Blog de biogea Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La ciencia es bella



¿Es el mundo una obra de arte? Tal es la cuestión que el autor se propone indagar desde el título y el prólogo de este ensayo. La idea tiene su dificultad porque en principio induce a pensar en el gran artista y en sus intenciones a la hora de crear el mundo. Sin embargo, el autor no se lanza directamente en esta dirección, sino a todo un conjunto de cuestiones que se descuelgan de la pregunta inicial. Por un lado, se trata de comparar el mundo de las ideas en las que se mueve la mente del artista cuando crea y el mundo de los cuerpos físicos de la realidad en la que está inmerso. Por otro lado, se trata de enfrentar la belleza que vive el artista cuando hace arte con la belleza que vive el científico cuando hace ciencia. Aplicamos el concepto de belleza tanto a un atardecer, que es un paisaje en condiciones efímeras, como al sonido de una música, como a un pedazo de conocimiento concebido por una mente humana. En la propuesta de Wilczek destaca un concepto sobre todos los demás: la simetría. Simetría exhiben los cristales, las plantas y los animales, simetría hay también en sus maneras de cambiar, hay simetría en las obras de arte y, sobre todo, hay simetría también en las teorías científicas. La creación científica y la creación artística ofrecen una buena pista para empezar.

Se equivocan los que aseguran que ciencia y arte son la misma cosa y se equivocan los que dicen que arte y ciencia nada tienen que ver. Sin embargo, enfrentar estas dos grandes formas de conocimiento interesa tanto por lo que comparten como por lo que difieren. La intersección no puede ser más fértil. La grandeza de la ciencia está en que un científico puede llegar a comprender sin necesidad de intuir y la grandeza del artista en que puede llegar a intuir sin necesidad de comprender. Un físico comprende el comportamiento cuántico de una partícula porque lo anticipa usando la ecuación de Schrödinger, pero no lo intuye porque sus sentidos no han experimentado nunca nada similar. No hay intuición cuántica porque no hay observadores cuánticos. En cambio, un artista puede distorsionar la realidad y fabricarse una metáfora para intuir algo que no tiene por qué comprender y que ni siquiera tiene por qué existir en la naturaleza. Oscar Reutersvärd, por ejemplo, fue un artista gráfico que inventó objetos en tres dimensiones que se pueden dibujar, pero que desafían la intuición porque no se pueden construir. Es la idea de los objetos imposibles que cautivó al gran físico y matemático Roger Penrose y al que tanto debe el celebérrimo Maurits Cornelius Escher, el artista que finalmente ha quedado en la historia como padre de la idea.

TRAZOS, NOTAS, TEOREMAS
Se enganchó tanto a esta cuestión que se pasó toda la vida reescribiendo el mismo libro. Se trata de On Growth and Form (en español en Akal, 2011) del escocés D’Arcy Thomson (1860-1948). Apareció por primera vez en 1917 con 793 páginas, pero la última edición de 1942 alcanza las 1116 páginas. Aún se puede conseguir en casi todos los idiomas y aún es tema de discusión tanto por sus aciertos como por sus errores. Sus críticos le reprochan que no acabara de comprender el mecanismo de la selección natural, aunque todo el mundo reconoce su tremenda influencia en otros autores. Yo me cuento entre los seducidos y mi réplica fue el ensayo La rebelión de las formas (Tusquets, 2004). Una obra maestra que conmovió a artistas y científicos es Gödel, Escher, Bach(Tusquets, 1987) de Douglas Hofstadter, profesor de ciencias cognitivas e hijo de un premio Nobel de física, donde se relacionan las obras del matemático autor del teorema más bello de la historia, del artista que ilustró el mundo de los objetos imposibles y del compositor barroco que revolucionó la música. Un ensayo más moderno es Truth and Beauty: Science and the Quest of Order (Oxford University Press, 2011)de David Orrell.

El mundo como obra de arte, del premio Nobel de Física Frank Wilczek, se sumerge en estas fértiles tierras fronterizas. ¿Qué es la belleza? ¿Qué es la belleza natural de los objetos reales y qué es la belleza cultural del conocimiento humano? ¿En qué punto se dan la mano ambas concepciones? El número áureo es una proporción conocida desde la antigüedad como un canon de belleza que se deduce por un razonamiento puramente mental. Basta imponer la armonía y el equilibrio que resulta más agradable y natural a nuestros sentidos. Por ello no es raro encontrarlo en todo tipo de estructuras de diseño humano, desde la arquitectura a los muebles, pasando por un simple encendedor. Pero ¿cómo demonios se explica que ese mismo número aparezca también en las formas y estructuras vivas? ¿Será como decía Oscar Wilde que la naturaleza copia al arte? La cuestión es de una profundidad sin fondo y no se limita a los objetos naturales o culturales. La belleza no está solo en los resultados visibles de las teorías científicas y matemáticas. La belleza está también en el origen, en las hipótesis de trabajo y en la concepción del mundo que han estimulado el pensamiento de los grandes creadores científicos.

Wilczek revisa las formas más bellas del pensamiento científico y de los objetos naturales para llegar a varias conclusiones no siempre explícitas en su texto. Aún antes de acordar una definición de belleza, digamos que la belleza es un concepto frecuente en el arte, propio del arte, pero que no es necesario para hacer arte. Y aún antes de acordar una definición de lo que es comprensible, digamos que la inteligibilidad es un concepto omnipresente y propio de la ciencia, pero que no es suficiente para hacer ciencia. Sin embargo, en todos los casos elegidos por Wilczek se filtra una relación esencial entre lo que es bello y lo que es comprensible. La forma más simple de belleza es la iteración en el espacio y en el tiempo, esto es, la armonía y el ritmo. Y la forma más inmediata de lograr esta belleza es la simetría. Se diría que la belleza es una especie de no cambio dentro del cambio. ¿Qué es una ley de la naturaleza? Pues algo muy parecido: es el cambio que menos cambia. Todos los movimientos de los planetas son diferentes, pero todos obedecen a las mismas ecuaciones de las mismas leyes. Los físicos buscan siempre principios de conservación (conservación de la masa, de la carga, de la energía, de la cantidad de movimiento, del momento angular…) porque con ellos se pueden anticipar los cambios que experimenta un sistema. Wilczek no puede disimular su emoción en el capítulo que dedica a Emmy Noether, la gran matemática que tanto admiró Einstein, cuyos teoremas establecen la relación entre los principios de conservación por un lado y las propiedades de simetría del espacio y del tiempo por otro. A Einstein se le debieron saltar las lágrimas con los trabajos de Noether (lo sé porque a mí me ocurrió lo mismo cuando los vi por primera vez en la pizarra de la facultad). Después de todo, tanto la teoría especial como la teoría general de la relatividad se levantan sobre el mismo pilar: el mundo puede ser complejo, misterioso, extraño…, ¡pero no feo! Es un principio estético como también queda claro en el capítulo que este ensayo dedica a la relatividad, sin duda la más grande y más bella teoría jamás concebida por una sola mente.



El caso de la física cuántica, que el libro también se entretiene en saborear a través de los trabajos seminales de Einstein y Bohr, tiene un valor añadido: invita a comprender los fundamentos de la física cuántica a través de intuiciones musicales. No alcanza quizá raíces tan profundas en la fusión de los conceptos de belleza e inteligibilidad, pero sí ofrece un camino que es bastante más que una metáfora. Comprender es buscar lo que hay de común entre cosas aparentemente diferentes. Los objetos fractales, por ejemplo, ofrecen un lenguaje común para dar cuenta de la autosimilitud y la irregularidad, de nuevo el no cambio dentro del cambio, lo que afecta tanto a los hexágonos de un panal de abejas, de la estructura de un material sintético como el grafeno o a la estructura de un copo de nieve.

El libro recorre las ideas más bellas y trascendentes de la física con Galileo, Newton, Maxwell o Einstein, pero no esquiva las ideas bellas que han resultado ser falsas. La concepción geométrica de los átomos de Platón, el sistema solar de Kepler, el éter que buscaban Michel­son y Morley, etcétera. Queda claro: aunque la belleza predispone a comprender, hay que reconocer que la belleza no es una garantía de verdad. Sin embargo, Wilczek consigue seducir al lector tácita y subliminalmente en favor de una respuesta a la pregunta inicial del libro: ¿es el mundo una obra de arte? Y ésta no es otra que un sonoro y apasionado ¡sí!



Wilczek es un físico teórico de amplísima cultura dentro y fuera de la física. Recibió el Premio Nobel de Física en 2004 por un tema aparentemente tan contradictorio como la libertad asintótica en la teoría de las interacciones fuertes, esto es, cuando dos quarks se acercan mucho entre ellos su fuerza de interacción se debilita tanto que se convierten en partículas libres. El libro equivale a un paseo a través de la historia de la física de la mano de alguien que comprende la realidad desde una concepción estética global del mundo…, como todos los grandes científicos.

El mundo como obra de arte. Frank Wilczek. Traducción de Javier Sampedro. Crítica. Barcelona, 2016. 520 páginas. 28,90 euros.

Fuente: este post proviene de Blog de biogea, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La aniquilación de la naturaleza

2017 La última paloma pasajera (Ectopistes migratorius) murió cautiva en el zoo de Cincinnati (EE UU) en 1914. En la práctica, la que fuera el ave más abundante del planeta llevaba años extinguiéndos ...

Recomendamos

Relacionado

Arte y cultura Historia Sociedad

Arte y ciencia: cómo ponerle orden al caleidoscopio del mundo

Gala mirando el mar Mediterráneo, Salvador Dali (1976) Las artes, como las ciencias, empiezan en el mundo real. Luego se lanzan a todos los mundos posibles, y finalmente a todos los mundos concebibles.Edward O. Wilson Cecilia Andrés, titiritera, abandona entre aplausos el escenario de Universum, el museo de las ciencias de la UNAM. Con su número de “teatro de objetos” (la representación del rom ...

shibui diseño ate ...

Shibui la imperfección es bella

Shibui es complejo de explicar es una filosofía que se mueve en medio del Zen y el sintonismo. Es una filosofía que busca en la imperfección la belleza o la perfección de las cosas. El Shibui es una filosofía milenaria que esta entre el Zen y el sintoísmo, es una filosofía que nace del budismo para definir o agrio lo astringente pero luego en la epoda de Edo se perfecciona y gana su mayor esplen ...

Arte y cultura Evolución Filosofía ...

La belleza está… en tu cerebro

Verónica Guerrero Mothelet Imagen: Cortesía Laboratory of Neuro Imaging at UCLA and Martinos Center for Biomedical Imaging at M Hacia finales de la década de 1980, el neurocientífico Semir Zeki, del University College London, en Inglaterra, estaba interesado en el sistema visual de los primates, especialmente el de los humanos. Luego de encontrar que muchas áreas visuales del cerebro se especiali ...

igualdad y derechos sociales

Exposición: 'La mujer en el arte africano'

La fotógrafa camerunesa Angèle Etoundi Essamba comenzó su trayectoria artística a principios de los años 80, y se ha convertido en la artista africana con mayor proyección internacional. Comenzó su carrera reivindicando la figura de la mujer negra a través de fotografías en blanco y negro, y con el tiempo sus obras se han ido transformando en imágenes llenas de colorido y sensualidad que plasman l ...

vida sostenible agricultura sostenible bio-construcción ...

¿Que es la permacultura?

La palabra permacultura es muy reciente, la acuñaron Bill Mollison (profesor en la universidad de Tasmania) y su alumno David Holmgren en el año 1974. Se basaron en crear sistemas biológicos sostenibles, Mollison se convirtió en un critico radical de los sistemas industriales y políticos que estaban destruyendo, material y socialmente, todas las partes del mundo, actualmente seguimos con esos sist ...

feng shui japon #japón ...

Ikebana | Arte floral japonés

Ikebana es el nombre que se le da al arte del arreglo floral japonés el cual , a parte de ser considerado un estilo decorativo minimalista , el objetivo de ésta práctica es alcanzar un estado de relajación mediante la reflexión y entendimiento de su arte. El significado de la palabra nipona Ikebana es “camino de flores”  o “flor viviente” Éste arte ésta vinculado a la tradi ...

igualdad y derechos sociales arte de denuncia arte para la autoestima de las brasileñas ...

Arte para aumentar la autoestima de las brasileñas

Su nombre real es Evelyn Queiroz pero se hace llamar Negahamburguer, tiene 24 años y es una joven brasileña que hace arte para aumentar la autoestima de las brasileñas. Para ello recurre al dibujo con lápiz, acuarela, ilustraciones, graffitis, etc.... Hace unos cuatro años puso en marcha el proyecto 'Belleza Real', una serie de obras creadas por ella basadas en declaraciones, comentarios y ...

Reciclaje bolsas plástico ...

Upcycling art, la creatividad de dar valor a la basura

El próximo día 8 de febrero celebraremos el carnaval, y con él y los disfraces de nuestros hijos, vamos a colaborar para que en 2050 haya más plástico que peces en el océano. Naciones Unidas estima que cada año van a parar a los océanos 8 millones de toneladas de plástico, entre ellas estarán los disfraces hecho con bolsas de plástico que se han llevado a cabo como iniciativas low cost en algunos ...

Cambio climático Pobreza Seguridad alimentaria ...

El impacto de la producción y el poder del consumidor

Entrevista a Laura Villadiego, periodista y cofundadora de Carro de combate. Parte II Continuamos con la entrevista que hicimos a Laura Villadiego, cofundadora de Carro de Combate, proyecto que le ha permitido indagar sobre el impacto social y medioambiental de los productos que consumimos. Centramos esta segunda parte en cuestiones concretas sobre la producción, la cadena de distribución y alguno ...

cd recomendados

"Nebula", música para comunicarse con la Naturaleza.

por Pablo Rego | El músico y compositor danés Henrik Hytteballe lanza un nuevo capítulo de su “The Haiku Project”, esta vez junto a la exquisita voz de Sara Grabow con quien ha entremezclado de manera sutil y elevada sus texturas musicales que apuntan directamente al mundo espiritual. El clima al que se accede al sumergirse en “Nebula” (editado por Real Music) es de una paz surgida de la disolució ...