comunidades

Plantar ajos: cuándo y cómo sembrar y cosechar esta planta

Para aprender cuándo y cómo plantar ajos no es necesario saber todo acerca de esta planta, de la cual no se sabe con certeza de dónde proviene, si de de Asia o del sur de Europa, pero para el caso es igual. Lo importante es que podemos disfrutar de ella.

Lo que sí es necesario que sepas es que desde hace dos mil años o más se cultiva y se utiliza, tanto para la cocina, siendo uno de los principales ingredientes de casi cualquier plato, como también por sus usos medicinales destacables.

Esta planta es más que beneficiosa para desinfectar, para limpiar la sangre y para un montón de otras cosas, mejorando órganos como los pulmones, la vejiga y el hígado.

En otro artículo reciente hemos hablado de las propiedades del ajo a nivel medicinal, pero aquí nos centraremos en todo lo necesario para plantar ajos de la manera correcta. Para que puedas sembrar ajos, disfrutar de esta fantástica planta y disponer de tus propios dientes cosechados por ti mismo.

Sembrar ajos: como se cultiva y cuidados

Para su cultivo, es importante saber a la hora de plantar o sembrar ajos que si bien estos toleran un poco de sombra, prefieren desarrollarse directamente al sol.

plantar ajos


¿Cuándo se plantan o siembran los ajos?

En otoño (necesitan frío para el desar del bulbo), se plantan los dientes con la punta hacia arriba y de cada uno saldrá una cabeza entera. Una forma orgánica de protegerlos del ataque de hongos es sumergirlos un par de horas, previo a la plantación, en una solución de polvo de hornear con agua (la proporción es de una cucharada de este en un litro de agua).

Si queremos cosechar cabezas, plantamos lo dientes cada 15 cm aproximadamente, pero si vamos a cosechar ajos tiernos (ajetes), un excelente ingrediente para ensaladas, los plantaremos más juntos o simplemente ponemos la cabeza entera separando un poco los dientes.

La profundidad a la que se planten dependerá del tamaño del bulbillo, aunque suele ser de 2-3 cm, o de 4 cm a lo sumo. Tapamos los dientes de ajo con tierra y luego cubrimos el suelo con un mulch de paja o pasto seco y hojas secas.

cuando se plantan los ajos


A partir de la cuarta semana observaremos los brotes creciendo entre la cobertura. Crecen lentamente durante el invierno, pero en la primavera su desarrollo se acelera. A mediados de esa estación podemos anudar el follaje de las plantas para favorecer la formación de los bulbos.

Cuando observemos que tres cuartas partes del follaje amarillea, será el momento de la cosecha (unos 8 meses aproximadamente).

Cuidadosamente se hace un hoyo en la base de las plantas y se retiran los bulbos. No es conveniente tirar del tallo ya que los podemos partir. Los resguardamos del sol en un lugar seco y fresco, y luego de 4 a 6 semanas ya estarán secos para limpiarlos y almacenarlos para su consumo posterior. Reservaremos los más grandes para cultivarlas al año siguiente.

Cultivarlos en macetas es posible, usando una maceta por ajo si queremos cosechar dientes.



Plagas a la hora de plantar ajos

Por lo general el ajo es un hortaliza muy resistente y fácil de cultivar. Igualmente, hay algunas plagas que pueden diezmar el cultivo del ajo. Las principales son:

Mosca de la cebolla (insecto)

Tiña del puerro (insecto)

Roya del ajo (hongo)

Mildiu (hongo)

Obtención de los bulbos para cultivar ajos

En principio basta con quitar los dientes a una cabeza y plantaros. Lamentablemente muchas de las cabezas de ajo que compramos están sometidas a esterilizaciones o cámaras frigoríficas que hace que pierdan la capacidad de germinar. Si compran ajos provenientes de cultivos ecológicos es más seguro que germine. También en las tiendas de semillas suelen tener ajos para cultivo cuando es la temporada.

Cuidados y riego de la siembra de ajos

El cuidado y riego de la siembra de ajos es una parte fundamental de su cultivo. Se trata de una hortaliza un tanto especial en este aspecto y diferente en cuanto a las necesidades de su cultivo.

Trataré de profundizar un poco en cómo debemos hacer para su cuidado y riego. Una vez que tenemos los ajos sembrados, más o menos a mediados de otoño como habíamos dicho, debemos prepararnos para su cuidado.

El riego varía un poco dependiendo del clima en el que estemos, es decir si son estaciones lluviosas o no. Por ejemplo, en un lugar como Asturias, donde el clima es lluvioso, apenas los regaremos. Es casi mejor que le falte agua a que nos pasemos con su riego.

Eso sí, a 20 días de su cosecha, dejaremos de regar los ajos, para que no tengamos problemas de conservación por exceso de humedad ni de que pudran.

El tema del abono, resumiendo, no es una planta que necesite mucho, y casi mejor quedarse corto. Pero si debemos añadir algún tipo de abono que sea rico en potasio.

Si vemos que donde sembramos un diente, nos ha salido más de un tallo también es interesante e importante quitarlo, para que se desarrollen bien las cabezas.

Después de estas tareas en el huerto, nos quedará hacer hacia el final del cultivo, el despuntado o corte de la flor si es una variedad que la tenga y posteriormente el anudado para prepararlo para cosechar.

Cuidados del ajo: cómo atarlo o anudarlo

El cultivo del ajo está llegando a su fin, a finales de primavera, después de tantos meses en el huerto. Estamos casi a punto de recoger nuestros ajos y poder disfrutar de sus aromas y su sabor. Pero antes debemos atarlos. Un paso previo a la cosecha, importante de hacer.

como plantar ajo


Este es uno de los cuidados de la planta: atar o anudar los ajos. El mismo es una parte más o menos en torno a San Antonio (13 de Junio) y según la santoral y el refranero popular nos toca en el hemisferio norte (hemisferio sur, sumarle 6 meses ), anudar los ajos con el famoso nudo de San Antonio.

Hacer esto según nos cuenta la santoral está bien, pero mucho mejor es saber por qué lo hacemos.

Haremos esta tarea, junto a las otras fuimos haciendo y que vimos antes. Son tareas fáciles pero muy importantes, y que forman parte del proceso completo de plantar ajos.

Si recordáis sembramos los ajos en noviembre, ( mediados de otoño ) y desde entonces hasta ahora el cuidado ha sido mínimo. El ajo es un cultivo al cual casi no tenemos ni que mirar.

Tan sólo debemos hacer ciertas tareas puntuales, tener mucho cuidado con el riego y sacaremos unos ajos estupendos.

como se siembra el ajo


La planta del ajo ya ha llegado a su máximo desarrollo. Realizando este nudo, conseguimos que el tallo se vaya secando y así dejamos de enviarle nutrientes a la parte aérea de la planta, quedándose estos en el bulbo, que fue donde la planta fue conservándolos durante este tiempo. Con el anudado se trata de acelerar el proceso vegetativo de la planta, y a finales de ese mes (junio), más o menos, para el día de san pedro, cosecharemos los ajos.

Cómo plantar ajos elefante

Los ajos elefante (ajo chilote), son una variedad un poco diferente a la que estamos acostumbrados, bien sean éstos los ajos morados o los de toda la vida, los llamados ajos blancos.

Estos ajos, tienen entre sus más destacadas cualidades, un gran tamaño triplicando el tamaño de un ajo normal, y también un sabor un poco más suave. Es ideal para comer crudo o en ensaladas.

cuando sembrar ajos


Este ajo, es originario de la archipiélago Chiloé, en el sur de Chile. De ahí proviene el nombre en Sudamérica de ajo chilote. Para todo lo demás esta liliácea, lleva la misma técnica de cultivo que sus primos los ajos normales.



La época de siembra de los ajos, es otoño tanto en el hemisferio norte como en el sur, hay algunas variedades que se siembran en primavera, pero yo prefiero hacerlo por san Martín, en menguante, que es como manda la tradición.

El cuidado de la siembra de ajos no requiere mucho trabajo, simplemente dejaremos que crezca y si las lluvias no acompañan en otoño e invierno, regaremos cada 10 o 15 días, con riegos ligeros.



A los dos meses de haberlos sembrado, podremos romper el terreno. Esto lo hacemos si vemos que está muy duro, para que no le cueste mucho formarse al bulbo. Por último, hacia el final del cultivo ataremos los ajos, como hemos visto antes, para que la planta deje de desarrollarse.

El ajo es una de esas plantas que tienen tantos usos que no podemos dejar de plantar en nuestro huerto o jardín. Además, sembrar ajos cerca de otros cultivos ayuda a espantar plagas e insectos que pueden afectar a la salud de las otras plantas. ¡Así que son todo beneficios!

Este post es autoría de Ecocosas puedes ver la entrada original en

Fuente: este post proviene de Blog de ecocosas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Cómo cultivar

Recomendamos