Ecología

Una Vida Simple Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

TENER UN BEBÉ ME HA ENSEÑADO ALGO IMPORTANTE SOBRE LA FELICIDAD

En este período de tiempo en el que no he publicado nada en este espacio, casi nada en Instagram y me he pasado por Facebook muy de vez en cuando, he podido mirar este blog con otros ojos y me he dado cuenta de que en él he hablado muchísimo sobre la importancia de disfrutar los pequeños momentos que nos brinda la vida para ser felices, pero he pasado por alto algo importante.

Como ya sabéis, durante estos últimos cuatro meses he estado prácticamente offline viviendo una de las experiencias más emocionantes y auténticas que puede experimentar una persona. Y estoy aprendiendo más sobre la vida de lo que jamás me hubiera imaginado.

Y es que tener un bebé me ha enseñado cosas mucho más importantes que aprender que a los niños les encanta mearte encima cuando estás cambiandoles el pañal. Ser madre me ha enseñado a no juzgar jamás las decisiones de otra persona; a asumir que es imposible tenerlo todo controlado por mucho que lo intente; a apreciar infinitamente la labor de mis padres que nos criaron con tanto amor y confianza haciendo que esto de la crianza pareciera fácil o a darme cuenta de que ser un ejemplo de persona es ahora una responsabilidad y no una opción.

Pero sobre todo, la maternidad me ha hecho llegar a una conclusión muy simple pero en la que pocas veces reparamos: el hecho de que cada instante, en su singularidad, es único e irrepetible. Y, esto es importante, no hablo de cada instante de felicidad, sino cada momento, cada experiencia, sea cual sea su naturaleza.

APRENDIENDO A VIVIR DE MANERA CONSCIENTE

Parecerá una tontería pero a mí esta realización me ha enseñado a vivir de manera mucho más consciente tanto esos pequeños momentos de felicidad (esa manita que coge la mía, esas primeras carcajadas, el peso de su cuerpecito al dormirse en mis brazos) como aquellos que no lo son tanto (las horas desveladas, los dolores, la soledad del postparto).

Extrapolando este aprendizaje a un nivel superior, estos cuatro meses me han enseñado a aceptar que en nuestra vida pasarán cosas preciosas pero también habrá etapas adversas: perderemos a personas que amamos, nos enfrentaremos a retos de los que no saldremos vencedores, y será necesario sumergirnos en esas experiencias para seguir viviendo.

En definitiva, he aprendido que la vida está hecha de claroscuros, de momentos álgidos y llenos de luz y momentos duros y tristes, y que ambos hay que abrazarlos intensamente y de manera consciente para darnos cuenta de que eso, en esencia, es vivir.

Y al darme cuenta de esto, me apetecía compartirlo con vosotros, porque me parece importante que en esta pantalla desde la que me lees (en la que seguro que también navegas por redes sociales en las que la felicidad parece ser una una imposición y en la que no hay cabida para otro tipo de vivencias) se refleje ese otro lado, que no por más difícil deja de ser parte de nuestra existencia.

P.D. Y tú ¿vives cada momento intensamente sea cual sea su naturaleza?

¡Compartir es vivir! Si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales 

Fuente: este post proviene de Una Vida Simple, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

10 trucos para ahorrar agua en casa

El uso consciente de los recursos es una de las primeras acciones que pasan por nuestra cabeza cuando pensamos en soluciones a los problemas medioambientales actuales. Desde reducir el consumo de plás ...

Piensa global, actúa local

El otro día hablando con supermarido sobre las diferentes maneras de mejorar el mundo desde la perspectiva medioambiental, me dijo algo que se me quedó haciendo jogging en círculos por la cabeza desde ...

Ya tienes todo lo que necesitas

Dicen las abuelas que consejos vendo y para mí no tengo. Y a veces en este blog yo me siento un poco así. Sobre todo en lo que se refiere a relativizar y disfrutar de la vida sencilla. Soy una persona ...

Recomendamos