comunidades

Trucos para cultivar Kale (Col Rizada)

El Kale o Col rizada es una verdura llena de fibra, hierro, calcio y vitaminas K, A y C. Además, va muy bien en ensaladas, sopas, zumos y asada se puede preparar de casi cualquier forma.

Otra gran ventaja es que es muy simple de cultivar, no hace falta tener una gran experiencia cultivando para enfrentarse al Kale. Sólo hacen falta tres o cuatro plantas para suministrar a una familia de cuatro con una buena cosecha semanal.



Otra ventaja de este tipo de col rizada es que crece muy bien en macetas, sólo debemos asegurarnos de que la maceta tenga por lo menos un diámetro de unos 30 centímetros y usar una mezcla para macetas que drene bien.

Cómo cultivar Kale.

Semilleros de Kale.

Esta col como casi todas gusta del frió ya que si se produce en climas cálidos, tiende a volverse leñosa y amarga.

Es mejor cuando se deja madurar en temperaturas frescas.  Las semillas si siembran directas sobre el suelo madurarán entre 55 a 75 días, mientras que si hacemos almacigos se acelera el proceso y estarán listas para la cosecha en unos 30 a 40 días.

Se puede cultivar ni bien salimos del invierno, esperando que madure antes del verano o al comienzo del otoño. Una vez ya grande la Kale resiste muy bien el frío pudiendo incluso seguir cosechando incluso después de nevadas u heladas.

Si queremos disponer de una provisión constante hay que plantar semillas nuevas cada dos o tres semanas para una cosecha larga y continua.

Si vamos a plantar durante la estación fría, hay que buscar que el cultivo reciba pleno sol. En cambio cuando plantamos en la época cálida lo haremos a plena sombra.

Asociando la Kale con otras plantas.

La col rizada es compinche con remolachas, apio, pepinos, cebollas, espinacas, acelgas y patatas. No le gusta crecer junto a los frijoles o legumbres, fresas o tomates.

Cuidados de la col rizada.

Debemos mantener el suelo húmedo para estimular un crecimiento consistente. Conviene fortificar la tierra con abono orgánico cada seis a ocho semanas.

En la primera etapa del cultivo es sensible a las bajas temperaturas y debemos vigilar babosas y orugas que gustan de este tipo de col. Eliminar las hojas poco saludables y mantener las plantas bien alimentadas con abono orgánico y agua también reducirá el daño causado por los insectos en el huerto.

Las raíces de la Kale se extienden horizontalmente desde el tallo central. Debemos usar paja u otro tipo de acolchado en la base de las plantas para mantener el suelo fresco, conservar la humedad y facilitar la alimentación de las raíces.

Cuando las cosas se ponen muy calientes en el verano, hay que quitar las plantas de raíz para hacer espacio en el huerto dando paso a vegetales amantes del calor hasta que llegue el otoño para comenzar a sembrarla otra vez.

Cosechar la kale.

Es hora de cosechar cuando las hojas son del tamaño de nuestra mano. Se van cortando las hojas una a una, comenzando con las hojas más bajas y externas y avanzando hacia el centro.

Siempre deje algunas de las pequeñas hojas centrales adheridas para estimular el crecimiento. En la mayoría de los casos, usted podrá cosechar de la misma planta de nuevo en cinco a siete días.

Espero que les guste y se animen a cultivar esta berza de muy buen sabor y fácil cultivo, además con muy buenas propiedades nutricionales.

Fuente: este post proviene de Blog de ecocosas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Cómo cultivarkale

Recomendamos