesia que salió en 2009 de su país natal y, al volver, se encontró con las playas en donde anhelaba surfear contaminadas por bolsas de plástico, ya ...

bioconstrucción

Casas que producen cuatro veces más energía de la que consumen

AmpliarLa casa del proyecto SML system. A la izquierda se puede ver una de sus fachadas cubierta de paneles solares Universidad CEU Cardenal Herrera El reto de la energía es, posiblemente, el mayor al que se enfrenta la civilización moderna. La luz artificial, que permite trabajar o divertirse sin depender de la luz solar, los ordenadores, omniprese ...

Reflexiones

CATALUÑA Y OTRAS COSAS QUE NOS SEPARAN

Hoy he decidido hablar en el blog sobre Cataluña y otras cosas que separan a la gente. Estos días son difíciles para todos los españoles, ya sean catalanes o de cualquier otra región española. La pregunta es: ¿Cómo se ha llegado a esta situación?. La respuesta es difusa, los unos echan la culpa a los otros. Los puentes del diálogo se van rompiendo cada vez más y nadie mueve un dedo por evitarlo. ...

¡Nos vamos a la biblioteca en Ammán!

En Ammán, Jordania, hemos ido junto a 20 niños refugiados sirios a la Biblioteca Knowledge Path, un espacio donde descubrir de manera lúdica y participativa el mundo de la lectura. Se les enseña así a hacer uso de su entorno y de sus habilidades para disfrutar de libros de acuerdo con sus intereses, libros que les abren al mundo, que les ayudan a desarrollar su creatividad, a mejorar sus habilidad ...