Una Vida Simple Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

CONVERSACIONES SOBRE LA VIDA CON MI ABUELA

Vivimos en un tiempo privilegiado. Nacemos y el futuro se despliega ante nosotros como la cola de un pavo real, mostrándonos sus miles de opciones. Tenemos elección para escoger cómo vivir, en qué centrar nuestros intereses o por qué causas alzar la voz. Sin embargo, nuestros mayores no tuvieron tanta suerte. Nacían, crecían y morían en el mismo lugar (salvo aquellos que emigraban en busca de un futuro mejor), sobrevivían a conflictos y guerras con lo poco que tenían y trabajaban de sol a sol sin poder plantearse demasiados dilemas existenciales.

Pararnos a escuchar a nuestros abuelos es esencial para entender quiénes somos y aprender de sus conocimientos y experiencias y encontrar un modo de adaptarlas a nuestro día a día.

Y hoy es de esos días en los que echo de menos tener un canal de vídeo, porque mi abuela sería una youtuber maravillosa. A punto de cumplir los 82 años (nació el 10 de junio de 1935) está enteradísima de lo que pasa en el mundo, se explicotea de maravilla con su acento cántabro y comenta sus recuerdos de manera tan vívida que te zambulle en ellos. Siento que te pierdas verla en vídeo porque es la bomba, pero espero que la transcripción de esta conversación (que tocó desde vivencias personales hasta el consumismo y el residuo cero) no te decepcione.

Y sin más dilación, con todos ustedes, mi “güelita” Juanita:

“Güelita”, ¿me puedes contar cómo era tu vida a mi edad, con 26 años?

A tu edad yo ya tenía a tu madre. Cuando nos casamos vivíamos en la misma casa mi abuelo, mi madre y mi tía. De aquella no te ibas a vivir solo, vivías con la familia porque no había dinero para independizarte. Cuando nos casamos, tu “güelu” sacó unas cuantas “perras” vendiendo carros de leña para irnos de viaje a Bilbao. La primera noche la pasamos en una pensión, y al día siguiente fuimos a desayunar al bar de abajo. Yo me pedí un café con leche y un bollo ¡y cuando veo que tu “güelu” pide lomo de cerdo y un café! Me empecé a poner nerviosa porque sólo teníamos 700 pesetas y no nos iba a dar para el viaje hasta Ondarroa donde nos íbamos a quedar en casa de unos familiares.

Supongo que era una época muy dura porque aparte de en casa, tanto tú como güelito trabajabais fuera ¿Cuál era vuestra visión del trabajo? ¿Y del tiempo libre?

Yo trabajaba por (frota el dedo índice con el pulgar mientras abre mucho los ojos), por un sueldo. Iba a la fábrica de anchoas y a tu madre me la cuidaba mi tía Laura para que entrara dinero en casa, y tu “güelu” y mi madre trabajaban con el “ganao” y las vacas. Empecé a trabajar en la fábrica con 13 años, y con el primer sueldo me compré una pastilla de jabón.

Trabajábamos muchas horas, entraba a las nueve de la mañana salía a las cinco de la tarde, luego íbamos a la hierba y por la noche íbamos a por agua a la fuente. Teníamos muy poco tiempo libre, con el “ganao” en el campo no hay paro, siempre hay que trabajar.

Vosotros tenéis tiempo libre, nosotros a alguna fiesta íbamos pero después de trabajar. De crías sabemos ir a la hierba, acabar de trabajar y, para ir a San Antonio que es la primera fiesta del verano, caminar en cuadrilla por la vía del tren.

O sea que el campo era muy importante en vuestras vidas, ¿hasta qué punto vivíais de la tierra, de la naturaleza?

Todo venía de la tierra y se hacía en casa. Recogíamos maíz para hacer “boronas” (tortos de maíz típicos de Cantabria) y alubias, patatas, berzas Teníamos gallinas, conejos y cerdos, y hacíamos la mantequilla, el “matacillu” (la matanza del cerdo) La leche era de casa porque teníamos vacas, y a mí me encantaba cuando mi madre la ponía a hervir en la “trébede” (trípode de hierro que se colocaba encima del fuego).

Sabes que ahora hay un movimiento que se llama residuo cero por la cantidad de basura no aprovechable que generamos y que se queda para siempre en la tierra ¿Vosotros generábais muchos residuos?

No teníamos residuos (responde tajante). No había residuos porque el papel de estraza o lo que fuera, que no había plástico, se echaba a la leña, y la ceniza que resultaba se usaba para la huerta para que los “lumiagos” (babosas) no entraran a las plantas. Y los restos de vegetales, los que habían porque entonces nos comíamos la piel y todo lo aprovechábamos, los echábamos a las gallinas.

Y ahora yo reciclo todo. Cristal por un lado, papel por otro y basura por otro. En esta casa se recicla todo porque yo no voy a llegar a ello, pero tengo mucha conciencia y si seguimos así no va a poder ni vivir la gente. No uso productos tóxicos tampoco. ¡Ah! Y me parece una locura el Trump y lo que quiere hacer, un esperpento.

¿Y cuando ibais a hacer la compra tampoco generabais basura?

Teníamos una cesta para ir a los recados, se envolvía en papel de estraza, las botellas eran retornables

Cuando yo era cría era diferente porque había racionamiento y era lo que te tocara. El primer turrón que comí yo, lo comí gracias a tu “güelu” y tendría unos 18 años.

Ya cuando tuvimos a las crías, tu “güelu” iba a arar con la pareja de tudancas a las tierras de los marineros, y entonces comprábamos más lujos: galletas, chocolate, jabón para lavar (la bola maravillosa la llamábamos, que era de sosa cáustica). Me acuerdo que por mi cumpleaños tu “güelu” le daba dinero a tu madre para que me comprara colonia, y ella llevaba el frasco y el tendero la echaba de un frasco grande que tenía allí.

Yo no quisiera volver a cuando era cría por la falta que había, pero ni lo “muchu” como ahora ni lo “pocu” como antes.

¿Por qué ni lo mucho ni lo poco?

Ni la exageración para criar a los críos hoy, con tanto capricho, que tienen juguetes tirados por todos lados, ni la miseria de antes. Estáis acostumbrados a tenerlo todo y tenerlo muy fácil y no saber lo que cuesta. Yo llevo estas gafas desde que me las gradué y me las cambié, pero ahora se te pierden y hala, a comprar otras.

Mira, cuando de crías se nos rompían las alpargatas de esparto y de goma, cogíamos las cuerdas de los chorizos y las remendábamos. Comprábamos los sacos de azúcar, de tela morena, para hacer sábanas. Eran fuertes pero las lavábamos, las echábamos al sol y olían tan bien que entrabas en la habitación y decías ummm que era una alegría el cuarto.

Los colchones también se hacían en casa con la lana de los corderos. La lavábamos, la secábamos la abríamos así a jirones para hacer los colchones. Todo el mundo hacía colchones, y el que no tenía ovejas, dormía en colchones de hoja de maíz.

Hoy tenéis demasiado y no lo sabéis valorar. No valoráis lo que cuesta ganar las cosas para mirar por ellas. Y hay muchas cosas que se puede pasar sin ellas. Se puede pasar sin tanta televisión en las casas, con una es suficiente. Yo eliminaría el móvil también, porque ves a la gente que se traga hasta las farolas que te meas de risa y ya no hay diálogo en la familia.  Nosotros no teníamos teléfono ni teníamos “na”, íbamos a donde un vecino que era el primero que tuvo teléfono y de ahí llamábamos.

Así que ni lo “muchu” de ahora, que estáis acostumbrados a tenerlo todo, ni lo “pocu” de antes, que era una miseria. Fuimos felices sí pero porque no conocíamos otra cosa.

Y qué crees que deberíamos aprender esta generación de la tuya?

Pues eso. A valorar las cosas y (se queda pensando) a respetar a los mayores.

Ahí has aprovechado para meter la cuña ¿eh “güeli”? Bueno, pues yo creo que ya tengo material suficiente…

Pues muy bien hija, pero mira que hemos “hablao”, qué barbaridad. Ahora a escribirlo todo, cuánto trabajo.

Pues sí “güelita”, aquí se queda todo, escrito para no olvidarlo.

P.D. Y tú ¿cuáles son las grandes lecciones que has aprendido de tus abuelos? ¡Compártelas en comentarios!

Fuente: este post proviene de Una Vida Simple, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

NADA SE PIERDE, TODO SE TRANSFORMA

Como dice Jorge Drexler: Nada se pierde, todo se transforma. El día 31 de octubre fue la última vez que escribí un post en el blog. No fue porque me quedara en blanco, no tuviera contenidos planificad ...

Recomendamos

Relacionado

Eco Ideas bolsas plásticas

Esta mujer convierte bolsas de plástico en abrigo para los más necesitados

Cuando Marilynn Jones perdió a su marido hace dos años, se propuso buscar alguna actividad manual para pasar el tiempo. Junto con un grupo de la Iglesia Metodista de Omaha, Nebraska, en Estados Unidos, comenzó a a desarrollar una idea práctica y simple, recoger bolsas plásticas y utilizarlas para tejer material de abrigo que pudiese servir para la gente en situación de calles y ayudarlos a dormir ...

Noticias carlsberg cebada ...

Heineken y Carlsberg patentan la cebada, cómo es posible patentar la vida!

Patentar la vida, es algo inmoral pero no ilegal según donde, desde hace décadas países donde los intereses financieros valen más que la vida de sus habitantes permiten que las empresas patenten lo que les venga en gana, cualquier planta así no la hallan ni tocado la pueden patentar. Gracias a Shirley una de nuestras fans en Facebook que me hizo llegar la información en Alemán la cual sirvió para ...

Audiovisual Cambio Climático Ciencia y Naturaleza

Mercaderes de la duda y del desastre

“Mercaderes de la duda” es un documental imprescindible acerca de como las empresas utilizan lobbies y grupos de presión para defender sus intereses económicos por encima de los derechos y la salud de los seres humanos. El documental trae a colación la lucha anti-tabaco de los años 70 como espejo para mostrar la corriente del negacionismo frente al cambio climático en los Estados Unido ...

Destacado cómo ser sostenible gente valiente ...

La vida sostenible es para gente valiente (¡se abren inscripciones para mi taller online!)

Ya sé que puede parecer mala estrategia decir esto abiertamente (lo de la gente valiente), y de hecho, a primera vista, da la sensación de que esa frase desentona con el título que elegí para mi blog. Pero la verdad es que no desentona. Yo le encuentro toda la relación del mundo, y hoy te voy a explicar por qué. El asunto es el siguiente: las cosas pequeñas son importantes y valiosas… de ahí ...

crecer ESPACIOS PARA... algodón ecológico ...

MUEBLES SANOS Y ECOLÓGICOS PARA LA LLEGADA DEL BEBE

Con la llegada de un bebé a casa, a las madres nos entra en algún momento el síndrome del nido, que ya de por sí supone un auténtico quebradero de cabeza. Si además te preocupa la exposición de los bebés a los tóxicos, ni te cuento como acabas. Si ya lo sufriste me entenderás. Y si estás en pleno síndrome del nido ecológico, aquí tienes un kit básico que te va a ayudar crear un espacio sano y ecol ...

Reciente absolutismo atajo ...

La trampa del todo o nada

Los humanos tenemos muchas “mañas” que se han ido formando y fortaleciendo a lo largo de la historia. Por ejemplo, a pesar de la evidencia que tenemos sobre las complejísimas conexiones entre todas las cosas que nos rodean, insistimos en seguir tratando de entender el mundo como si estuviera hecho de partes independientes, y aparentemente seguimos estando convencidos de que podemos hac ...

alimentación ecológica colombia entrevistas ...

Reflexiones sobre comida ecológica en América Latina y semillas nativas (vídeo)

Hablar de alimentación incluye muchos aspectos y uno de los más importantes que hemos olvidado durante mucho tiempo ha sido el de reflexionar sobre el origen de cada bocado que consumimos y en qué condiciones ha llegado hasta nuestro plato. Actualmente nos hemos volcado por buscar comida baja en calorías y no siempre sinónimo de comida sana, el ser humano se ha olvidado de que los alimentos salían ...

Conscious living The R in EaRth Zerowaste ...

Reducir mi equipaje en este mundo – Algunos de los efectos del zerowaste en mi vida

Read this in English Reducir mi equipaje en este mundo Desde hace bastante rato que quiero que mi paso por esta vida sea de disfrute, ligero y de vivir realmente. Es por ello que empecé por reducir la cantidad de cosas que tengo, desde ropa, bisutería, hasta libros (que me ha costado porque estos son mi tesoro favorito). Mi razón tiene mucho que ver con aquella frase de la película de “El cl ...

Destacado basura casi cero basura cero ...

12 preguntas y respuestas sobre una vida con menos basura

La semana pasada te conté lo que hay detrás de mi decisión de dejar de usar una basurera en casa, y empezar a usar un frasco de vidrio para acumular la basura que generamos. Antes de eso, te invité a que me dejaras tus preguntas sobre el proceso de reducir nuestra basura para responderlas en la publicación, pero resultaron ser tantas preguntas tan interesantes que decidí que se merecían una public ...

historias the goood shop

Una historia sobre The Goood Shop

Hace 3 años no era tan fácil comprar moda sostenible, al menos para mí. Más allá de la segunda mano, me costaba encontrar alternativas cuyo diseño me gustara y que me pudiera permitir (más adelante entendí que lo que había que reducir era el ritmo de consumo y que no estaba bien que las cosas costaran tan poco, pero ese es otro post). El caso es que entraba en las tiendas que conocía, miraba las e ...