Ecología

Little Big Actions Idea guardada 30 veces
La valoración media de 55 personas es: Excelente

Cómo hacer germinados de lentejas

Hace unos 8 años que no como alfalafa, me la prohibieron -por el lupus- por ser muy alta en estrógenos. Afortunadamente los germinados de lenteja son el substituto ¡perfecto!

Los germinados son alimentos vivos y con sus nutrientes en su máximo nivel de aprovechamientos, además, también son más digeribles y tienen mayor nivel de absorción. Y claro, están ¡super ricos!

Existen muchas técnicas para germinar, aquí te comparto la que a mí me ha funcionado mejor que es con un colador tipo malla. Además ¿quién no tiene un colador en casa?..

Este método es muy sencillo, similar a los kits para germinar que vender por ahí y es un sistema que evita la aparición de moho -el terror de los germinados- a la vez que permite el crecimiento de la semilla.

Te dejo el video, y más abajo el paso a paso…



Solo necesitas 2 cucharadas de lentejas secas, de buena calidad

Instrucciones:
1.
Deja las lentejas en remojo durante 12-24 horas.
2. Pásado ese tiempo, cuéla y enjuágalas.
3. Déja las lentejas dentro de un colador tipo malla. Acomoda las semillas para que queden bien planitas y en un sola capa. Coloca un recipiente con agua debajo del colador, a modo que el agua toque ligeramente las semillas.
4. Deja reposar en un lugar luminoso. De ser posible, cúbrelas con una tapa de vidrio o algo transparente para que la luz pase fácilmente.


5. 
Con la ayuda de un botella en spray, rocía las semillas para mantenerlas húmedas. Esto deberías hacerlo unas 2-3 veces al día, según lo veas necesario. La idea es mantener la humedad en las semillas (pero que no se empapen, para que no les salga moho).


Al segundo día, notarás que las semillas comienzan a germinar. Los rabitos blancos ¡son buena señal!

Verás cómo a medida que pasa el tiempo la semilla va creciendo una larga raíz por debajo, dentro del agua.  Por ese mismo motivo, si notas que el agua del recipiente inferior se ve turbia, es mejor cambiarla.



Cuando ya tus germinados tengan 4-5 días, están listos para ser cosechados. Solo tienes que retirarlo del colador y enguarlos bien con un poco de agua. Ah, por cierto… las raíces ¡también se comen! aunque si prefieres, las puedes cortar.



Acompaña con tu ensalada favorita, en un bocadillo o de la forma que más te guste.

A mi ¡me encantan! los germinados de lentejas, son muy parecidos a la alfalfa y muy muy fáciles de hacer.

¿Los has probado? ¿cuáles son tus germinados favoritos?

Fuente: este post proviene de Little Big Actions, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿Hacemos jabón?

Desde hace varios años que me cambié al jabón de Castilla, en principio lo hice un poco por salud, para mejorar mis alergias e irritaciones en la piel y ¡ya lo creo que me sirvió! y luego me di cuenta ...

Recomendamos