Idea guardada 5 veces
La valoración media de 12 personas es: Excelente

Paso a paso: Champú "el conejo feliz"

Champú en barra "el conejo feliz"

Si me lees con frecuencia, posiblemente a estas alturas ya te has dado cuenta de que tengo una debilidad por probar casi cualquier cosa que implique una reducción en los residuos que genero y en los ingredientes tóxicos con los que mi cuerpo tiene contacto.

Me gusta experimentar, y —sobre todo— me gusta compartir los resultados de esos experimentos para que otras personas puedan sacar provecho de las cosas que yo haya aprendido en el proceso. La publicación de hoy es el resultado de uno de los experimentos que más me ha gustado porque me hizo sentir como si supiera hacer magia jajaja. En serio, creo que con esta receta me he ganado un diploma imaginario de cosmética DIY (hazlo tú mismo).  Y no me la inventé yo... tampoco me dan para tanto los conocimientos (en ese caso me daría a mí misma un diploma imaginario de alquimista experimental del universo, o algo así), sino que fue una adaptación de esta receta para champú en barra, y la pura verdad es que me atreví a hacerla sólo después de haber leído la Guía básica para hacer jabones veganos, de Cocina y divina. Claudia hizo un excelente trabajo explicando el proceso y despejando los miedos que normalmente surgen en torno a la fabricación de jabones, y su guía fue esencial para que me animara a probar. Para complementar lo que estaba aprendiendo, me compré la versión de Kindle de "Smart Soapmaking", donde se explica también con mucho detalle todo el proceso. Suelo compartir recetas mucho más sencillas de preparar porque me gusta pensar que cualquier persona se puede animar a hacerla sin tener muchos materiales o ingredientes a la mano, pero ésta, a pesar de ser un poco más compleja, de verdad vale la pena. Para dar un poco de contexto, revisemos primero qué es el champú. Según Wikipedia: La palabra champú deriva del inglés shampoo, palabra que data de 1762, y significaba originalmente "masajear". Esta palabra es un préstamo del Anglo-Indio shampoo, y esta a su vez del Hindi chāmpo (चाँपो), imperativo de champna, "presionar, amasar los músculos, masajear".

Así que "champú" originalmente se refería a masajear, y después a alguien se le ocurrió aplicarlo específicamente a masajear el cuero cabelludo. Más adelante, los peluqueros ingleses empezaron a hervir jabón y agua y a añadir hierbas para dar olores ricos y más brillo y suavidad al pelo de sus clientes. El champú moderno (ese líquido viscoso de colores que todos conocemos) apareció apenas en 1930 y de ahí en adelante las campañas de marketing hicieron el resto: ahora es un producto que consideramos básico, y cualquiera que se atreva a afirmar que no lo usa es calificado como hippie maloliente (me da risa que los "insultos" hacia las personas que queremos llevar una vida sostenible por lo general contengan la palabra hippie. Creo que debo dedicarle una publicación). Y para dar otro poco de contexto, te cuento cómo fue todo el proceso hasta llegar hasta aquí: hace aproximadamente mil años quería comprarme un champú para pelo "liso y sedoso" y mi mamá se rió de mí y me dijo todos los champúes sirven para lo mismo. Me dejó pensando y miré los ingredientes... y efectivamente todos eran muy parecidos (y prácticamente todos me eran desconocidos). Muchos años después me empecé a encontrar con artículos que "desmitificaban" al champú y proponían otras maneras de lavar y cuidar el pelo. Ahí empezó mi período de exploración y búsqueda, en el cual he pasado por probar marcas con ingredientes más amigables y también por el "no poo" (no me voy a extender explicándolo, pero si quieres leer más al respecto te recomiendo que visites a Ana y a Yve, que ya compartieron hace tiempo sus experiencias). Las búsquedas suelen llevar a aprendizajes (que vienen tanto de los aciertos como de los desaciertos), y ésta búsqueda en particular me ha llevado a identificar 3 cosas que considero importantísimas en los productos de aseo y cuidado personal que utilizo: Quiero productos que me permitan generar la mínima cantidad posible de residuos.

Los productos comerciales tienen empaques, etiquetas, cajas, cajitas, tapas, tapitas y un gigantesco "empaque intangible" de marketing que busca convencernos de que estamos comprando lo mejor de lo mejor, y que el producto vale 20 veces más de lo que realmente vale. Quiero productos cuyos ingredientes yo conozca (y más o menos entienda), y que sean amigables con mi salud y la del planeta.

Los productos comerciales de aseo y cuidado personal suelen ser cocteles de ingredientes impronunciables y/o con dudosas reputaciones. Quiero productos que no hayan sido probados en animales, y que no contengan ningún ingrediente de origen animal.

Esto, en los productos comerciales, se vuelve bien difícil porque la grasa que se obtiene de los animales se esconde detrás de nombres tan "refinados" como Stearic Acid, Sodium Tallowate o Stearyl Alcohol y, a pesar de las prohibiciones, muchas marcas siguen haciendo pruebas innecesarias y súper crueles en millones de animalitos. ... y esta receta lo tiene todo. Sólo tres ingredientes, nada de empaques extravagantes, nada de cobros adicionales por mercadeo, funciona  de maravilla sin tantos ingredientes "sospechosos" y los animales en los que ha sido probado somos mi chico y yo, que estábamos 100% conscientes del experimento en el que nos estábamos metiendo. Y todo salió bien. Como en el desodorante, ningún conejo y ningún animal sufrió en la fabricación de este producto, así que es conejo feliz = Mariana feliz. No más preludios, vamos a las instrucciones. Lo primero que necesitas saber es que el champú en barra es básicamente un jabón artesanal en el que la proporción de aceite es ligeramente mayor para que no todo sea convertido en jabón por la soda, y así el resultado sea más suave y no reseque el pelo. Para prepararlo vas a necesitar: Ingredientes (para tres barras de champú):

Aceite de coco (6,6 oz) (ya sé que es rara la medida, pero las balanzas digitales traen esa opción así que no debería haber problema).

Agua (2,5 oz)

Soda cáustica ( 1,08 oz) (sé que suena intimidante, pero siguiendo algunas recomendaciones básicas —y el sentido común— no tendrás nada que temer).
Herramientas:

Balanza digital de cocina (imprescindible, pues todo se mide por peso y no por volumen)

Recipiente para pesar el agua y el aceite

Recipiente para pesar la soda cáustica (yo el mío lo marqué para usarlo siempre para ese fin, y no usarlo para nada más)

Frasco de vidrio para mezclar la soda y el agua

Molde (en mi caso es improvisado: un tarro de plástico de esos en los que viene el helado, que tenía guardado hace tiempo).

Cuchara de acero inoxidable para mezclar (también puede ser de madera, pero en ese caso asegúrate de usarla sólo para hacer jabones... jubílala de la cocina).

Guantes de caucho (se usan por precaución, al mezclar la soda y el agua)

Gafas protectoras (ídem)

Licuadora de mano (opcional. Acelera el proceso, pero también puedes mezclarlo a mano a intervalos de 15 - 20 minutos. He probado las dos, y con las dos queda bien)

Termómetro de cocina (opcional)
Todos los materiales a la mano
Lo primero es organizar todo y tener todos los materiales a la mano. Prepara un espacio de trabajo en el que puedas estar tranquila/o (yo cubrí una mesa con papel periódico para no preocuparme tanto por si se caía una gota o dos de la preparación) y al que no tengan fácil acceso tus animales o niños pequeños. Cuando tengas todo listo, pesa los ingredientes y deja todo organizado y a la mano.
Usa un recipiente exclusivo para la soda cáustica
Pesar y dejar todo organizado y listo
Como podrás ver, mi espacio de trabajo parece cualquier cosa menos un laboratorio científico. Más casero imposible (que eso valga para que te motives y veas que no es tan complicado como lo pintan). Aquí viene la parte delicada, y la que normalmente hace que la gente (me incluyo) tenga miedo de probar recetas de este tipo: mezclar la soda cáustica con el agua. Es "delicada" porque esa mezcla genera una reacción química que hace que el líquido suelte vapores irritantes (para eso son las gafas de protección) y también hace que suba mucho la temperatura. Pero como dije antes, no hay nada que temer. A mí me ponía muy nerviosa y por eso no me atrevía a hacer jabones, pero después de haberlo hecho una vez te puedo decir con confianza que no es para tanto, y que realmente se trata de trabajar con cuidado y aplicar el sentido común. Debes añadir la soda al agua y no al revés, lentamente, mezclando con la cuchara de acero inoxidable y procurando mantener la cara alejada para no exponerte a los vapores. Haz esta mezcla en un lugar bien ventilado, con los guantes y las gafas puestas y con el cuerpo tan cubierto como puedas (pantalón, mangas largas, zapatos cerrados) para protegerte en caso de que algo salpique. Lo normal es que NADA salpique, pero más vale prevenir que curar.
Mezcla la soda y el agua en un lugar ventilado
Los vecinos seguro pensaban que estaba haciendo una bomba. Tengo un tapabocas improvisado con una pañoleta de flores, y las medias por encima del pantalón son para protección, no es que sean un fashion statement. Como te dije antes, la mezcla de agua y soda se va a poner súper caliente; déjala que se enfríe un rato antes de agarrarla para llevarla de nuevo al espacio de trabajo. Aquí tienes dos opciones: 1) usar el termómetro para asegurarte de que la mezcla esté más o menos a temperatura ambiente, o 2) dejarla enfriar suficiente rato —digamos 20 minutos— y tocar POR FUERA el recipiente para confirmar que ya esté a temperatura ambiente. Lo importante es que no haya una diferencia demasiado grande entre la temperatura del aceite y la de la mezcla de agua con soda cáustica. Pon el aceite en un recipiente de vidrio, acero inoxidable o plástico (de nuevo, el mío fue súper improvisado, un tarro que tenía guardado hace siglos) e incorpora lentamente la mezcla de agua y soda, mezclando suavemente con la cuchara de acero inoxidable.
Añade la mezcla de agua y soda cáustica al aceite, con "mañita"
Lo que viene ahora es lo más fácil: mezclar, y mezclar más. Puedes usar una licuadora de mano para acelerar el proceso (más o menos 15 minutos), o —si no tienes una— puedes revolver a mano con la cuchara a intervalos de 15-20 minutos (más o menos 2 horas, en total).
Licúa o revuelve hasta llegar a punto de traza
Debes mezclar hasta llegar a lo que se conoce como "el punto de traza", que simplemente significa que queda una traza o surco al mover la cuchara o la licuadora. Es decir: se ve "cuajado". Yo he probado a hacerlo de las dos maneras y sí rinde mucho más con la licuadora (obvio) pero la mezcla manual no es tan tediosa como suena y fue muy emocionante ver cómo iba tomando forma de a poquito.
Ponlo en el molde
Cuando ha alcanzado el "punto de traza" puedes pasar la mezcla al molde (o los moldes, si tienes moldes individuales pequeños). Yo usé un tarro de plástico que tenía guardado y funciona bien, pero es un poco difícil de desmoldar (no quería romperlo para poder volver a usarlo después); puedes usar moldes de silicona, o algún molde de vidrio o de madera forrado con trozos de plástico o de tela que te sirvan para sacar el bloque cuando ya esté sólido. Déjalo algunas horas a que se solidifique bien (con otros aceites los jabones toman un par de días en solidificar, pero con aceite de coco está listo en 3-4 horas). Sácalo de los moldes, córtalo si es necesario y ponlo en un lugar ventilado para pasar a la última fase: el proceso de curado.
Corta y espera a que curen
¿Y qué es la fase de curado? Es una cuestión de reacciones químicas. Al hacer jabones artesanales (champú en este caso) estamos aprovechando un proceso que se llama saponificación y que se genera a partir de la combinación de un cuerpo graso (aceite de coco en este caso) un álcali (la soda cáustica) y el agua. El proceso de saponificación convierte todos esos ingredientes en una sola cosa: jabón. Hay jabones que se hacen con un proceso caliente que acelera la saponificación, pero aquí estamos preparando champú en barra con el proceso en frío, que requiere entre 4 y 6 semanas de curado. Es esencial que tengas paciencia antes de usarlo, porque sólo así podrás estar segura/o de que se han integrado bien la soda cáustica y el aceite. Y cuanto más esperes, mucho mejor... porque las barras se vuelven más sólidas, más duraderas y tienen un efecto más suave. Yo medí el pH a las 4 semanas de curado y estaba en 6, así que muy cercano a ser pH neutro... es decir, la soda cáustica ya se había integrado y la mezcla ya no era tan alcalina (y por lo tanto ya no podía ser irritante).
Hace mucha espuma
Cuando hayan pasado 4 a 6 semanas, ¡puedes empezar a usarlo! Lo primero que vas a notar es que hace MUCHA es puma. Sólo necesitas frotar un poco en el pelo y con eso debería ser más que suficiente para que te quede bien limpio. Después de usar el champú en barra siempre uso vinagre de manzana como acondicionador. Yo disuelvo una cucharada de vinagre en una taza de agua, y lo aplico después de haber enjuagado bien el champú. Aunque no lo creas el pelo no queda oliendo a vinagre (pero si sientes que quieres otro aroma, puedes añadir un par de gotas de tu aceite esencial favorito); de hecho este "acondicionador" hace que el pelo quede brillante, fácil de desenredar y que se sienta súper sano. Llevo 2 meses usando este champú y siento que el pelo me queda cada vez mejor y también noto que el lavado dura más... ¡me lo estoy lavando sólo dos veces por semana!
Así queda mi pelo
Es posible que igual te preguntes "¿y para qué voy a querer hacer un champú en barra si el champú lo encuentro ya hecho en el supermercado?". A lo que voy a responder con una lista de razones por las que el champú en barra hecho en casa es genial:
Menos residuos. Dejas de llenar el planeta con envases de plástico.

Menos ingredientes sospechosos en tu cuerpo. Sabes exactamente lo que pusiste en la preparación y sabes que el resultado no es tóxico.

Conejos felices. Ningún animal sufrió mutilaciones, heridas ni torturas para que tú puedas usar este producto.

Aprendes cosas nuevas. ¿Cuándo has aprendido algo usando champú comercial? Las cosas que ya vienen hechas limitan la creatividad... hacerlas tú misma/o la estimula.

Comparte. ¿Puede haber algo más rico que recibir un regalo que alguien hizo a mano para uno? Olvídate del centro comercial y empieza a preparar tú misma/o regalos bonitos hechos en casa.
¿Se te ocurre algo más que pueda añadir a la lista? ¿Alguna vez has hecho jabones artesanales? ¿Has usado champú en barra? ¿Te animarías a probar esta receta? ¡Te espero en los comentarios!
Premios Bitácoras 2015
Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Yo también

Cuando tenía como 8 años contesté el teléfono de mi casa. Era un tipo, la voz se me hacía familiar, pero no estaba segura. Me empezó a preguntar si estaba sola, qué estaba haciendo, qué tenía puesto. ...

¿Nos tomamos un tecito?

Hoy no vengo a dar tips sobre cómo vivir de manera más sostenible. Lo que quiero hacer hoy es contarte algunas cosas sobre mí, sobre el blog, y sobre lo que se viene en los próximos meses. Así, como s ...

Recomendamos

Relacionado

salud natural

LOS TÓXICOS DE TU CHAMPÚ

Los Champús que usas diariamente contienen una serie de sustancias que son perjudiciales para tu piel y tu salud. En este artículo te contamos cuales son las principales sustancias químicas de deberías evitar y por qué. Los Champús que normalmente usamos para limpiar nuestro cabello vienen acompañados de magníficas campañas publicitarias donde se nos vende más que un champú unas sensaciones, aroma ...

Cuidado personal cloruro de magnesio conejo feliz ...

Desodorante en spray "El conejo feliz"

El desodorante fue uno de los primeros productos que empecé a preparar en casa y, por lo tanto, uno de mis primeros pasos hacia una vida con menos basura (en sentido literal y figurado). Fue también la primera receta de un producto de cuidado personal que compartí aquí y, a pesar de que eso fue hace más de dos años, sigue siendo una de las publicaciones más visitadas del blog. Así que debo decirlo ...

cabello champú champú sólido ...

Cómo hacer champú sólido

Desde que descubrimos el mundo de la cosmética casera no hay producto que usemos que no intentemos reemplazar por otro natural.Hemos decidido preparar este champú, primero por la frecuente caída del cabello que llevamos sufriendo durante un tiempo que creemos que puede ser por el exceso de siliconas acumuladas por productos cosméticos comerciales y segundo porque son tanta la gente que se están pa ...

vida sostenible cuidado personal aseo ...

Desodorante “el conejo feliz”

Hay varias buenas razones para dejar de usar desodorantes comerciales, y las que me convencieron a mí son estas: Existen sospechas sobre la relación entre el uso de antitranspirantes (particularmente los que contienen aluminio) y el desarrollo de cáncer de mama. Sudar es natural, es un proceso que el cuerpo necesita para termoregularse. Los desodorantes comerciales tienen propiedades antitranspi ...

naobay cosmetics productos ecológicos mascotas

Spray Acondicionador Brillo y Protección "Naobay" + Champú Fortalecedor "BjoBao" (Albanatur - Cosmética Natural)

¡¡Buenos días, chicas!! En esta ocasión, vengo a enseñaros dos productos para el cuidado capilar, tanto para nuestro cabello como el de nuestras mascotas, jejeje. Ambos, los podéis encontrar en la tienda online "Albanatur", una web, situada en Gijón (Asturias), que vende gran variedad de marcas y productos ecológicos, que no han sido testados en animales y que son respetuosos con el medi ...

Cabello COSMÉTICA

Champú sólido Secrets de Provence

¿Es una rosquila? Noooo! es mi champú en pastilla! Cada vez que pululaba por alguna web de cosmética natural, siempre me interesaban estos champús, pero después, a la hora de pagar, los retiraba del carrito y no lo acababa comprando… Lo que me llevó a comprar este champú fue que lo empezaron a vender en la tienda ecológica en la que compro mis cosillas habituales de alimentación, tienen al ...

minimalismo & vida sostenible champú sólido cosmética natural ...

Champú y acondicionador sólido de Kiaora Botanicals

Iba a esperar al próximo post de productos naturales favoritos para hablaros de este champú sólido… ¡pero me daba miedo que dejara de estar “bonito” por el uso! Y estoy tan contenta con él, ¿qué por qué esperar? :) Cuando te pasas al lado natural en la cosmética y los productos de higiene personal, necesitas casi siempre probar varias marcas hasta dar con la adecuada para ti. Creo que los casos má ...

Eco Ideas

Cómo hacer champú de manzanilla en casa y sin tóxicos

Los hábitos saludables no sólo están relacionados con la buena nutrición y el ejercicio. En todo momento, estamos expuestos a productos tóxicos, especialmente aquellos que utilizamos para nuestra higiene personal. Ya hemos dado varias veces recetas libre de tóxicos alternativas, que podemos hacer en casa, para sustituir productos vendidos en supermercados cuya composición desconocemos. Un buen cha ...

champú líquido textura gel

Champú líquido o textura gel

Reutilizando envases :) No tiene misterio. Rallé uno de los jabones sólidos con tensioactivos y mezclé con agua destilada y goma xantana. Lo cierto es que recién elaborado, aún tibio, hacía mucha espuma: ...pero creo que la xantana, una vez asentado y frío el producto, le resta mucha espuma a este jabón superespumoso en sólido pero es cuestión de gustos. Hay 2 miembros de mi familia que son trad ...

salud natural trucos. elaborar champú de cebolla caasero ...

Truco; Champú de cebolla casero

Truco y DIY; Elabora tu propio champú de cebolla. Hola a todos un miércoles más, ainnns, que agosto se nos esfuma!!!!! Hoy toca truco y quería compartir uno que me encanta y he aprendido gracias a otro blog. Hace algo de tiempo leí este DIY en el estupendo blog de Mónica, el blog es; blog http://elrincondemonica05.blogspot.com.es/ y no pude resistirme, tuve que hacerlo y viendo los resultados qu ...