Como hacer jabones Idea guardada 5 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Manteca de karité: cómo saponifica y propiedades cosméticas

La manteca de karité, extraída por presión en frío de los frutos del árbol del mismo nombre, es reconocida y valorada principalmente por su alta capacidad de hidratación y regeneración de la piel y el cabello, por lo que no es de extrañar que personajes públicos, como Rihanna, se consideren fans incondicional de este producto natural. En nuestra experiencia, los jabones de manteca de karité son los más exitosos y por eso no puede faltar entre la mayoría de nuestras recetas.

Cómo al saponificar no produce apenas burbujas y baja el índice de la fórmula, no es aconsejable agregarla en un porcentaje superior al 20%, de hecho nosotras la usamos en un 5 o 15% como máximo, y se puede añadir como aceite de sobreengrasado o mezclada junto a los aceites base. Como tiene una cantidad tan alta de insaponificables (elementos que no saponifican), estos permanecerán intactos y brindará al jabón todas sus cualidades.

Produce jabones muy duros, blancos y que trazan súper rápido. Le aporta una textura increíblemente cremosa y deja la piel suave y nutrida.

Propiedades físicas al saponificar:

Dureza: 64.

Burbujas: 30.

Persistencia: 64.

Limpieza: 43.

Acondicionado: 53.

Yodo: 59.

INS: 116.

Propiedades cosméticas:

Es ideal para toda la familia y tipos de pieles, incluso para los cutis grasos o con tendencia al acné, ya que como no es un aceite comedogénico (tapa los poros) no dificulta ni su transpiración ni la realización de sus funciones naturales.

Es muy nutritiva, por su contenido en vitaminas (sobre todo A, E y F), antioxidantes, catequinas y otros insaponificables. Además está compuesto por karitene, que es un látex natural cuya función es proteger la piel de las agresiones externas y evitar la deshidratación.

Además de hidratar y proteger, a la piel le aporta suavidad y flexibilidad, por eso es muy efectiva en zonas duras o ásperas como codos, talones o rodillas, cuyos efectos son notables a los pocos días.

Como aporta flexibilidad a la piel, la hace muy efectiva evitando la aparición de estrías, o incluso las difumina (en caso de tenerlas), debido a su capacidad regeneradora.

Calma las irritaciones y es muy recomendable su aplicación en zonas sensibles para evitar las rojeces producidas por los pañales, en ancianos o bebés. Evita también la aparición de llagas en personas que tienen que estar mucho tiempo en cama.

Su aplicación antes y después de tomar el sol es muy beneficiosa por varias razones: tiene factor de protección natural, evita la deshidratación y prolonga el bronceado.

Hace maravillas en el cabello aplicada en forma de mascarilla 20 minutos antes de lavarlo, lo deja suave, sedoso, lo regenera, protege, da brillo, volumen y repara los daños producidos por tratamientos agresivos, así como las puntas abiertas.

Es cicatrizante y antiinflamatorio, por lo que es muy recomendable tenerlo a mano en caso de quemaduras leves (ya que además evita la pérdida de agua) o como remedio natural para difuminar una cicatriz. Gracias también a esta capacidad antiinflamatoria se puede aplicar antes y después de hacer deporte, ya que descongestiona los músculos y articulaciones, previniendo lesiones o aliviando los dolores producidos por esguinces o torceduras.

Es muy efectiva en casos de dermatitis, acné, psoriasis y otros tipos de afecciones cutáneas.

Puedes usar la manteca de karité de las siguientes formas:

Aplicada directamente: a temperatura ambiente es sólida, por lo tanto tomaremos un poco y la frotaremos con las manos antes de su aplicación, para fundirla.

Se puede utilizar como base de maquillaje ya que deja la piel nutrida e hidratada, haciendo más fácil la aplicación del mismo y prolongando su duración.

Añadiendo una cucharada en el baño lo hace súper placentero.

Directamente sobre las durezas o callos.

En el culito del bebé, en vez de crema sintéticas.

Como aceite de masajes, para evitar o aliviar contracturas.

En picaduras de insectos, para aliviar las molestias y picores.

Grietas en los labios o en la nariz, producidas por el viento o resfriados.

Para reducir el olor corporal demasiado fuerte.

Para reparar los pezones agrietados, como consecuencia de la lactancia.

Como aditivo de cremas naturales, sobre todo es muy recomendable en aquellos destinados al anti-envejecimiento (es el producto estrella).

Y sobre todo añadida a nuestros jabones, para conseguir un jabón 10.
Si te apetece puedes echar un vistazo a esta receta, que por exigencia familiar nunca puede faltar en casa: jabón de karité.

Fuente: este post proviene de Como hacer jabones, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Jabones artesanos Tutoriales aceite de copoazú ...

Manteca de copoazú: cómo saponifica y propiedades cosméticas

La manteca de copoazú (también conocida como cacao blanco), extraída de las semillas del árbol del mismo nombre, es una magnifica adición a nuestros jabones porque los dotará de una cremosidad e hidratación excelente. Es muy similar a la manteca de cacao, de hecho provienen de la misma familia, pero contiene mayor concentración que ésta en ácidos grasos insaturados.  Esta manteca al saponificar no ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite de macadamia ...

Aceite de macadamia: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de macadamia, obtenido por presión en frio de la nuez del mismo nombre, es el aceite vegetal con mayor proporción de ácido palmitoleico (Omega 7), que es de todos los ácidos grasos insaturados el que más ayuda en la regeneración celular y por lo tanto lo hacen un aceite muy indicado para pieles atópicas, con dermatitis, acné, psoriasis y otros tipos de afecciones que necesiten cuidados e ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite de neem ...

Aceite de neem: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de neem, obtenido por presión de la semilla del árbol de neem, es uno de los aceites vegetales más valorados en cosmética natural ya que tiene multitud de aplicaciones medicinales entre las que destaca su alto poder antiséptico, que resulta muy positivo para tratamientos contra el acné, y como insecticida natural, de hecho lo incluyen en la mayoría de champús o repelentes de piojos, inse ...

Jabones artesanos Tutoriales cera de peinado ...

Lanolina: cómo saponifica y propiedades cosméticas

La lanolina es la grasa ovina refinada que se obtiene como subproducto de la producción de lana, es decir que no “utilizan” a las ovejas para obtener esta grasa, si no que se extrae al limpiar dicha lana recién esquilada. Es considerada una cera, de aspecto muy similar a la vaselina, cuya función es impermeabilizar al animal de los agentes externos (viento, lluvia, calor, etc.) y segur ...

jabones artesanos tutoriales carnauba copernicia prunifera ...

Cera de carnaúba: cómo saponifica y propiedades cosméticas

La cera de carnaúba, que es extraída de las hojas de la palmera Carnauba copernicia prunifera, es considerada como la reina de las ceras por su multitud de aplicaciones y por su alto valor comercial, ya que es la cera más dura y resistente de todas las que se conocen de origen natural (su punto de fusión está entre 82 y 86ºC). Debido a su alto poder de dureza no es aconsejable agregarlo en los jab ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite de jojoba ...

Aceite de jojoba: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de jojoba, extraído por presión en frío de los granos de la planta de jojoba, es la única cera líquida que existe y posee una composición tan similar a la grasa humana que le hace tener una afinidad por la piel y el cabello bastante importante, motivo por el cual resulta un elemento muy cotizado para la industria cosmética. El único beneficio que aporta al saponificar es un excelente aco ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite de linaza ...

Aceite de linaza: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de linaza, extraído por presión en frío de éstas semillas, es el que aporta mayor acondicionado de todos los aceites o grasas que existen, debido a su riqueza en ácidos grasos esenciales (Omega 3, 6 y 9), por lo tanto es una joya como aditivo de nuestros jabones y para incluirlo en nuestra alimentación, por supuesto.  Como el yodo es excesivamente alto y no produce índices óptimos en tod ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite de kukui ...

Aceite de kukui: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de kukui, extraído por presión en frío de la nuez del árbol hawaiano de kukui, es destacable por su alto contenido en ácidos grasos insaturados que brindan a los jabones de un acondicionado extraordinario al incluirlo en su formulación (índice de 121). Actualmente lo utilizan las marcas más lujosas en sus cosméticos, sobre todo de línea capilar, precisamente por esa cualidad y porque evi ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite de girasol ...

Aceite de girasol: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de girasol, extraído por  presión en frío de las semillas del girasol, es el segundo aceite más rico en ácido graso linoleico (por debajo del aceite de cártamo), que lo hacen ideal para subir el acondicionado de las formulaciones y además posee un contenido altísimo en vitamina E, siempre que el aceite esté sin refinar ya que al exponerse a ese proceso pierde la mayoría de sus propiedade ...

Jabones artesanos Tutoriales aceite base para jabones ...

Aceite de maíz: cómo saponifica y propiedades cosméticas

El aceite de maíz, obtenido por presión en frío de su grano, tiene muy bajo precio en el mercado y por este motivo es utilizado en la mayoría de los países como aceite base, pero los jabones que producen son blandos y de poca capacidad de limpieza, por lo que resulta imprescindible acompañarlo de otro aceite que equilibre éstas deficiencias.  Por ésta razón y porque además el índice de yodo es bas ...