Ecología

Cualquier Cosita es Cariño Idea guardada 11 veces
La valoración media de 3 personas es: Muy buena

12 preguntas y respuestas sobre una vida con menos basura

12 preguntas y respuestas sobre una vida con menos basura


La semana pasada te conté lo que hay detrás de mi decisión de dejar de usar una basurera en casa, y empezar a usar un frasco de vidrio para acumular la basura que generamos.

Antes de eso, te invité a que me dejaras tus preguntas sobre el proceso de reducir nuestra basura para responderlas en la publicación, pero resultaron ser tantas preguntas tan interesantes que decidí que se merecían una publicación adicional. Y eso es lo que te traigo hoy. Vamos directo al grano:

1. ¿Qué hay en el frasco de basura?

En el frasco guardamos todo lo que no pudimos rechazar, reducir, reutilizar, reincorporar o reciclar. Es decir, ahí sólo hay basura (no residuos… eso lo expliqué con más detalle en la publicación de la semana pasada). Incluye la basura que generamos fuera de casa… por ejemplo, en el frasco está el empaque de una barra de granola que compré en el viaje que hice el año pasado entre San Francisco y Los Ángeles, porque no me fui bien preparada y no conseguí nada sin empaques en el camino.

Ejemplos puntuales del contenido: empaques de cosas que comimos algún día que no estábamos bien preparados, y nos agarró el hambre brutal sin opciones de alimentos sin empaques a la vista. Rollitos y más rollitos de hilo dental (la única opción compostable que conozco hasta ahora es hecha de seda, y sinceramente prefiero seguir usando la de origen sintético). Empaque de crema dental (la parte que no es reciclable). Alguno que otro insumo —no reciclable— de costura. Cubiertas de empaques que parecían ser sólo de papel, pero que tenían una capa de plástico (y que quitamos para que al menos el papel fuera aprovechable).

2. ¿Qué hacemos con los residuos orgánicos y con los residuos aprovechables / reciclables?

Los residuos orgánicos los procesamos una vez por semana usando un sistema que se llama “paca digestora“. Nosotros mismos la hicimos afuera de nuestro edificio. También se puede hacer compost, pero yo, la verdad, todavía no he hecho el experimento (con la paca nos va suficientemente bien).

Los residuos reciclables los vamos acumulando, clasificando vidrio, plástico y papeles por aparte. Los entregamos directamente a la persona que recolecta material reciclable en mi barrio. Vale la pena señalar que en Medellín no existe un programa organizado de reciclaje, y esta labor la hacen de manera independiente muchas personas que viven en situaciones de mucha pobreza. Es lamentable ver cómo un trabajo tan valioso es ignorado por completo por el gobierno local…

3. ¿Qué pasa después con el contenido del frasco?

Como te conté más arriba, lo que hay ahí no es reciclable ni reutilizable ni aprovechable de otra manera (por lo menos de ninguna que yo conozca, y créeme que he buscado muchas opciones); eso quiere decir que el contenido del frasco va a parar, lamentablemente, al relleno sanitario, como la basura de cualquier otra casa. Mi interés no es convertirme en una acumuladora ni coleccionista de basura ni nada por el estilo… así que, cuando se llene, lo envolveré todo en una hoja de periódico (o similar) y lo entregaré al camión de la basura. Por ahora no hay nada más que pueda hacer.

*     *     *

4. ¿Y los “eco-ladrillos”? ¿Son o no son buena opción?

No los hago porque no creo que sean buena opción, y por lo tanto no los promuevo. Por si acaso no sabes qué es un “eco-ladrillo”: es una botella de PET que se va rellenando lentamente con residuos (empaques de papas fritas o galletas, trozos pequeños de plástico, etc), y que supuestamente después puede utilizarse para hacer construcciones… pero eso no es tan fácil o tan bonito como lo pintan.

Por un lado, no hay forma de monitorear qué se pone dentro de esas botellas, por lo tanto es imposible saber si su contenido es tóxico. El plástico es altamente inflamable y el PET puede emitir gases tóxicos cuando se expone a luz solar… es decir, realmente no sirven para hacer construcciones seguras. Lo que se puede hacer con ellos es construcciones temporales, pero una vez cumplen su función como ladrillo, ya no sirven para nada más y terminan igual en el relleno sanitario porque todo su contenido está mezclado y no es rentable separarlo para reciclaje.

Y por último, generan esa peligrosa sensación de bienestar, de “estoy haciendo algo bueno con mi basura”, así que en lugar de promover una vida con menos basura, promueve una vida en la que la basura se acumula en botellas desechables para hacer construcciones (tóxicas) para la gente más pobre… porque hasta ahora no conozco a ninguna persona de clase media / alta que quiera construir su casa con ecoladrillos, pero sí un montón de gente que los propone como “solución” a la falta de viviendas para las personas con menos recursos :-S

5. ¿Qué pasa con el papel higiénico?

Creo que esta es la pregunta más frecuente. El papel higiénico va al sanitario, y esa es siempre la opción más recomendable (a menos que vivas en una casa que tenga pozo séptico). Lo confirma un estudio realizado por el Laboratorio de Microbiología Ambiental de la Facultad de Medicina y del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, y lo ilustra Pictoline en esta imagen tan clara y tan bonita:



Ojo: esto aplica para papel higiénico normal. Las toallitas húmedas no deben tirarse en el sanitario… y la verdad no deberían utilizarse en absoluto, pues son un problema ambiental BESTIAL.

6. ¿Qué pasa con los empaques de alimentos que no se consiguen a granel?

Muchisisisisísimas cosas se consiguen a granel, aún en lugares como Medellín, en los que este tema parece tan nuevo. Es cuestión de buscar un poco más,
,
y elegir alternativas que no sólo son mejores para el medio ambiente sino para nuestra salud. Por ejemplo: mejor hacer galletas o comprarlas recién hechas en la panadería de la esquina, que comprar las que vienen empacadas en plástico en el supermercado.

Para las cosas que definitivamente no podemos conseguir sin empaques y tampoco podemos fabricar en casa, elegimos productos que tengan empaques que al menos sean reciclables (lo “menos peor”). Un ejemplo puntual: preferimos las cosas que vienen en bolsas de plástico transparente a las que vienen en plástico metalizado, que no son reciclables.

*     *     *

7. ¿Qué pasa con los empaques del bloqueador solar o los productos dermatológicos medicados? ¿Qué pasa con los condones, blisters de pastillas anticonceptivas (y pastillas en general)?

Todas esas cosas son importantes, y su uso no se basa en un simple capricho de consumo, así que creo que se merecen un filtro diferente al que le damos a los otros residuos. El bloqueador solar es esencial y yo, personalmente, prefiero cuidar bien mi piel aunque eso signifique generar un residuo más. Eso sí: elijo uno que sea menos dañino para el medio ambiente, y cuyo empaque sea reciclable (no es ideal pero, de nuevo, es “menos peor”).



Tengo el plan de probar una receta de bloqueador solar DIY, pero no es resistente al agua así que no me va a servir para todas las ocasiones (de hecho, no me va a servir para la que puede ser la más importante, que es cuando voy a nadar).

Los medicamentos de cualquier tipo, si son realmente necesarios, los veo como un asunto no negociable en cuanto a residuos. Si tengo un problema de salud que realmente requiere el uso de un medicamento pues no voy a ponerme purista, y lo voy a comprar y lo voy a usar, y voy a poner el empaque donde corresponda. Otro asunto diferente son los medicamentos que mucha gente compra por comprar y usa por usar: la pastilla para el dolor de cabeza que se toma “por prevenir”, el antibiótico que se automedica… y aquí ya ni siquiera estamos hablando sólo del impacto ambiental del empaque, sino de los enormes problemas de salud que genera ese uso indiscriminado de medicamentos.

Las pastillas anticonceptivas y los condones (y otros residuos generados como resultado de la planificación familiar) también me parece que se deben pasar por otro filtro. Considero que es mil millones de veces preferible que un condón vaya a parar al relleno sanitario a que llegue un humano no planeado (a un mundo que, no nos digamos mentiras, no le conviene recibir más humanos por ahora).

8. ¿Qué pasa con los residuos relacionados con las gatas?

Las bolsas en las que viene el alimento que les damos son de plástico normal, que puede ser reciclado. Las usamos, de hecho, como contenedores para el material reciclable. No es lo ideal, pero de nuevo: #MenosPeor.

Los residuos de la caja de arena los vamos acumulando en una caneca con cierre hermético, y el fin de semana los procesamos junto con todos los otros residuos orgánicos (no generamos compost para cultivos comestibles, así que todo bien).

La caja de arena, en todo caso, ha sido un tema aparte, y la verdad todavía no encuentro una alternativa que me deje 100% satisfecha. Las arenas fabricadas a partir de arcilla requieren minería para la extracción de su materia prima, y según he leído pueden resultar dañinas para los gatos. Las opciones de origen vegetal igual requieren extracción de recursos (renovables en este caso), y no son tan efectivas. Cualquiera de las dos opciones suele venir en empaques de plástico, así que aquí el enfoque lo llevo más por el lado del menor impacto ambiental general que sólo por el asunto del empaque.

9. ¿Qué pasa con los insumos de arte y oficina?

Tenemos tantos lápices y lapiceros guardados de hace tiempo que creo que no vamos a tener que comprar en muchos años más. Yo uso portaminas, y las minas duran un montón (y el empaque es reciclable #MenosPeor). R hace collages y para eso sólo necesita tijeras y bisturí (que son reutilizables) y pegante, que dura muchísimos meses (y tiene empaque reciclable, #MenosPeor).

Tengo una caja de acuarelas y otra de acrílicos que compré hace no sé cuántos años, y que uso una vez cada mil… las cajas son de cartón, en las acuarelas el contenedor es de plástico (reciclable, #MenosPeor), y en los acrílicos el empaque es metálico y la verdad no tengo ni idea sobre qué voy a hacer con eso cuando se acaben :-S

No uso más insumos así que no tengo —al menos por ahora— información concreta sobre qué hacer con esos residuos.

*     *     *

10. ¿Qué pasa durante los viajes?

En los viajes también tratamos de reducir nuestros residuos al mínimo posible, pero entendemos que estando fuera de casa las opciones pueden ser más limitadas, y no nos amargamos la vida con eso. Sea cual sea la situación en la que estamos seguimos aplicando la misma lógica: rechazar, reducir, reutilizar, reincorporar y reciclar.

Viajar reduciendo la basura que generas requiere planeación, pero planear —al menos algunas cosas— es parte del viaje. Y sí, puede generar pequeñas incomodidades algunas veces (llevar una botella reutilizable en lugar de llegar a comprar agua embotellada a donde sea que llegues), pero así es la vida: las cosas que valen la pena, cuestan un poco, y hay que vivir con eso. Por otro lado, si seguimos generando residuos y nuestros viajes siguen siendo fuentes de contaminación y destrucción ambiental, pues muy pronto no va a tener sentido viajar a ninguna parte. Así que esas pequeñas incomodidades realmente son maneras de asegurarnos que el planeta va a seguir siendo un lugar lindo y sano para recorrer.

11. ¿Cómo hacer para que esta labor no sea desgastante?

Primero, creo que hay que tener clarísimo por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo. Esto nadie nos lo impuso, ha sido un proceso que ha sido el resultado de una serie de decisiones que están conectadas con nuestro interés por llevar una vida que sea tan poco nociva para el planeta (y para nosotros, y otros humanos, y los animales) como esté en nuestras manos.

Eso, obviamente, requiere esfuerzo e inevitablemente a veces implicará cansancio y desgaste. Pero como todo en la vida, esto es un hábito, y los hábitos de construyen, no se compran ni se ganan en la lotería. Y para nosotros es un hábito importante y valioso, que además nos hace sentir felices y satisfechos porque nos permite vivir de manera más coherente con nuestros principios, así que el esfuerzo vale la pena. Y las cosas que al principio nos parecían imposibles ya se han convertido en cosas normales de la vida cotidiana.

12. ¿De qué hay que privarse para vivir de esta manera?

De nada. Sencillamente hemos ido tomando decisiones que poco a poco nos llevan a vivir de manera más coherente con lo que es importante para nosotros, y no siento que eso sea privarse de algo. Muchas de las cosas que antes compraba sin pensar, sólo porque me gustaban, ahora ni se me pasan por la cabeza porque el solo hecho de pensar en la cantidad de basura que generan me quita las ganas de comprarlas.

No dejamos de consumir las cosas que nos gustan, sino que cambiamos la manera de consumirlas. Por ejemplo (como te contaba más arriba), en lugar de comprar galletas en el supermercado, las hacemos en casa o las compramos en una panadería. En lugar de comprar salsa de tomate de producción industrial, compramos una de producción artesanal que es envasada en botellas retornables. Y así…

Obviamente requiere esfuerzo, y no es un cambio que se logra de un día para otro, pero si uno está preocupado por el futuro de la vida en este planeta pues hay que subirse las mangas y poner manos a la obra, con lo que sea que uno puede hacer. No podemos seguir esperando a que las soluciones vengan de afuera.

*     *     *

Bonus track: ¿Cómo hacer para mantener la calma, y no tratar de “evangelizar” a todos con este tema?

Esta pregunta me parece muy interesante, y creo que hay que dedicarle (después, no sé cuándo) una publicación entera. Creo que es importante tener en cuenta que no todas las personas tenemos los mismos intereses y sensibilidades, y no todos hemos tenido acceso a la misma información. Muchas personas (de hecho la mayoría) generan cantidades enormes de basura, no porque sean malas o quieran acabar con el planeta, sino porque no tienen idea de lo que están haciendo. Nadie les ha hablado de esto, ni de ningún otro tema que los haya podido llevar a cuestionarse cualquier cosa relacionada con sus residuos.

Dicho eso, creo que es esencial identificar el “punto de entrada” de cada persona y saber cuándo ya no vale la pena conversar o discutir más. En la mayoría de los casos, cuando uno expresa su preocupación por los residuos de manera clara, concisa y amigable, la gente muestra interés, y de hecho se puede generar un cambio. En otros casos hay tantos sesgos y tantos prejuicios (y vamos a decirlo, tanta ceguera voluntaria y cómoda ignorancia), que no hay conversación que valga. Así que creo que es un asunto de observación y comprensión de la situación de la otra persona, y también un asunto de elegir batallas: nunca va a ser posible convencerlos a todos… y muchas veces es más potente una pequeña acción (como llevar tu propia taza para comprar café y evitar un vaso desechable) que un discurso completo. Así que también hay que saber inspirar a otras personas con la experiencia propia, y no necesariamente con datos duros y debates :-)



Este tema da para muchísimo más, obviamente, pero espero haber resuelto al menos algunas de las preguntas más comunes.

¿Te resultaron útiles las respuestas? ¿Qué otras preguntas añadirías? ¡Te espero en los comentarios!



Si quieres explorar más ideas sobre cómo vivir con menos basura, te recomiendo estas otras entradas:

Basura —casi— cero. Lo que hemos hecho, y lo que nos falta por hacer.

Tu basura habla… ¿sabes qué dice de ti?

Algunas conclusiones de mi “Julio sin plástico”

30 días sin plástico + algunas ideas para que te unas al desafío

Charlando con Bea Johnson, de Zero Waste Home
Y si tienes muchísimas más dudas y no sabes por dónde empezar, o ya empezaste pero te sientes bloqueada/o en el mismo punto y no sabes cómo avanzar, o te parece demasiado intimidante la idea del “Zero Waste” pero quieres ser un habitante más responsable en este planeta, o si quieres entender mejor la conexión que existe entre la reducción de residuos y la vida buena y sostenible… entonces tal vez te interese recibir más información sobre un curso online que estoy planeando, donde exploraremos todos esos temas (¡y más!).

Déjame aquí abajo tus datos, para avisarte cuando esté listo:

The post appeared first on Cualquier cosita es cariño.

Fuente: este post proviene de Cualquier Cosita es Cariño, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Yo también

Cuando tenía como 8 años contesté el teléfono de mi casa. Era un tipo, la voz se me hacía familiar, pero no estaba segura. Me empezó a preguntar si estaba sola, qué estaba haciendo, qué tenía puesto. ...

¿Nos tomamos un tecito?

Hoy no vengo a dar tips sobre cómo vivir de manera más sostenible. Lo que quiero hacer hoy es contarte algunas cosas sobre mí, sobre el blog, y sobre lo que se viene en los próximos meses. Así, como s ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Residuo 0 30 días de basura basura ...

Conclusiones de: Mi basura de 30 días

Ya terminó abril, estamos cada vez más cerquita del verano ¡oh yeah! jajaja, y eso también significa que terminó el reto de “mi basura de 30 días”, si no entiendes a lo que me refiero, te invito a que leas aquí para que te pongas al día. Cuando me propuse hacer esto, decidí que quería hacerlo sin tomar ninguna medida adicional, simplemente aplicar hábitos nuevos que he ido creando a lo largo ...

Hogar basura cero diy ...

Vinagre aromatizado DIY (y una reflexión sobre la basura)

Julio sin plástico ya se está acabando, pero sabemos que este mes era sólo una excusa para pensar más en los residuos que generamos, y llevar los aprendizajes a todos los meses del año. Esta receta puede ser una de tus aliadas para pasar de “julio sin plástico” a “vida sin plástico”. La basura es un invento de los humanos. En la naturaleza nada se desperdicia, pero nosotros ...

Cambio Climático Consumo responsable DIY | Házlo tú mismo ...

¿Quieres vivir con menos basura? Aquí tienes un taller para reducirla!

¿Te llama la atención el estilo de vida Zero Waste, pero no sabes por dónde empezar? ¿Empezaste a reducir la basura que generas, pero te sientes bloqueada/o en el mismo punto y no sabes cómo seguir? ¿Quieres entender mejor la conexión que existe entre la reducción de los residuos que generas y la vida buena y sostenible?  La basura que generamos los humanos es un problema global, ese no es ningún ...

cuidado personal basura cero ciclo menstrual ...

20 preguntas y respuestas sobre la copa menstrual

Hace casi exactamente un año publiqué una entrada sobre la copa menstrual. Ha sido una de las publicaciones más comentadas y más compartidas, así que puedo decir con confianza que no estoy sola cuando afirmo que ha sido “la mejor compra de la vida”. La semana pasada, como parte de la serie que estoy haciendo con mis “antes y después”, publiqué una imagen en la que cuento po ...

Veganismo Veganuary

6 preguntas y respuestas sobre la ganadería industrial

No son pocas las personas que me preguntan por mi estilo de vida libre de productos animales. Los comentarios que he recibido han sido espectacularmente variados, aunque todos tenían algo en común: la falta de contexto. Aunque todos sabemos de dónde viene la carne que comemos o los huevos que freímos, no somos del todo conscientes de las condiciones en las que se producen estos alimentos. Y siendo ...

uncategorized

Basura orgénica e inorgánica

Clasificación de la basura organica e inorganica Cultura del reciclaje en casa Clasifica bien tu basura La cultura del reciclado empieza en casa, si queremos un futuro como comunidad con la conciencia del reciclaje de la basura organica e inorganica y la importancia de su implementación podríamos ahorrar muchos recursos naturales y salvaguardar hábitats naturales afectados por el problema descontr ...

Medioambiente basura y electricidad reciclar basura ...

Suecia recicla el 99% de su basura y obtiene electricidad

Hay una “revolución de reciclaje”que está  sucediendo en Suecia – una que ha llevado al país más cerca del cero residuos. De hecho, menos del uno por ciento de la basura doméstica de Suecia no acaba en los vertederos hoy. El país escandinavo ha llegado a ser tan bueno en el manejo de residuos, que tienen que importar basura de la Gran Bretaña, Italia, Noruega e Irlanda para alim ...

salud natural #entretodospodemos consumo responsable ...

#zerowaste o el Vivir sin Generar Basura!!!

Nuevo #MartesVerde y ya sabéis que cada último martes de mes damos rienda suelta a ese alma verde y corazón verde que nos puede, y que nos guía por este camino que es la vida. En esta ocasión quiero presentaros a alguien muy especial que está revolucionando el mundo del #zerowaste, o lo que es lo mismo, vivir sin generar basura: Lauren Singer. Imágenes extraídas de su cuenta en IG Hace bastante ...

alimentación

Comer de forma sana y sostenible ahora es más fácil que nunca

¡Hey! Estoy emocionada porque hemos llegado al tercer y último post sobre alimentación sostenible. Hasta ahora has leído Los 7 errores que te impiden llevar una dieta sostenible y has visto Las 5 terribles consecuencias de no comer de forma sostenible (si no lo has hecho, estás a tiempo). Después de esto tienes muy claro que quieres comer mejor, por ti y por el planeta. ¡Genial! Has elegido el cam ...

Ecología hogareña

17 pasos para reducir la basura de nuestro hogar en hasta un 80%

Hace años que lucho para reducir la basura y lo que compro, lo considero cómo algo fundamental, que todos podemos hacer en nuestros hogares y que tiene un peso significativo en la ayuda al medio ambiente. En casa somos una familia de cinco, tengo tres hijos pequeños que ademas de amor generan toneladas de basura por lo que la lucha es ardua. En cantidad de basura hoy producimos una fracción de la ...